El PP deriva 35 millones del PNV a afectados por la talidomida

La ministra de Hacienda asegura que son unas cuentas de «tránsito» para no paralizar el país.

La ministra de Hacienda asegura que son unas cuentas de «tránsito» para no paralizar el país.

El Partido Popular no paga traidores. Su grupo parlamentario en el Senado presentó ayer 19 enmiendas parciales a los Presupuestos Generales del Estado de 2018 pese a que se trata de unas cuentas elaboradas por los propios populares hace sólo unas semanas. La moción de censura que acabó con Mariano Rajoy fuera de La Moncloa con el apoyo imprescindible del PNV tuvo en la Cámara Alta las primeras repercusiones para los nacionalistas vascos, que vieron cómo se esfumaban 35 millones de euros para la región. Es el resultado de haber apoyo primero las cuentas del PP para pocos días después dar su apoyo a Pedro Sánchez. Aunque un sector de los populares apostaba por aprovechar su mayoría en el Senado para tumbar los presupuestos, el PP anunció que rechazaría «por coherencia» los vetos presentados por Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Bildu, aunque reconduciendo una pequeña parte de la inversión prevista.

El portavoz del Grupo Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, explicó que «no se trata de enmiendas que van en contra de un grupo o de un territorio. En absoluto». No obstante, la retirada del apoyo de gobierno del PNV a Rajoy ha llevado al PP a presentar unas «enmiendas para reconducir los presupuestos a la situación que hubiésemos planteado si tuviéramos mayoría absoluta. Eso es coherencia», dijo. En cualquier caso, sólo tres de las 19 enmiendas suponen un cambio de dotación económica. En este sentido, ganan fondos el transporte público en zonas despobladas, que consigue 26,6 millones, la misma cuantía que pierde el servicio vasco de empleo. Otros 5,5 millones que iban a ser para investigación energética en el País Vasco pasan a financiar la extensión de banda ancha en otras regiones, y 3 millones presupuestados para un centro de investigación energética marina en Vizcaya se destinarán a exenciones fiscales agrícolas en Canarias. También se ven beneficiados los afectados por la talidomida.

La jornada de ayer también fue la primera prueba de fuego para la nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras su toma de posesión. Como había anunciado, no defendió estrictamente las cuentas públicas, pero sí se pronunció a favor de su tramitación, ya que tumbarlas sería «aún peor». Con apenas días en el cargo, a la ex consejera andaluza le tocó salir a la Cámara Alta a explicar por qué el Gobierno respeta unos presupuestos contra los que hizo campaña, habida cuenta de que Sánchez se comprometió a ello para contentar al PNV.

Montero señaló que los socialistas entienden los vetos presentados contra los PGE por sus socios de investidura, ya que «no son los que habría diseñado el actual Gobierno», pero los calificó de «tránsito» para no paralizar el país. «No estamos en una situación ordinaria para que el Gobierno defienda los presupuestos, pero haber hecho unos nuevos hubiese sido peor», dijo la ministra. En este sentido, apuntó que no hubiesen estado listos hasta finales de año y se habrían prorrogado los de 2017, «peores aún que éstos».

Montero pidió a la Cámara que culmine la tramitación de los PGE con la vista puesta ya en los de 2019, de los que anticipó que tendrán un marcado carácter social, pero sin alarmar a Bruselas. «Estamos ya preparando las cuentas para que pongan el acento en las políticas sociales, pero habrá que hacer la cuadratura del círculo, respetando los objetivos de estabilidad y consolidación fiscal».

¿Cuál es el gasto de los cuatro nuevos ministerios?

El portavoz del Partido Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, reprochó a la ministra de Hacienda que el Ejecutivo socialista siga adelante con unos Presupuestos que contemplan una estructura de Gobierno muy distinta a la real en este momento. «Creí que iba a venir con un presupuesto modificado en su estructura. Debatimos un presupuesto que se apoya en una estructura de gobierno con 13 ministerios, pero eso no es lo que se da. Ahora hay 17 ministerios», recordó Barreiro a María Jesús Montero. En este sentido, se quejó de que de esta forma no se pueden enmendar muchas secciones, pues aún no se conoce cómo distribuirá el Gobierno los fondos entre los nuevos ministerios. «No ha habido trasparencia por parte del Gobierno, no se nos ha dicho cómo va a quedar el presupuesto ni cómo van a financiar los ministerios que no existían». Aunque Montero aseguró que los cuatro nuevos ministerios no incrementarán el gasto, el PP afirmó que se ha usurpado una parte del debate presupuestario.