El PSOE y Gibraltar

La Razón
La RazónLa Razón

Es difícil encontrar un caso donde más se debería llevar a la práctica la política de Estado al servicio del interés nacional que el de Gibraltar. Y, otra vez, el PSOE se ha vuelto a subir a su atalaya de habituales mezquindades, sosteniendo una actitud equidistante a la que ya nos tienen acostumbrados. Pero es aquí precisamente en el asunto de Gibraltar, y lo estamos viendo en las redes sociales, que están que arden de indignación, donde el Pueblo español está dándose cuenta a pasos agigantados de que el PSOE es más un obstáculo interno que una solución para una cuestión que afecta de lleno a la dignidad de España y que está ya, después de tres siglos de ocupación, escrito con letras de dolor en nuestro código genético. No es ya que según ha denunciado el alcalde de Algeciras muy acertadamente, miembros relevantes del PSOE local cenan habitualmente en la casa de Picardo, o que alguno de ellos forman parte dentro en Facebook del Grupo autodenominado «Defenders of Gibraltar», que es de lo más violento y antiespañol que existe en la red; es que hemos visto a una antigua ministra de Asuntos Exteriores socialista lanzando mensajes contrarios a la política del Gobierno español actual sobre el asunto y a demás miembros relevantes de su partido «titubear» sobre la cuestión. En la asunto de Gibraltar, por encima de siglas y de intereses partidistas, el Partido Socialista se ha retratado, pero, y aquí viene lo positivo del asunto, sus propios votantes, en especial los más humildes, están advirtiendo que poco o nada se puede esperar de un partido que tanto se ha alejado de uno de nuestros más importantes anhelos como nación.