Don Juan Carlos recibe el alta: «Los 100 metros no sé si los correré, pero andaré mucho mejor»

Don Juan Carlos recibe el alta y asegura que ahora le «toca sufrir» con la rehabilitación.

Don Juan Carlos recibe el alta y asegura que ahora le «toca sufrir» con la rehabilitación.

El Rey Juan Carlos abandonó ayer el hospital Universitario La Moraleja a las 13:25 horas, después de que dos horas y media antes recibiera el alta del centro. «Todo ha ido muy bien. Estoy muy contento. Los 100 metros no sé si los podré hacer pero andaré mucho mejor», se mostró optimista ante los medios a su salida. «Eso sí, ahora me toca sufrir». El padre de Felipe VI se refiere al periodo de rehabilitación al que se tendrá que someter en La Zarzuela, bajo la supervisión de su equipo médico. La prótesis que le instaló el doctor Villamor en el año 2011 le estaba causando molestias al caminar, por lo que tomó la decisión de ser intervenido para mejorar con una nueva prótesis adecuada a los avances en este área. Tras presentar una «opinión clínica favorable», tal y como señala el parte médico de la operación dirigida por el traumatólogo Primitivo Gómez Cardero, el Rey Emérito abandonó el centro médico en el que ingresó el pasado sábado.

En este tiempo, el ex Jefe del Estado ha recibido visitas tanto de la Familia Real como de la Familia del Rey, lo que ha servido de marco para la Casa del Rey para transmitir una imagen de unidad después del rifirrafe entre Doña Letizia y Doña Sofía en la misa de Resurrección en Palma. «Bien, gracias», fue la escueta respuesta del Monarca a los medios tras preguntarle por la situación de la Familia. Una imagen que ha traspasado nuestras fronteras. Institucionalmente, la respuesta de la Corona ha sido llenar la semana de actos oficiales para imponer la normalidad y la seriedad. En este año veremos sucesivas apariciones de los cuatro Reyes juntos, ya que la Casa del Rey anunció que, con motivo del 80 cumpleaños tanto de Don Juan Carlos como de Doña Sofía, se prepararían una serie de actos para conmemorar el legado de su reinado.