Entrevista a Abascal: «Ahora hay un tricentrito: PP, Cs y PSOE son lo mismo»

El líder de Vox arrancará hoy su campaña en Vistalegre y, pese a que los sondeos no le son favorables, cree que en esta campaña llegarán a más gente.

Santiago Abascal, presidente de Vox / Foto: Alberto R. Roldán
Santiago Abascal, presidente de Vox / Foto: Alberto R. Roldán

El líder de Vox arrancará hoy su campaña en Vistalegre y, pese a que los sondeos no le son favorables, cree que en esta campaña llegarán a más gente.

Vuelve a Vistalegre, esta vez en formato «Plus Ultra» donde dará las gracias a los españoles por lo conseguido y les pedirá «ir más allá». Le paran algunos obreros por las calles de Carabanchel para pedirle una foto, salen camareras a aplaudirle y mientras posa paciente para nuestro fotógrafo unos niños que acaban de salir del colegio le gritan: «¡Santiiii, holaaaa!».

–Vox ya no da miedo y los demás partidos le ignoran, creen que ha tocado techo. ¿Que van a hacer para llamar la atención en esta campaña?

–No estamos preocupados en cómo nos ven los demás partidos sino en cómo hacer llegar nuestro mensaje a todos los españoles y estamos seguros de que esta campaña va a llegar más que las anteriores; tenemos más medios para hacerlo, ya nos han escuchado en el Congreso y muchos españoles ya no nos tienen miedo porque han visto que esa demonización que se hacía sobre Vox era injusta y falsa.

–¿Su adversario es Sánchez o Casado?

–Nosotros no lo planteamos ni si quiera en esos términos. Lo que queremos es convencer a los españoles, votaran a Sánchez, Rivera, Casado o a Podemos, de que Vox es una opción para todos. ¿Quién es nuestro adversario? Todos los partidos políticos, porque compiten con nosotros. Alguno diría incluso que enemigos en la medida en la que se presentan como enemigos de la unidad y las libertades.

–¿El nuevo PP de Casado le da más tranquilidad que el PP de Rajoy?

–El nuevo PP de Casado es el de Rajoy. Creo que le van a pasear como un estandarte durante toda la campaña electoral. Las políticas del PP siguen siendo las mismas, están en el consenso progre. Lo estamos comprobando en Murcia, en Madrid, en Andalucía. Han incumplido los pactos con Vox en materia de inmigración en relación con los menores no acompañados extranjeros, con la entrega de documentación a la Policía en Andalucía para proceder a la expulsión de los ilegales...

–Haciendo balance de su entrada en las instituciones, sus votos han servido para consolidar gobiernos de PP y Cs. ¿Ese papel de consorte externo le satisface?

–Creo que Vox ha cumplido con su deber. Venía a impedir los gobiernos de izquierda y a impedir que los partidos supuestamente de centro derecha hicieran políticas de izquierda. Lo primero lo hemos conseguido y lo segundo a medias. Creo que el resultado es bastante insatisfactorio, por eso vamos a las elecciones por separado. Aunque la izquierda ha querido hablar del trifachito es mucho más certero hablar del tricentrito: PP, PSOE y Cs están de acuerdo en casi todas las políticas, solo Vox ofrece una voz disonante.

–Pero en esos pactos renunciaron a sus objetivos de máximos: ni entraron en gobiernos ni sus principales reivindicaciones fueron atendidas como inmigración, leyes de igualdad...

–Lo que hicimos fue establecer unos mínimos que fueron asumidos por PP y Cs. Ellos han decidido incumplirlos, pero nosotros creo que hicimos lo correcto en ese momento. Tendremos que volver a negociar y a aprobar un presupuesto en Madrid, Murcia y Andalucía y parece ser que lo tendrán que aprobar con el PSOE, que son con los que están de acuerdo y con quienes se pondrá de acuerdo el 11-N.

–¿Hace alguna autocrítica de su política de pactos?

–Podríamos hacer una autocrítica en la medida en la que esos pactos han sido incumplidos, que piense alguien que fuimos inocentes, pero yo creo que no; que hemos cumplido con nuestro deber. La otra opción creo que hubiera sido peor y esto permite también que Cs y PP se retraten junto a las políticas progres del PSOE.

–Se siente cómodo cuando ve a Ortega Smith, en el homenaje a una mujer asesinada por su ex pareja, con esa pancarta, abroncando...

–Me siento profundamente incómodo viendo al alcalde de Madrid echar una bronca tan progre a un representante como Javier Ortega que llevaba, en ese momento previo al homenaje, una pancarta igual que ellos llevaban otra; y ambas tenían un componente ideológico. En una se afirma que hay una violencia de género porque hay un componente machista, se quiere criminalizar a todos los varones y en otra se dice que la violencia es violencia y que no tiene género.

¿Por qué se hizo la foto con Salvini?

–Creo que los españoles pueden estar muy agradecidos a Vox porque ha cumplido con los deberes que no han cumplidos los gobiernos de España tanto de PP como de PSOE. Nosotros hemos conseguido que Salvini pase de apoyar el separatismo en Cataluña a apoyar a Vox y no hay ninguna duda de nuestra posición antiseparatista. Es decir; ese encuentro con Salvini supone una victoria diplomática de Vox para España y entendemos que muchos españoles están agradecidos de que le hayamos convencido. Por otro lado, estamos convencidos de que la posición de Salvini en materia de inmigración es la acertada.

–¿Entiende que por esa foto le etiqueten como extrema derecha?

–No, pero no me preocupan los apelativos cariñosos con los que nos llama la izquierda, la derechita cobarde y otros. Estoy preocupado con que los españoles entiendan que defendemos sus intereses, y que no tenemos miedo a hacerlo.

–Dimite Malena Contesti de Vox. Dice que criminalizan a la mujer y que son radicales y extremistas...

–Hay gente que conoce a los partidos cuando no va a repetir en las listas y hay gente que se retrata así misma. no tengo nada más que decir.

–¿Qué ofrece Vox que no ofrezca el PP con capacidad real además de gobernar?

–¿Qué puede ofrecer el PP con los resultados electorales que tiene si no puede formar un gobierno en solitario? ¿Qué pueden ofrecer los demás? Estamos en un momento de fragmentación política, ninguno puede garantizar la gobernabilidad por sí mismo, ni Vox; pero sí garantizar que millones de españoles se sientan representados.

–En Vox manda usted o Espinosa de los Monteros y Monasterio como «cerebro intelectual»?

–Habrá dudas de quién manda en casa, si Iván o Rocío; pero en el partido manda un comité ejecutivo nacional que yo presido. Ellos tienen su función y lo que han hecho en todos los procesos de negociación es seguir a rajatabla lo que el comité Ejecutivo de Vox y el presidente pidieron. Todas esas novelas de que había dos almas son falsas.

–¿Qué solución tiene para el problema independentista?

–La que ninguno se atreve a aplicar. Si nosotros obtenemos la confianza el 10-N, al día siguiente daríamos instrucciones para proceder a la detención de Torra, su puesta a disposición judicial y para que se presentase una querella por rebelión. Estamos ante unos hechos gravísimos que ni el PNV en sus peores tiempos hizo: la de justificar a quienes se les ha pillado preparando explosivos.

–Aznar cerró cuarteles de la Guardia Civil en Cataluña y les dio la competencia de seguridad –pacto Majestic–. Usted creció políticamente con él. ¿Qué responsabilidad le atribuye en la crisis actual? ¿Comprende sus cesiones al nacionalismo?

–Vistas las cosas con perspectiva, hay que reconocer que aquello fue un monumental error. Ha habido quienes han estado más cerca del separatismo y en eso el PSOE se ha llevado la palma. Pero creo que tanto el PP como el PSOE durante todos estos años de democracia han fallado en su falta de patriotismo al no pactar entre ellos cuando se podía y apoyándose en los separatismos. Por eso nosotros planteamos una recuperación de competencias.

–El 1-O visitó algunos cuarteles de Barcelona. ¿Cree que se les ha dejado solos?

–Recuerdo a mi padre decir «vivo gracias a Dios y a la Guardia Civil» y siento un profundo agradecimiento hacia ellos. Creemos que han sido abandonados por el gobierno y traicionados por la Generalidad.

–¿Comparte las críticas de Álvarez de Toledo al PP Vasco, de donde viene usted?

–Creo que el PP del País Vasco es un partido extraviado, que no sabe qué posición tomar y que quiere competir en el terreno del PNV. Ellos sabrán lo que hacen.

–¿Habla con alguien del PP? ¿Tiene amigos en el partido?

–Claro que tengo amigos dentro del PP y de otros partidos y tengo una interlocución normal con Pablo Casado.

–Todos se pelean por el centro y la moderación en estas elecciones. ¿Qué tipo de campaña va a hacer Vox?

–Vox va hacer la misma campaña, no haremos piruetas ni extravagancias. Y por eso hemos contestado al lema del PSOE que dice Ahora España, y nosotros decimos «España Siempre».

–¿España como elemento de marketing de todos o solo de la izquierda?

–Para la izquierda es un elemento de márketing, para nosotros es la razón de nuestro comportamiento y de nuestro compromiso.

–Y si suma PP, Cs y Vox el 10-N ¿Entraría en el gobierno?

Vamos a ir primero a elecciones y luego ya veremos. Pero yo vaticino que habrá el 11-N un acuerdo entre PP y PSOE, y quien no quiera que Sánchez y Casado gobiernen en coalición, tienen una opción en Vox.

–Cs ha levantado el veto a Sánchez si cumple con sus condiciones...

–La veleta naranja siempre apunta a dónde le dice el viento de la conveniencia y el oportunismo o donde le ordena Macron. Y esto nos da la razón, son iguales.

–¿A quién le suma o resta que vayan divididos en el Senado

–Vox ha presentando en el Senado un solo candidato porque es más eficaz para que salga, pero quien vota podrá elegir a dos más de otros partidos. Que el PP presente un solo senador y habrá una mayoría absoluta en el Senado a favor del 155.

–¿Qué le parece que vuelva Franco a la campaña?

–Me parece que retrata muy bien al PSOE que presentó una Ley de Memoria Histórica para enterrar con dignidad a los muertos a querer desenterrarlos y decir a las familias que tienen que enterrarlos donde el Estado diga. Presentan las cosas de una manera y pretenden otra.