El PSOE pasa página de la etapa de Pedro Sánchez

Madina anuncia que el nuevo proyecto político será «feminista», «de ciudadanía"y "de mayorías"

Eduardo Madina y José Carlos Díez durante la presentación de su proyecto para el PSOE

El PSOE saldrá del 39 Congreso Federal con un nuevo proyecto político que lo definirá como un partido "feminista", "de ciudadanía"y que "aspira a ser un partido de mayorías"que ofrece transformaciones institucionales para perfilar una sociedad mejor.

El PSOE se dispone a iniciar un debate político sobre su proyecto para la España del futuro, pero considera que, para eso, tiene que hacer un análisis "serio"de las razones que le han llevado a sufrir sus dos peores derrotas electorales y que, apunta, nacen dentro del partido, son "endógenas". Para ello, va a afrontar debates que no ha tenido "al menos en los dos últimos años y medio en el ámbito de la política".

Así lo ha explicado el diputado vasco Eduardo Madina en una rueda de prensa en Ferraz junto al economista Jose Carlos Díez. Madina, que perdió en las primarias por la Secretaría General frente a Pedro Sánchez en julio de 2014, se encargará de coordinar el debate político, mientras que Díez, que no es militante, pilotará el económico.

"La dulce sensación de haber vuelto a casa", ha apuntado el diputado vasco, recordando una expresión utilizada por el exvicepresidente Alfonso Guerra en un acto este jueves en Ferraz. A su juicio, esta expresión "resume bien el punto en el que mucha gente se está encontrando de cara a este debate político". "Es un debate que nos hace sentir que estamos donde tenemos que estar en el PSOE", ha insistido.

Madina, que ha asegurado que ha recibido muchísimas propuestas de personas, con carnet y sin carnet del partido, que quieren colaborar en este proceso, ha insistido en que se va a hacer un "debate político serio"porque es lo que toca "tras dos derrotas electorales". "El PSOE es responsable de lo que le pasa al PSOE", ha afirmado.

A partir de ahora, y una vez aprobado el documento base para estos trabajos, el proyecto se organizará en torno a tres meses: una de organización y estatutos, otra de economía y la política. Esta última, que él coordinará, tendrá a su vez otros tres grandes bloques.

El primero, que analizará "el mundo en nuestro tiempo"y la situación de la socialdemocracia ante la globalización, lo dirigirá el eurodiputado Ramón Jáuregui; el segundo, que analizará la España de hoy del PSOE como partido mayoritario, lo capitaneará el diputado Ignacio Urquizu, y el tercero, que mirará a la España del 2020, estará en manos del diputado José Andrés Torres Mora y la veterana socialista Amelia Valcárcel.

Madina ha explicado que este último capítulo servirá también como una "guía de oposición"para el PSOE, que ahora es el principal partido de la oposición en el Congreso y tiene la "iniciativa institucional". "En el Congreso no sucede nada que el PSOE no quiere que suceda y sucede todo aquello que el PSOE quiere que suceda", ha remachado, insistiendo en que los socialistas son la "piedra angular"frente a otros partidos que "han decidido no tener la iniciativa".

El diputado ha subrayado que el PSOE quiere ser un partido feminista, anclado en la idea de ciudadanía y de mayorías. Para ello, quiere elaborar un proyecto que no va a estar "vinculado a la vanidad ideológica ni a la prepotencia programática". "No esperen al PSOE proponiendo un proyecto imposible, irreal y para minorías; de este Congreso va a salir n proyecto posible, real y para una mayoría social de nuestro país", ha remachado.

Y ésta va a ser también la óptica desde la que se va a mirar al resto de los partidos. Así ha respondido cuando se le ha preguntado por el análisis que hizo este jueves el portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, al hablar de que el PSOE debe hacer frente a "dos amenazas", la del PP y la del "populismo destructivo"de Podemos.

Madina ha explicado que la situación política en España no es la de hace veinte ni diez años y el PSOE tiene que "analizar"esta realidad. "Nos hubiera gustado ganar las últimas elecciones, pero sacamos 85 diputados", ha señalado el dirigente socialista, que ha apuntado que la pluralidad del Parlamento es "básicamente"la de la sociedad española actual.

Esto precisamente, ha continuado, hace "imposible imponer nada"y lleva a la necesidad de dialogar y negociar. "Uno puede gritar cuanto quiera y no conseguirá nada, uno puede añorar todo lo que quiera el mundo de ayer y no conseguirá nada", ha avisado.

Por eso, ha dicho, el PSOE "no va a funcionar estos años sobre nostalgias de tiempos que ya se fueron, sino sobre una realidad consciente de lo que hoy sucede, una actitud positiva y constructiva, dispuesto a llegar a acuerdos con todos los que quieran llegar a acuerdos".

"Hay partidos en el Congreso que quieren pactar y partidos que no quieren pactar, hay partidos que desarrollan su labor institucional de una manera propositiva, buscando verdades en los que no son de su color político y quienes deciden que todas las verdades las tienen ellos", ha abundado Madina, que ha asegurado que el PSOE no pretende "tener la razón en todo", pero sí defender "sus razones", como ha hecho ya para la subida del salario mínimo interprofesional o la paralización de la LOMCE.

José Carlos Díez, por su parte, ha explicado que la intención del equipo económico es crear un "programa abierto"a todo el que quiera aportar, no sólo la militancia, para hacer así un "proyecto ilusionante para un país, para una sociedad que ha sufrido mucho con esta crisis, y especialmente para los que más están sufriendo la precariedad".

En este sentido, ha subrayado que el programa económico que saldrá del 39 Congreso socialista mirará a la España del futuro y tendrá en cuenta el largo plazo. "Vamos a poner las largas. No dependemos de la climatología, vamos a ver qué país queremos para una legislatura. Estamos pensando en hacer un proyecto ilusionante y tener una mayoría social que lo apoye para hacer un país mejor, con más empleo y menos desigualdad", ha remarcado.

Entre otras cosas, Díez ha dedicado unos minutos a comentar el problema del sostenimiento de las pensiones, algo que, en su opinión, se agrava con las reformas que ha acometido el PP en los últimos años. Así, ha manifestado que el PSOE no quiere "un país donde diez millones de personas se vayan a empobrecer un 20 por ciento de manera predeterminada".

Según ha asegurado Díez, los mecanismos para afrontar el problema "ya existen", como aplazar voluntariamente la edad de jubilación en ciertos sectores, pero "no funcionan"o "no se aplican", y esto es lo que el PSOE quiere abordar.

El responsable del programa económico del Congreso del PSOE ha afirmado que la Conferencia Política que celebró el partido en 2013 supone una buena base sobre la que trabajar para el cónclave del próximo mes de junio, si bien cree que esto no impide que se puedan aportar nuevas ideas. "La socialdemocracia no se crea ni se destruye, sólo se transforma", ha señalado.

Madina ha garantizado que el proceso que se inicia ahora, y que después se abrirá a la militancia, va a contar con mucha gente. "Me he visto desbordado de la gente que quería colaborar en la ponencia política", ha asegurado.

Y, según ha dicho, van a contar con muchas personas, de dentro y de fuera del partido. Cuando se le ha preguntado por el hecho de que los principales responsables son veteranos socialistas, con pocas caras nuevas, Madina ha recalcado que va a ser un proyecto intergeneracional, pero ha defendido que es bueno tener a gente que "sabe de lo que habla". "Me gusta mucho escucharles", ha remachado.

En cualquier caso, ha garantizado que el equipo "no tiene de sectario nada"y va a "contar con todo el mundo para afrontar ese debate "serio"que cree que tienen que hacer.

Ep