El PP desmiente a Rivera: «Rajoy nunca le ofreció la vicepresidencia»

El líder de C’s asegura que «de momento» se mantiene el pacto que tiene con el PSOE.

El presidente del Gobierno en funciones y del PP, Mariano Rajoy,d., aplaude a la secretaria general del PP en un acto en Toledo.
El presidente del Gobierno en funciones y del PP, Mariano Rajoy,d., aplaude a la secretaria general del PP en un acto en Toledo.

El líder de C’s asegura que «de momento» se mantiene el pacto que tiene con el PSOE.

Ciudadanos ha marcado su hoja de ruta y continúa con la idea de seguir negociando sobre el pacto rubricado con los socialistas y no hablar de sillas. El líder de la formación naranja, Albert Rivera, insistió ayer en que Rajoy sí que está en la negociación de las sillas porque, dijo, así se lo ha hecho saber a él el presidente del Gobierno en funciones, y aseguró que le ofreció una vicepresidencia y otra a Sánchez. Ante esta afirmación, el PP emitió ayer un comunicado para desmentir las palabras de Rivera y aseguró que Mariano Rajoy «nunca ofreció la vicepresidencia del Gobierno» ni a Sánchez «ni tampoco al Sr. Rivera». «No lo ha hecho ni en sus declaraciones públicas ni en las conversaciones privadas que ha mantenido con ambos después de las elecciones», aclaraban los populares. Ante el desmentido del PP, el líder de Ciudadanos se reafirmó vía tuit, aunque ya no dijo que fuera Rajoy quien le hizo la oferta sino los populares: «El PP ofreció sillas a C’s y PSOE hace unos días. Ahora saca comunicados desmintiéndolo» y añadió un «link» con la información del 18 de febrero sobre las declaraciones que hizo el vicesecretario de sectorial del PP sobre ello. Y es que no fue Rajoy sino Javier Maroto quien hizo alusión a este asunto. En concreto Maroto dijo entonces: «Parece que al Sñr. Sánchez le molesta mucho que se le ofrezcan vicepresidentes con nombre, apellido y funciones. A nosotros, no. Si nosotros nos encontramos que el PSOE o C’s quieren una vicepresidencia del Gobierno, no tendríamos ningún problema en aceptarla, porque es razonable compartir en coalición el programa que se quiere gestionar».

Los populares recordaron ayer en su comunicado que la oferta que hizo el presidente del Gobierno en funciones fue «una negociación para la formación de un gobierno de amplio respaldo parlamentario y liderado por el partido que ganó las elecciones», y destacó que esa propuesta, plasmada en un texto de cinco grandes acuerdos para el consenso, «se la hizo llegar personalmente» tanto a Rivera como a Sánchez, de quienes «aún no ha recibido respuesta». ¿Y qué le hace pensar que Sánchez no está buscando la silla de presidente al verse con Iglesias? Ante esa pregunta formulada por un periodista, Rivera evitó responder.

Negociaciones

A pesar de que PSOE y Ciudadanos acordaran, tras la investidura fallida de Sánchez, ir de la mano en las sucesivos encuentros que se produjeran con el resto de partidos, Rivera no acudirá al encuentro que se lleve a cabo entre el líder del PSOE y Pablo Iglesias –tampoco fue al de IU– porque aseguró que él no se reúne para «escenificar desencuentros» y cree que «Iglesias y Rajoy lo que buscan es el desencuentro».

Mientras, el líder de Ciudadanos volvió a cargar la responsabilidad de los acuerdos que pueda alcanzar Sánchez con Podemos en Rajoy, a quien pidió «que baje a la arena a trabajar». Insiste en que «si Rajoy no baja a negociar, los separatistas y Podemos cogerán el poder».

Lo que aún está salvo es el pacto de PSOE y C’s. Rivera afirmó que «de momento» se mantiene el acuerdo de legislatura y advirtió de que si el PSOE pactara otra cosa distinta con Podemos, C’s estaría en contra, pero aún no se han manifestado en esa dirección los socialistas. «De momento la estrategia y el acuerdo siguen siendo los que son», dijo, para después advertir de que si los socialistas y el partido de Pablo Iglesias alcanzaran un pacto con exigencias de puestos para Podemos, un referéndum sobre la independencia de Cataluña y unos contenidos sociales y económicos distintos, «sería otro acuerdo».

El pacto firmado entre PSOE y C’s no incluye prohibiciones sobre a quién mensajear, escribir o ver. «No hemos pactado con quién se habla por teléfono o con quién se reúne uno», sino que «hemos acordado son 200 reformas», aseguró el líder de la formación naranja. Por ello tampoco censuró la reunión de Sánchez con el presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, porque «yo no tengo problema en reunirme con el presidente de una comunidad autónoma para decirle lo que pienso» dijo el líder de C’s. Y entre reuniones sí o no, encuentros para trabajar con unos y decir lo que se piensa a otros, la formación naranja seguirá insistiendo en sentar a la mesa al equipo negociador del PP para hablar de lo pactado con el PSOE y esta vez quieren que sea un encuentro a tres. El presidente de la formación naranja destaca que «es tiempo de negociación, aunque algunos insistan en que es tiempo de campaña» y preguntó si alguien cree que una contienda electoral es el escenario para encontrar diálogo.

Por su parte, Rajoy no ha variado su idea de dejar «enfriar las cosas» antes de llamar a Sánchez, ya que no quería reunirse con él, y sigue apostando por dejarlo para después de Semana Santa.