Política

El PSOE prepara un Comité Federal para echar al PSC de la dirección

La gestora prepara un cónclave para diciembre o enero en el que acabará con las relaciones de «asimetría orgánica». Los catalanes quedarían fuera de la dirección del PSOE y no participarían en la elección del secretario general

►Los socialistas no podrán participar en el próximo Congreso ni en la elección directa del secretario general ►Purga en el Grupo: los díscolos Meritxell Batet y Sofía Herranz quedan fuera de la dirección, y Margarita Robles de la Comisión de Justicia

Publicidad

El martes se reunió el grupo socialista y cuentan los asistentes que sólo uno, José María Barreda, hizo una intervención para calmar los ánimos entre el PSC y el PSOE. El que fuera presidente de Castilla-La Mancha ,y ahora diputado por Ciudad Real, defendió que ante la actual situación había que actuar con «frialdad e inteligencia» para no «romper ni un sólo hilo de unión entre el PSC y el PSOE» porque «bastantes puentes están rotos entre Cataluña y el resto de España».

Su intervención cayó en saco roto porque las intenciones de la mayoría de la gestora –existe un indisimulado enfado en los representantes de Baleares, Comunidad Valenciana y La Rioja– se centran en convocar un Comité Federal para revisar el protocolo de relación entre los socialistas catalanes y el conjunto del PSOE. En palabras de Susana Díaz, la presidenta andaluza, para acabar con la «asimetría orgánica».

«Hacen una lectura equivocada de lo sucedido. Los socialistas catalanes no estamos en clave orgánica del PSOE. Tomamos una decisión política, no por “pedrismo” sino por supervivencia en Cataluña», afirma una diputada catalana que confirma las intenciones del sector mayoritario aunque apunta que «los cambios en el modelo de relaciones no pueden hacerse en un comité, deben decidirse en un congreso», coincidiendo en este punto con los partidarios de Pedro Sánchez. Sin embargo, esto mismo es lo que quiere evitar la gestora: que el PSC participe en el próximo congreso. Según ha podido saber LA RAZÓN, la propuesta que se está barajando implicaría que el PSC no tendría ningún representante en la Ejecutiva, tampoco en el Comité Federal, y no podría participar en el proceso de primarias para elegir al secretario general, paso obligado antes del Congreso Federal. Con estos criterios, en la elección del próximo líder socialista no participarían los socialistas catalanes. En esta propuesta, sí se permitiría participar al PSC en la elección del candidato a la presidencia del Gobierno y formar parte de un único grupo parlamentario en el Congreso. Este modelo es prácticamente una copia del modelo de relaciones entre la CDU y la CSU alemanas, tal y como adelantamos en estas páginas hace unas semanas.

Los socialistas catalanes son pesimistas porque «la reunión con Javier Fernández no fue bien, aunque se buscó una salida creando una comisión», que intentará buscar puntos de encuentro. Esta comisión –todavía no constituida– tiene de plazo dos meses para encontrar un consenso. Si se consigue, la propuesta de la comisión será elevada al Comité Federal. Si no hay acuerdo, el comité debatirá la propuesta que presente la gestora y que contará con el apoyo de la actual mayoría que dejará fuera de la dirección del PSOE al PSC y, de facto, consolidará la existencia de dos partidos socialistas que podrán aliarse en el Congreso.

Publicidad

No se espera que la propuesta vaya más allá, es decir, que busque la ruptura con el PSC. Alfredo Pérez Rubalcaba ha dicho que no quiere esta ruptura pero, al mismo tiempo, critica con dureza que el PSC participara en la votación del Comité Federal y no esconde su enfado con Miquel Iceta, el primer secretario del PSC. El ex secretario general del PSOE ha sido sondeado por el PSC para intentar llegar a puntos de entendimiento pero ha sido imposible, «porque Rubalcaba es el guionista de las tesis que inspiran a la gestora», apuntan desde el socialismo catalán.

Desde hoy, el PSC no estará en la dirección del Grupo Socialista por el cese de Meritxell Batet, lo que comporta que Teresa Cunillera no cubra la plaza vacante que Javier Fernández había reservado al PSC en la gestora porque «sería una incongruencia», apuntan fuentes socialistas catalanes.

Publicidad

Si el conflicto desemboca en una ruptura, curiosamente el PSC no podría abandonar el grupo socialista en esta legislatura, so pena de que se refugiaran en el mixto, o que se constituyera la Federación Catalana del PSOE, una opción que defienden los sectores más radicales aunque, hoy por hoy, no se vislumbra un líder de esta hipotética formación, más allá de la rumorología que apunta a la ex líder socialista catalana Carme Chacón.