El «plan Otegi» de Puigdemont: quiere ser asesor en Estrasburgo

El último intento del ex president de entrar en el Parlamento Europeo, que se constituye mañana

Desde su huida a Bélgica, Carles Puigdemont ha hecho campaña en Europa para intentar conseguir apoyos para la causa independentista / Reuters
Desde su huida a Bélgica, Carles Puigdemont ha hecho campaña en Europa para intentar conseguir apoyos para la causa independentista / Reuters

El último intento del ex president de entrar en el Parlamento Europeo, que se constituye mañana.

Se acerca la fecha clave que Carles Puigdemont y Toni Comín tienen marcada en rojo en su calendario desde que decidieron presentar su candidatura en las listas de Junts al Parlamento Europeo. Mañana se constituye la Eurocámara y todo parece indicar que ni el ex president ni el ex consejero de Salud de la Generalitat, ambos huidos en Bélgica, formarán parte de ella. El propio Antonio Tajani, presidente del PE, se lo hizo saber en una misiva que hizo llegar a ambos políticos independentistas la pasada semana. Pero Puigdemont parece estar dispuesto a agotar todas las vías posibles. La última, seguir los pasos de Otegi e «infiltrarse» como asesor de Lliures per Europa en Estrasburgo.

Parece que esta es la última bala en la recámara del ex president. Sobre la estrategia que podría seguir para conseguir el acta de eurodiputado han corrido ríos de tinta y lo único que estuvo claro desde el primer momento es que, en el caso de poner un solo pie en España, sería detenido. Así, a pesar de que el reglamento establece que los eurodiputados electos deben recoger su acta en el Congreso de los Diputados de manera presencial, momento en el que estarían obligados a jurar la Constitución, Puigdemont envió a su abogado, Gonzalo Boye, a hacer el trámite en su nombre. Boye entregó un acta notarial con el acatamiento de la Constitución del ex president y de Comín que fue rechazada por la Junta Electoral Central.

El último varapalo llegó del puño y letra del propio Tajani. «Parece que sus nombres no están en la lista de miembros electos comunicada oficialmente al Parlamento Europeo por las autoridades españolas. En consecuencia, y hasta nueva notificación de las mismas, no estoy actualmente en posición de tratarlos como futuros miembros del Parlamento Europeo, tal y como solicitaron en su carta del 14 de junio», espetó el presidente del PE. Las opciones de Puigdemont de conseguir su salvaguarda europea parecen agotarse.

Ahora, según publica «Economía Digital», el plan es hacerse con un puesto de asesor de un eurodiputado de Lliures que haya tomado posesión de su cargo. Para eso, sería necesario que el ex president renunciase a su escaño, algo que hasta ahora no se ha mostrado dispuesto a hacer. Acorde a la información del medio digital, su sueldo podría superar los seis mil euros al mes.

Este es el mismo plan que siguió en su día el ahora coordinador general de Bildu –entonces secretario general de Sortu–, Arnaldo Otegi. Como estaba inhabilitado para presentarse a las elecciones vascas que se celebraron en septiembre de 2016, el grupo parlamentario lo nombró asesor e incluso le asignó un despacho en las oficinas del máximo órgano de representación del País Vasco.

Casado pide su extradición

A su llegada ayer a Bruselas para asistir a la reunión de los líderes del Partido Popular Europeo, el presidente del PP, Pablo Casado, volvió a solicitar la extradición del ex presidente de la Generalitat en el caso de que se presente en Estrasburgo para la constitución de la Eurocámara: «Hemos escuchado que el señor Puigdemont dice que va a acudir a la asamblea constitutiva del Parlamento Europeo en Estrasburgo. Yo lo que quiero es decirle al Gobierno de España que tome todas las medidas para que, nada más pisar suelo francés, se proceda a la detención y la extradición».