El PP andaluz acusa a Susana Díaz de «falso dolor» por la corrupción

El secretario general del PP-A, José Luis Sanz, ha pedido a la presidenta andaluza, Susana Díaz, que "abandone la pose falsa"y el "falso dolor"por la corrupción "porque la corrupción en Andalucía se llama PSOE".

Sanz le ha pedido a Díaz que "deje de hablar de la corrupción en tercera persona y en plural mayestático porque la corrupción es un problema intrínseco a Susana Díaz, a su Gobierno y a su partido"y que esa circunstancia es "el drama que tienen los andaluces y el Gobierno andaluz".

Susana Díaz, según Sanz, "es la mejor heredera de (José Luis Rodríguez) Zapatero y la que mejor sabe hacer de Zapatero: esperar a que escampe", y mientras tanto "ni una medida contra la corrupción, ni una medida para crear empleo y ni una medida contra el déficit".

Con ironía le ha reconocido haber sido sincera en sus primeros cien días de gobierno por haber admitido que no cumplirá con el objetivo de déficit, aunque ha apuntado que tampoco lo hará "con ninguno de los compromisos anunciados en su discurso de investidura".

Díaz "no hace nada por evitar la posible quiebra del Estado del bienestar en Andalucía", región a la que "endeuda todavía más", hasta el punto de que la deuda de la comunidad supera los 30.000 millones de euros a la vez que la Junta "es la principal morosa de pymes, de empresas de servicios sociales y de ayuntamientos".

Como muestra de la inactividad del Ejecutivo, Sanz ha asegurado que a 31 de octubre, según datos de la propia Junta, no se llegaba al 70 % de ejecución presupuestaria, y que en el caso de las inversiones previstas en el presupuesto andaluz se ha llegado a esa fecha al 32,5 %.

"Si no fuera por el Gobierno de (Mariano) Rajoy, el bipartido ya hace tiempo que habría colgado el cartel de cerrado por quiebra y por mala gestión", ha señalado al recordar los 16.000 millones de euros destinados a Andalucía a través de distintos instrumentos de financiación.

Sin esa ayuda "la presidenta heredera de los ERE no hubiera superado ni los cien primeros días"de su mandato", un periodo de tiempo en el que, ha reiterado, la presidenta andaluza "no ha hecho nada para aumentar la ejecución presupuestaria".

"Los presupuestos andaluces son ficticios siempre, antes con el PSOE y ahora con el bipartito, porque nunca se cumplen", ha asegurado.