El PSOE se desmarca ahora de Margarita Robles y carga contra Catalá

El líder de los socialistas catalanes ha añadido que el Gobierno «se tiene que abstener» y «no se tiene que inmiscuir» en el papel de otros poderes

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante su participación en la manifestación celebrada hoy en Madrid con motivo del Primero de Mayo. EFE/Chema Moya
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante su participación en la manifestación celebrada hoy en Madrid con motivo del Primero de Mayo. EFE/Chema Moya

El líder de los socialistas Pedro Sánchez y el de Cataluña, Miquel Iceta, se desmarcan del respaldo que Margarita Robles y José Luis Ábalos mostraron ayer al ministro de Justicia, Rafael Catalá.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido hoy al ministro de Justicia, Rafael Catalá, que "aclare"si tiene alguna acusación contra el magistrado Ricardo Javier González, autor del voto particular que defendió la absolución de los acusados en la sentencia de La Manada, y si no que esté "callado".

"Le pedimos al ministro de Justicia que no sea torpe, que si tiene alguna acusación particular, personal que hacer sobre el magistrado, aclare a qué se refiere; si no, lo mejor es estar callado", ha dicho Sánchez antes de participar en la manifestación del 1 de Mayo.

El ministro dijo ayer que "todos saben"que ese magistrado "tiene algún problema singular" y que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "debería haber actuado preventivamente"contra él, posición que fue apoyada por la portavoz del PSOE en el Congreso y exmagistrada del Tribunal Supremo, Margarita Robles, y el secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos.

Iceta tacha de «indefendibles» las palabras de Catalá

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha considerado hoy "absolutamente indefendibles" las declaraciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá, asegurando que el juez del voto discrepante en la sentencia de «La Manada», Ricardo Javier González, tiene "algún problema singular".

Iceta, que participa en la manifestación del Primero de Mayo en Barcelona, ha dicho que un ministro de Justicia "no puede hablar de situaciones concretas de jueces"y que lo que debería hacer es preocuparse por que la aplicación de la ley "sea lo más severa posible en delitos contra la libertad sexual".

"Y si conviene, ponerse a trabajar para la necesaria reforma del Código Penal en la regulación de estos delitos", ha afirmado en declaraciones a los periodistas.

El líder de los socialistas catalanes ha añadido que el Gobierno "se tiene que abstener"y "no se tiene que inmiscuir"en el papel de otros poderes y es por ello que ha tachado de "absolutamente indefendibles"las palabras de Catalá.