El Rey y Don Juan Carlos, juntos en el tercer aniversario de la abdicación

Presidirán los actos por los 300 años de la Real Compañía de Guardiamarinas el 2 de junio.

Padre e hijo coincidieron en el 75 aniversario del Ejército del Aire en 2014
Padre e hijo coincidieron en el 75 aniversario del Ejército del Aire en 2014

Presidirán los actos por los 300 años de la Real Compañía de Guardiamarinas el 2 de junio.

Hace casi tres años, un 2 de junio sin pretensiones, España se levantó con una sorpresa: la abdicación de Don Juan Carlos antes de cumplir 38 años de reinado. En un discurso transfronterizo, el Rey Emérito habló de una «nueva generación que reclama el papel protagonista» y basó su decisión, entre otros motivos, en que merecía «pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías», para «afrontar los desafíos del mañana». Ese relevo correspondía a su hijo, Don Felipe, que el 19 de junio de ese año fue proclamado Rey.

Para recordar la regia efeméride, la Casa del Rey no hará ningún acto conmemorativo, pero el Rey que se fue y el que llegó compartirán un acto oficial especial para la Corona: presidirán el 300 aniversario de la creación Real Compañía de Guardamarinas, que dio origen a la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), de la que fueron alumnos. Don Juan Carlos, al renunciar al Trono, pasó a ocupar el cargo de capitán general de las Fuerzas Armadas en la reserva, y Don Felipe, Jefe del Estado, capitán general de las Fuerzas Armadas. Ambos irán ataviados con el uniforme de gala de la Armada, previsiblemente el blanco, aunque también podrían lucir el azul, con faja carmesí y cinco entorchados (nudos).

Desde el momento de su abdicación, el Rey Emérito ha querido pasar a un segundo plano. Dejó claro que estaría ahí para «lo que se le necesitase», y el Gobierno acordó con Zarzuela que tendría una agenda fija, como representar a España en las tomas de posesión de líderes iberoamericanos, así como un «cometido» institucional como miembro del núcleo central de la Familia Real.

En el primer año de renuncia, Don Juan Carlos llevó a cabo 35 actos oficiales, mientras que en el segundo año se notó una perceptible caída, con apenas 16. En parte, por el bloqueo político, que también afectó a Don Felipe, quien centró su actividad en cinco sucesivas consultas que tuvo que abordar antes de que Rajoy fuese investido presidente. Un «debut» difícil para Don Felipe, en un estilo muy distinto al de Don Juan Carlos pero del que, según ha dicho el Rey Emérito, «está muy orgulloso».

La foto del próximo viernes de padre e hijo juntos en el aniversario del relevo se sumará a las recientes que ha acumulado la Casa Real en los últimos meses, mostrando una familia unida: la última fue durante el 40 aniversario de la Reina Sofía en el centro Alzheimer de Vallecas.

Y el de Marín será el segundo acto castrense en el que se podrá ver juntos a Don Juan Carlos y Don Felipe, pues en octubre de 2014 ya coincidieron en el 75 aniversario del Ejército del Aire. Embarcarán a bordo del Buque de Acción Marítima «Tornado» para, en plena Ría de Pontevedra, asistir a una revista naval en la que participarán una decena de unidades, entre las que destacan el Buque de Proyección Estratégica «Juan Carlos I» o el submarino «Tramontana». Todos pasarán ante el «Tornado» para rendir honores. Además, aunque no navegará, en la Escuela estará atracado el «Juan Sebastián de Elcano».

Ambos estarán acompañados por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; el Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Teodoro López Calderón, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.