Política

El PP pinta media España de azul

En junio de 2016, el PP tiñó de azul la mayor parte del mapa de España, incluidas cinco de las ocho provincias del bastión socialista de Andalucía. Sin embargo, en las pasadas elecciones del 28-A el PSOE dio la vuelta a esa situación y no sólo recuperó esas cinco provincias andaluzas, sino que repintó España casi al completo de rojo. Solo cinco circunscripciones eran azules (Lugo, Orense, Salamanca, Ávila y Melilla). Junto a ellas, las comunidades vasca, navarra y catalana se le resistieron a los socialistas que, sin embargo, fueron los más votados en Barcelona. De las 52 circunscripciones, el PSOE venció en 40, mientras que el PP sólo en cinco, que serían seis si se cuenta Navarra, donde concurrió con Cs y UPN como Navarra Suma. Ahora, la encuesta de NC Report para LA RAZÓN muestra un mapa distinto, con prácticamente un empate entre el rojo y el azul, en el que los socialistas salvan 23 provincias y los populares son la lista más votada en 21 (22 con Navarra).

Y es que el sondeo muestra cómo la formación de Pablo Casado ha recuperado tanto provincias como autonomías clave. De hecho, serían los más votados en las comunidades de Galicia, Castilla y León, Cantabria, La Rioja y Murcia, además de en Melilla y en las circunscripciones de Almería, Toledo, Cuenca y Teruel.

Una importante pérdida de fuerza del PSOE que, según estos datos, empezaría a ver comprometido un bastión clave como es Andalucía, en el que se hizo fuerte el 28-A. En esta comunidad, si bien mantendría su hegemonía con entre 23 y 24 escaños (24 en abril), tiene detrás a un PP que lograría ascender hasta los 16 o 17 (11 el 28-A). Una comunidad en la que, además, Cs sufre un importante batacazo con ocho escaños menos y Podemos pierde tres. Por el contrario, Vox duplicaría sus seis diputados de las pasadas generales y se situaría con 12.

El PP mejoraría sus resultados en las ocho provincias andaluzas, sobre todo en Almería, donde mantiene sus dos escaños pero crece 7,5 puntos en intención de voto, superando a los socialistas, que se dejan 2,1 puntos. Lo mismo que en Sevilla, donde conserva sus dos diputados con un 5,4% más de votos. El mismo porcentaje que gana en Cádiz, donde además pasa de uno a dos escaños. Podemos pierde aquí un diputado. Y mientras el mejor resultado del PP sería en Málaga, con tres escaños, el peor del PSOE sería en Jaén, donde pierde un diputado. Eso sí, podría ganar otro en Huelva. En Andalucía Cs estaría al borde de desaparecer con tres escaños (Cádiz, Málaga y Sevilla), mientras que Vox tiene representantes en todas las provincias.

Y con la derecha creciendo en Andalucía, Castilla y León vuelve a ser territorio popular. El 28-A el PSOE mandaba en siete de las nueve circunscripciones y ahora el PP es el más votado en todas. Ocurre como antes. Aunque los de Sánchez logran entre 11 y 12 escaños (12 el 28-A), se han dejado muchos votos. Al mismo tiempo, los populares subirían hasta los 17 (siete más). En esta comunidad, ni Cs ni Podemos logran representación y Vox podría sumar a su diputado por Valladolid uno o dos más.

Más de lo mismo en Galicia. Si bien el PSOE salvaría los muebles con entre 8 y 10 escaños (10 en abril), los populares pasarían de 9 a 11-13. Esos cuatro diputados más le permiten volver a estar a la cabeza en La Coruña y Pontevedra. El PSOE podría perder un representante en Lugo y otro en Orense. Junto a esto, Podemos mantiene sus dos escaños en La Coruña y Pontevedra y Cs desaparece.

Otro vuelco da el PP en su tradicional feudo murciano. De sus dos escaños del 28-A pasaría a entre tres y cuatro con un 7,5% más de votos, mientras que el PSOE podría, o conservar los tres que tiene o perder uno. Vox mantiene sus dos y Cs pasa de dos a uno.

En Cantabria, PP y Vox se reparten los dos escaños que pierden entre PSOE y Cs, situándose los populares a la cabeza con dos. Por su parte, en La Rioja, populares y socialistas empatan a dos, pero el PP tiene un 5,3% más de votos.

También han robado los de Casado dos importantes feudos de Castilla-La Mancha: Toledo y Cuenca, y estaría a punto de quitarle Albacete y Ciudad Real. En el primero, el PP podría hacerse con hasta tres escaños ante un PSOE con un 1,7% menos de votos. En la segunda, ambos partidos obtendrían entre uno y dos representantes para el Congreso, con la salvedad de que los socialistas pierden un 2,9% de votos y los populares ganan un 8,3% respecto a abril. Por su parte, empatan en Albacete y Ciudad Real, pero el PP está a tan sólo a 0,4 puntos del PSOE. En Guadalajara la diferencia es de apenas un punto. El último cambio de color es el de Teruel, donde hay un empate entre ambos, aunque el PP logra un 1,1% más de votos.

En cuanto a Madrid, donde se estrenaría Íñigo Errejón con dos escaños de Más País, el PSOE (10) y Podemos (5) se dejan uno cada uno, además de cuatro Cs. El PP pasa de siete a 10 y Vox, de cinco a seis. Eso sí, los populares estarían a apenas 0,6 puntos de los socialistas. La nueva marca de Errejón obtendría otro representante en la provincia de Barcelona y otro en Valencia, circunscripción en la que PP y PSOE mejoran. En toda la Comunidad Valenciana los de Sánchez ganan un escaño y los populares tres, mientras que Cs perdería cuatro y Podemos, dos.

La encuesta también destaca cómo los dos escaños que pierde Cs en Extremadura (uno por provincia) y que le hacen desaparecer, pasan al PP, que se sitúa con cuatro. Además, el PSOE pierde un representante en Navarra (de dos a uno), que pasa a manos de Bildu, que se estrena en esta comunidad. La coalición Navarra Suma seguiría a la cabeza con dos escaños y casi un 5% más de votos.