Política

El SAT amenaza con volver a tomar «Las Turquillas» y la PAH invade una decena de sucursales de Bankia en Cataluña

La Razón
La RazónLa Razón

La Guardia Civil les dio a las 0:00 horas de ayer cinco minutos para desalojar «Las Turquillas», finca del Ministerio de Defensa ubicada en el término municipal de Osuna (Sevilla), y los miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) que la ocupaban lo hicieron, porque según explicó a LA RAZÓN su secretario general, Diego Cañamero: «Nos enfrentamos al paro y a la injusticia, no a los militares o a los guardias». Sin embargo, advertidos de la ilegalidad de su comportamiento, los jornaleros se instalaron ayer a las puertas de la finca donde «unas cien personas pasaremos la noche acampadas», aseveró Cañamero a este periódico al cierre de la edición. Y hay más: han convocado una protesta «pacífica» mañana a las 11:00 horas con una finalidad última: reintentar una nueva incursión dentro de los terrenos públicos que acogen una yeguada militar. «Queremos que el Gobierno se entere de que estos terrenos, unas 1.200 hectáreas, deben tener una función social y no vamos a claudicar», aseguraron fuentes del SAT. Si bien, la delegada del Ejecutivo central en Andalucía, Carmen Crespo, los avisó de que «no se van a autorizar» ni «acampadas» ni «ocupaciones de fincas» por estar «al margen» del Estado de Derecho. Continuará.

Diversos miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) invadieron y ocuparon ayer una decena de sucursales de Bankia en varios municipios de Cataluña. Entre estas sedes estaba la central de la compañía, situada en la céntrica confluencia de la avenida Diagonal con la calle Aribau de Barcelona. En esta oficina, según explicó la portavoz de la PAH, Ada Colau, una treintena de estos activistas radicales, parapetados tras pancartas y cargados de carteles, bocinas y pitos, irrumpieron en la planta baja del edificio e incluso exigieron una entrevista con un directivo para reclamarle que pare las subastas y los desahucios pendientes. Colau estaba entre estos ocupantes y recordó que, aparte de esta ocupación, los miembros de la PAH invadieron las sedes de Mataró, Sabadell, Terrassa, Santa Coloma de Gramenet y Tarragona. Finalmente, el director de riesgos de Bankia en Barcelona aceptó entrevistarse con una delegación de los manifestantes, que le reclamó «un interlocutor con capacidad decisoria» y también un «compromiso de mínimos». Tras esta entrevista, otra integrante de la PAH, Mercedes Castro, explicó que se alcanzó el compromiso de que un directivo de la entidad con capacidad de decisión viajará la semana que viene a Barcelona para tratar con la PAH los más de 200 casos de subastas y desahucios que afectan ahora al mismo número de familias. Castro avanzó que la PAH exigirá que se paren las subastas y que los desahucios se conviertan en daciones en pago, con la condonación de la deuda por escrito y alquileres sociales.