Maza: «Tengo confianza absoluta en que el Gobierno respetará mi autonomía»

El PSOE “recela” del nombramiento del nuevo fiscal general del Estado, que se producirá mañana

El candidato para ser nombrado Fiscal General del Estado, Jose Manuel Maza, durante la comisión de Justicia en el Congreso.
El candidato para ser nombrado Fiscal General del Estado, Jose Manuel Maza, durante la comisión de Justicia en el Congreso.

José Manuel Maza, que mañana será nombrado nuevo fiscal general del Estado por el Gobierno, no tiene ningún género de dudas de que el Ejecutivo respetará en todo momento su independencia y autonomía al frente del Ministerio Público. “La imparcialidad está garantizada.

José Manuel Maza, que mañana será nombrado oficialmente nuevo fiscal general del Estado por el Gobierno, no tiene ningún género de dudas de que el Ejecutivo respetará en todo momento su independencia y autonomía al frente del Ministerio Público. La imparcialidad está garantizada.

“Tengo la confianza absoluta y estoy totalmente convencido de que el ministro -de Justicia- y el Gobierno van a respetar mi autonomía. Si no, no estaría aquí. Si algo se sabe tras 30 años presidiendo juicios, es cuándo alguien dice la verdad», aseguró en su comparecencia ante la Comisión de Justicia previa a su designación.

Además, aprovechó para instar del Legislativo un cambio urgente que propicie que la investigación de los procedimientos penales pase a ser competencia del fiscal, bajo el control de un juez de garantías, a la vez que garantizó que no cejará en la lucha contra la corrupción, “que tanto daño causa a la sociedad”, y proteger de forma eficaz los derechos de todos los investigados: “Hasta el más perverso de los delincuentes merece el respeto de sus respetos y garantías», aseguró en este punto.

Desde la oposición se cuestionó su nombramiento, y, especialmente, por parte del PSOE, cuyo portavoz, Juan Carlos Campos, que su grupo “recela” y tiene cierta “desconfianza” en su designación, recordando su intensa labor docente en universidades privadas y cuestionándole directamente por si relevará a gran parte de la cúpula fiscal y fiscales jefes, nombramientos que, aseguró el representante socialista constituirán el auténtico «termómetro» de su independencia. Respecto a la «cuestión catalana», se limitó a decir que se aplicará la Ley en cada momento.

Sobre estas cuestiones, Maza se consideró «culpable de tener una enorme vocación docente», pero negó tajantemente tener especial vinculación con “la docencia privadas y costosas” y señaló que, en todo caso, las cantidades que se pagan en la universidad son «irrisorias». En todo caso, dejará esa actividad una vez sea designado oficialmente fiscal general.

Respecto a los nombramientos pendientes en la cúpula fiscal y fiscalías jefes de distintos tribunales superiores de Justicia y audiencias provinciales, Maza garantizó que se producirán exclusivamente de acuerdo a los criterios de mérito y capacidad. Sin embargo, ya adelantó que hará «los mínimos cambios posibles. Esa es mi impresión a día de hoy”, aseguró, a la vez que afirmó que no se producirá ningún cambio por “filias, fobias o camarillas”.

Una de sus peticiones principales al legislativo fue de instar la reforma “inaplazable” que traslade al Ministerio Público la investigación de las causas penales: «Si ustedes fueran capaces de dotarnos de una ley procesal correcta, moderna, adecuada, ágil, eficaz a los españoles, les aseguro que pasarían automáticamente a la historia con un gran timbre de gloria, a la vez que recordó que España es el «único» país del mundo que mantiene un sistema de investigación que es «francamente mejorable» y cuya modificación permitirá también agilizar el funcionamiento de la Justicia.