El PSOE se sacude la presión y pide una investigación contra el PP

C’s la condiciona a la abstención socialista

El portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, durante la rueda de prensa posterior al registro de la petición.

C’s la condiciona a la abstención socialista

No hay mejor defensa que el ataque y, guiado por este principio de estrategia militar, el PSOE intentó sacudirse ayer la presión a la que le someten el PP y Ciudadanos para que se abstenga en la investidura de Rajoy abriendo un nuevo frente político al solicitar la creación de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados sobre la presunta financiación irregular del Partido Popular. Los socialistas piden la comparecencia del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y la del ex presidente José María Aznar.

El argumento que utilizan los socialistas para que se abra esta comisión de investigación es que su existencia no puede depender de que el PP diga que sí a las seis condiciones impuestas por Ciudadanos para negociar su voto afirmativo sino de la voluntad del Congreso. Antes de la tregua del puente del 15 de agosto, que los principales líderes políticos aprovecharán para tomarse un descanso, tanto el Partido Popular como el que lidera Albert Rivera han vuelto a poner el foco en el secretario general socialista, Pedro Sánchez. De él, de que varíe su «no», depende el desbloqueo. Ambas formaciones volvieron a insistir ayer en la necesidad de que el PSOE cambie de actitud. El secretario de Comunicación de Ciudadanos, Fernando de Páramo, criticó que el PSOE anteponga ahora «cuestiones tácticas» a la «visión de Estado», pero se ha mostrado convencido de que al final, cuando llegue la votación decisiva del debate de investidura, aún sin fecha, los socialistas se abstendrán y favorecerán así que se forme gobierno. También por parte de Ciudadanos, José Manuel Villegas declaró: «Nos parece perfecto que haya más partidos que estén de acuerdo con las iniciativas de Ciudadanos y quiero recordar al PSOE que el único que puede hacer que esa comisión no se ponga en marcha es Pedro Sánchez si bloquea la legislatura y no permite que haya Gobierno», indicó condicionando el éxito de la comisión a que el PSOE cambie su postura.

Desde el PP, el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, recordó que no habrá gobierno si el PSOE no se mueve de la negativa a Rajoy. Las declaraciones de diferentes mandos del PP no pretenden que claudique el PSOE, no obedecen a una campaña de presión o de chantaje, sino que buscan que los socialistas asuman su responsabilidad, añadió. Según sus palabras, aparte de las reuniones conocidas de Rajoy con Sánchez, el líder del PP ha hecho «muchas más cosas» con discreción para intentar «entendimientos y acuerdos», de modo que la comunicación con el PSOE sigue abierta, informa Efe. Pero, a media mañana, Antonio Hernando acudió a la oficina del Registro del Congreso para que constara la petición de creación de una comisión que investigue las presuntas tramas corruptas que habrían financiado al PP. Tras ello, ante la prensa, precisó que con el fin de extraer responsabilidades políticas, el PSOE ha pedido que acudan a esa comisión, si se forma, no sólo Rajoy y Aznar, sino también los últimos secretarios generales, Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes y María Dolores de Cospedal; o los tesoreros de estos años, Luis Bárcenas entre ellos.

El segundo punto de discusión que rodea a la hipotética investidura del candidato del PP es el margen temporal (una semana) que él mismo ha fijado para convocar a su Comité Ejecutivo y decidir si acepta o no las condiciones de Rivera. Maillo ha explicado que el desarrollo parlamentario de los requisitos necesita medir bien los tiempos y las consecuencias, por lo que los populares ven que en las propuestas de Ciudadanos hay «mucho camino por recorrer» aún.