Política

El Supremo revisa el día 18 las condenas por las agresiones de Alsasua

La Fiscalía rechaza que se trata de un delito de terrorismo, y solo ve «animadversión a la Guardia Civil».

La Fiscalía rechaza que se trata de un delito de terrorismo, y solo ve «animadversión a la Guardia Civil».

Publicidad

El próximo 18 de septiembre tendrá lugar en el Tribunal Supremo la vista por los recursos interpuestos por los condenados por agredir a dos guardias civiles y a sus novias en la localidad navarra de Alsasua, en la madrugada del 15 de octubre de 2016. Será la última posibilidad que tengan los condenados de ver rebajadas sus condenas por estos hechos, por los cuales cuatro de los procesados están en prisión.

La Fiscalía solicitará que se rechacen esos recursos y confirme la sentencia de la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional, que impuso penas de 2 a 13 años de cárcel a los ocho jóvenes por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas –rebajó de 10 a 6 años de cárcel la condena inicial para uno de ellos–. Sin embargo, y a diferencia de la petición inicial, ya no solicita que sean condenados por agresión terrorista, algo que ya fue rechazado por las dos sentencias anteriores dictadas sobre lo sucedido esa noche en Alsasua.

En cambio, la Fiscalía del Tribunal Supremo insistirá en que las agresiones sufridas por los agentes y sus parejas vienen agravadas por la «discriminación por motivos ideológicos de que fueron víctimas los perjudicados por su condición de guardias civiles».

En este sentido, el informe del fiscal Álvaro Redondo destaca que los acusados actuaron «guiados por su clara animadversión y menosprecio hacia la Guardia Civil y por motivos claramente ideológicos intentando expulsar a dicho estamento de la localidad de Alsasua», pero que ello no estuvo relacionado con el seguimiento de directrices ordenadas por la banda terrorista ETA, como defendió el Ministerio Público en el juicio.

Publicidad

También se rechaza la tesis de la defensa de que los magistrados incurrieron en parcialidad por el mero hecho de haber sido condecorados por la Guardia Civil.