España 2000: ¿quiénes son?

En sus inicios, España 2000 fue el nombre de una plataforma que albergaba a 4 partidos en un intento de “reunificar el patriotismo en España”.

España 2000 es un partido que ideológicamente se enmarca dentro de la extrema derecha, fundado en 2002 por José Luis Roberto que fue su presidente hasta 2015, año en el que fue elegido Rafael Ripoll. En sus inicios, España 2000 fue el nombre de una plataforma que albergaba a 4 partidos en un intento de “reunificar el patriotismo en España”: el Movimiento Social Republicano (MSR), Vértice Social Español (VSE), el Partido Nacional de los Trabajadores (PNT) y Democracia Nacional (DN) y que contó con el apoyo del entonces presidente del Front National (FN) francés Jean-Marie Le Pen.

En su página web, España 2000 se definen como “un partido político de carácter social y patriota que defiende los derechos de los españoles ante las agresiones” y que “canaliza todo su trabajo en apoyar las justas reivindicaciones del español medio”, que aseguran es “el gran olvidado en esta sociedad netamente mercantil”.

¿Qué defienden desde España 2000?

Se declaran en contra de una inmigración descontrolada e invasiva que merma los recursos y derechos de los naturales, no en contra de los inmigrantes.

Defensores de la unidad nacional, condenan el estado de las autonomías que cree sirve únicamente para mantener económicamente a inútiles allegados al poder.

Exigen la cadena perpetua para asesinos y pederastas, y se declaran siempre al lado de las víctimas.

En España 2000 condenan todo tipo de terrorismo, incluso el de Estado, abogando por el uso de la política como única herramienta y por modificar una Constitución claramente defectuosa que olvida siempre al natural y protege al extranjero.

En el partido son enemigos acérrimos de la corrupción y trabajan para que todo el que traicione la confianza del pueblo lo pague en conciencia con penas de cárcel ejemplares.

Por último, se declaran contrarios a la globalización, se reconocen como una sociedad occidental, enmarcada en una Europa común en torno a un eje Moscú – Berlín – París – Madrid, de profundas raíces Cristianas, defendiendo siempre “nuestra cultura milenaria ante un falso progresismo”.