«Junior» entrega su pasaporte y el juez llama a declarar a 15 empresarios

El hijo mayor del expresidente catalán tiene prohibido abandonar el territorio nacional

El primogénito de los Pujol, Jordi Pujol Ferrusola
El primogénito de los Pujol, Jordi Pujol Ferrusola

Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente catalán, ha depositado hoy su pasaporte en la Audiencia Nacional en cumplimiento de una de las medidas cautelares que le impuso el viernes el juez José de la Mata tras tomarle declaración el día anterior sobre sus cuentas en Andorra.

El abogado de Jordi Pujol Ferrusola entregó ayer en la Audiencia Nacional el pasaporte de su cliente, cumpliendo así la medida cautelar acordada el pasado viernes por el juez José de la Mata, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, tras tomarle declaración en relación a su gestión de la fortuna familiar oculta durante 34 años en el extranjero. Además, el magistrado le impuso la obligación de comparecer una vez por semana en el juzgado más cercano a su domicilio y le prohibió salir de España. El instructor había dado 72 horas de plazo a «Junior», que se cumplían hoy, para entregar en la Audiencia su pasaporte.

De la Mata continúa adelante con la investigación y también ha citado a declarar de nuevo, como pedía su defensa, en calidad de investigado al presidente de Isolux Corsán, Luis Delso, y a doce ex integrantes del consejo de administración de la compañía (en su caso como testigos), una de las que pagaron comisiones a Pujol Ferrusola por labores de asesoría que, según Anticorrupción, nunca se realizaron, tratándose supuestamente de gratificaciones por su labor de «conseguidor» en la adjudicación de contratos públicos por parte de la Generalitat o de ayuntamientos controlados por CiU.

Esos doce testigos formaban parte del consejo de Isolux cuando la empresa desembarcó en la operación inmobiliaria Azul de Cortés, en Baja California, en la que Pujol Ferrusola habría percibido en 2008 de Isolux 15,2 millones por su participación en el proyecto, que él había adquirido dos años antes por «sólo» 1,2 millones. El juez quiere que la compañía identifique además a las personas que negociaron con las empresas de «Junior» para labores de consultoría en México.

En su resolución, el magistrado cita como testigos a otros dos empresarios y a un tercero, Gustavo Shanahan, socio de «Junior» en el puerto de la ciudad argentina de Rosario.