El Rey bloqueado

La agenda tradicional de la Familia Real en Palma se encuentra por el momento en suspenso y pendiente del desarrollo de los acontecimientos la última semana de julio en el Congreso.

Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, ayer, antes de recibir una audiencia / Efe
Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, ayer, antes de recibir una audiencia / Efe

La agenda tradicional de la Familia Real en Palma se encuentra por el momento en suspenso y pendiente del desarrollo de los acontecimientos la última semana de julio en el Congreso.

La agenda de Felipe VI está pendiente de la actividad institucional que se desarrollará en el Congreso hasta el punto de que solo se puede especular sobre cuándo se producirán las tradicionales imágenes de la Familia Real en Palma de todos los veranos. Desde Zarzuela se insiste en que aún no se han establecido planes definitivos ni se ha anticipado nada. La directriz consiste en no elaborar hipótesis sobre extremos que todavía no se han producido por lo que se esperará a saber el resultado de las votaciones que tendrán lugar en el Congreso los días 23 y, en el caso de que no se dé mayoría absoluta, 25 de julio.

Sea como fuere, el precedente más cercano de lo que sucederá a partir de entonces, y siempre en el caso de el PSOE logre la investidura de su candidato, es la moción de censura que abrió las puertas de Moncloa a Pedro Sánchez en junio de 2018. La votación definitiva tuvo lugar el viernes 1 de junio y ese mismo día el Rey firmó el real decreto que nombraba al líder socialista presidente del Gobierno. Al día siguiente, sábado 2 de junio, Pedro Sánchez juraba su cargo en Zarzuela. Poco hubo que esperar para que el primer equipo ministerial del presidente prometiera sus cargos y se fotografiara al completo junto al Jefe de Estado: sucedió al siguiente jueves, 7 de junio de 2018.

Aunque, como ya se apuntó, todo depende del devenir de los acontecimientos en el Congreso de los Diputados, el Rey podría en principio desplazarse a Palma el viernes 26 de julio donde establecería su despacho de trabajo hasta mediados de agosto. Zarzuela insiste en este sentido en que la agenda del jefe Estado en Palma es de carácter privado en el que se incluyen varios actos institucionales con carácter esporádico.

En esta línea, para dos días más tarde, concretamente el domingo 28, podría esperarse la llegada de la Reina Doña Letizia, y de la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía que se encuentran actualmente, al igual que hicieron el año pasado, en un campamento en Estados Unidos. Aunque por el momento se trata de conjeturas, si el plan que se desarrolló el año pasado se repite, la foto de familia en Palma podría producirse ese mismo domingo día 28. Preceptiva es también la recepción en el palacio de la Almudaina de las autoridades baleares. Este año se trataría de la presidenta del Ejecutivo autonómico, la socialista Francina Armengol; el presidente del Parlament Vicenç Thomàs y el alcalde de Palma, José Hila.

Ofrece pistas también la tradicional Copa del Rey Mapfre de vela en la que la presencia de miembros de la Familia Real se ha producido desde hace décadas. Este año se celebra la 38 edición de esta prestigiosa regata y el barco con el que suele participar el Rey, el «Aifos», está inscrito como en ediciones anteriores. Sin embargo, la presencia de Felipe VI a bordo del barco está en el aire porque dependerá de la actividad institucional del Monarca en Madrid. En la eventualidad de que no se produzca la investidura de Pedro Sánchez porque ambas votaciones no arrojen un resultado propicio a las ambiciones del presidente en funciones, todo el procedimiento de investidura se trasladaría a la vuelta del verano.