Actualidad

El Rey aboga por una reindustrialización sostenible y que cree empleo

El Rey Felipe VI ha abogado hoy por una reindustrialización "inteligente, eficiente, tecnológica, respetuosa con el medio ambiente, sensible socialmente y con la mirada siempre puesta en la necesaria generación de puestos de trabajo".

Publicidad

El Rey Felipe VI ha abogado hoy por una reindustrialización "inteligente, eficiente, tecnológica, respetuosa con el medio ambiente, sensible socialmente y con la mirada siempre puesta en la necesaria generación de puestos de trabajo".

El Monarca ha clausurado en Bilbao el III Congreso Nacional de Directivos, organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), en la que es su primera visita como rey al País Vasco.

Con el título "Reindustrializar para ganar", las jornadas se han desarrollado ayer y hoy en el palacio de congresos Euskalduna, con la participación de 1.800 directivos y 40 ponentes procedentes del mundo empresarial y político.

Felipe VI ha centrado su intervención en el tema del congreso, la reindustrialización, recordando que es "una necesidad"de España y de Europa en general, "que lleva años perdiendo peso industrial".

Publicidad

"Los países que tienen un sector industrial más fuerte no solo han resistido mejor la crisis global, sino que también tienen un empleo de mejor calidad, hacen más I+D+i y exportan más", ha subrayado el Monarca.

El Rey ha planteado como una solución para revertir este "relativo estancamiento"de la industria que España sea "un país líder en desarrollo, retención y atracción del talento innovador, porque la innovación es clave para reindustrializar con eficacia, y lo es también para impulsar el conjunto"de la economía española.

Publicidad

Felipe VI ha agregado que "no se trata, por supuesto, de dejar de prestar la atención debida a sectores fundamentales gracias a los cuales España es hoy una de las mayores economías del mundo, sino de profundizar en aquello que de una manera directa puede ayudar a dar un salto cualitativo en la competitividad mundial y a superar la actual crisis".

Así, ha abogado por una reindustrialización "inteligente, eficiente, tecnológica, respetuosa con el medio ambiente, sensible socialmente y con la mirada siempre puesta en la necesaria generación de puestos de trabajo".

En su primera visita al País Vasco como Rey, Felipe VI ha iniciado su discurso con unas palabras en euskera, en las que se ha mostrado "muy contento"por estar de nuevo "en esta querida tierra".

"Venir nuevamente a Bilbao es regresar a una ciudad hospitalaria en la que se aprecia inmediatamente su gran vocación industrial, que la singulariza y define, y su tejido social intenso y articulado".

Bilbao es un lugar, ha subrayado el monarca, "donde nunca ha desfallecido lo que algunos han llamado el orgullo de fabricar cosas, un orgullo que denota una visión constructiva y creadora que los españoles tenemos el deber de cultivar".

También ha elogiado el trabajo de los anfitriones, la APD, con un congreso que representa muy bien "el espíritu emprendedor ligado a la voluntad de crear riqueza".

Publicidad

El Monarca ha sido recibido a su llegado en el exterior del palacio Euskalduna por las autoridades vascas, como el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao; el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka -en representación del lehendakari, de viaje en México-, el alcalde de Bilbao, Ibon Areso, y el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, junto al presidente de la APD, Rafael Miranda.

El alcalde ha dicho al Rey que siempre es bienvenido en Bilbao y le ha pedido que traslade a la infanta Leonor su felicitación por su noveno cumpleaños, lo que el Monarca ha agradecido.

En sus discursos en la sesión de clausura, tanto el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, como el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, se han referido a los escándalos de corrupción y a la necesidad de recuperar la confianza de la ciudadanía.

Fuera, alrededor de medio centenar de personas, convocadas por EH Bildu y Ezker Batua, se han concentrado frente al Palacio Euskalduna coincidiendo con la llegada del Rey, y durante media hora han exhibido ikurriñas y banderas republicanas y han coreado consignas en contra de la monarquía y a favor de la independencia.