España ya es el segundo país de la UE con más tiempo sin gobierno

Nos quedan 324 días para superar a Bélgica pero ya hemos adelantado a Holanda, que tardó 208 días en formar Ejecutivo.

Nos quedan 324 días para superar a Bélgica pero ya hemos adelantado a Holanda, que tardó 208 días en formar Ejecutivo.

Mariano Rajoy lleva 218 días como presidente del Gobierno en funciones y España es ya el segunda país europeo que más tiempo ha tenido a su Ejecutivo en esta situación, en principio coyuntural. El segundo lugar del podio le corresponde a nuestro país desde hace 10 días, cuando superamos a Holanda, que en 1977 tardó 208 días en constituir gobierno. La primera posición indiscutible a nivel mundial corresponde a Bélgica que entre 2010 y 2011 tardó nada menos que 541 días en constituir un Ejecutivo. Afortunadamente a España le quedan aún 324 días para desbancar a los belgas en este bochornoso ranking y, a priori, parece razonable pensar que las principales fuerzas políticas españolas lograrán ponerse de acuerdo sobre quién será el próximo inquilino de La Moncloa antes del 14 de junio de 2017, fecha en la que adelantaríamos a Bélgica.

Hasta la pasada legislatura fallida, España no tenía un mal promedio de días para fomar gobierno después de las elecciones. La media estaba concretamente en 36,2 días. Las negociaciones que llevaron a José María Aznar a la Moncloa en 1996 transcurrieron a lo largo de 62 días, desde el 3 de marzo a el 4 de mayo. El PP obtuvo entonces 156 diputados y necesitó del apoyo de Convergència, el Partido Nacionalista Vasco y Coalición Canaria para lograr la investidura. El segundo periodo más largo, hasta que Rajoy pulverizara la marca, corresponde también a Aznar. En el 2000 necestió 45 días para ser investido presidente a pesar de lograr mayoría absoluta. Estas fueron las únicas ocasiones en las que superaron los 40 días. Suárez tardó 29 días en 1979 y Felipe González apenas superó los 30 días las cuatro veces que fue nombrado presidente del Gobierno. 33 días necesitó José Luis Rodríguez Zapatero en sus dos investiduras, la primera con apoyo de los nacionalistas y la segunda con mayoría absoluta. Rajoy sólo necesitó un mes para ser investido trás las elecciones del 20 de noviembre de 2011. En esta ocasión, después de que se abrieras las urnas de las elecciones del 20 de diciembre y pasara a estar en funciones, ya lleva 218 días y a buen seguro superará la marca de 225 días que, en otra ocasión distinta a la del récord mundial de 541 días, también «lograron» los belgas.

Estas cifras están muy alejadas de los periodos de tiempo que suelen ser necesarios en los países de nuestro entorno para que los partidos políticos se pongan de acuerdo en que la lista más votada gobierne. En Europa sólo Portugal, Luxemburgo y Dinamarca se salen de la norma habitual de que sea el candidato de la lista más votada el jefe del Ejecutivo. La inmensa mayoría de los partidos forman pactos de investidura en periodos que generalmente no superan los dos meses.

Alemania

Angela Merkel logró ser investida Canciller de Alemania el 28 de octubre de 2009 gracias a una coalición con los liberales del FDP. Las elecciones habían sido tan sólo un mes y un día antes, el 27 de septiembre. Sin embargo su tercer mandato al frente del Ejecutivo alemán fue más costoso de lograr. Merkel logró 311 escaños frente a los 193 del SDP de Peer Steinbrück. El descalabro de los liberales (que no lograron ningún escaño) hizo imposible poder pactar con ellos y Merkel tuvo que entenderse con los socialistas. 66 días después de las elecciones, concretamente el 27 de noviembre de 2013, Merkel anunciaba un pacto para formar la gran calición y 22 días más tarde fue investida en el Bundestag. El proceso le llevo, por tanto, 86 días.

Italia

Las elecciones generales italianas celebradas el 24 y 25 de febrero de 2013 dieron la victoria por la mínima al Partido Democrático (centro izquierda). Con apenas 100.000 votos más que la opción de centro derecha de Berlusconi, Enrico Letta necesitó de sus escaños (y de los de los centristas deElección Cívica) para convertirse en el 55º presidente de la República Italiana. Sólo tardó 63 días en firmar este pacto a tres. Sin embargo Letta no llegó a ocupar el cargo ni un año completo y actualmente es Matteo Renzi el presidente.

Holanda

Pocos parlamentos más fragmentados que el de Holanda. El Partido Popular por la Libertad y la Democracia ganó las elecciones con un 26,6% de los votos. Los Laboristas lograron el 24,8%, el Partido de la Libertad un 10,1% y los socialistas un 9,7%. En Holanda gobierna actualmente la lista más votada gracias a un pacto de gobierno entre las dos fuerzas más votadas. El segundo Ejecutivo de Mark Rutte, que incluye a laboristas, tardó en gestarse tan sólo 54 días.

Austria

El caso austriaco es bastante peculiar. Es el único país de nuestro entorno que, como España, cuenta con un gobierno en funciones. Actualmente los tres presidentes del Consejo Nacional (Doris Bures (SPÖ), Karlheinz Kopf (ÖVP) y Norbert Hofer (FPO)) fueron designados para servir colectivamente como presidentes en funciones de Austria, comenzando después de que el mandato del presidente Heinz Fischer terminara el 8 de julio. Llevan por tanto 17 días en funciones y así seguirán hasta que se repitan las elecciones presidenciales después de que las de mayo de este año fueran invalidadas tras haberse detectado irregularidades en el recuento de votos.

Suecia

Este país escandinavo es todo un ejemplo para los líderes políticos españoles. 19 días después del 14 de septiembre de 2014, el día que se celebraron las elecciones, Stefan Löfven ya era primer ministro sueco a pesar de haber quedado lejos de la mayoría absoluta. Los socialistas de Löfven ganaron las elecciones con más del 30% de los sufragios pero 113 escaños logrados no fueron suficientes. El segundo partido fue el Moderado liderado por Frederich Reindfeldt, que logró 84 diputados. En tercer lugar quedaron los Demócratas de Jimmie Akesson con 49 escaños. Löfven se vio obligado a pactar con el cuarto partido en número de votos, Los Verdes, que le mantienen en el poder como primer ministro desde el 3 de octubre de 2014.

Dinamarca

Los daneses son una escepción en el sentido de que no gobierna la lista más votada pero sí que se mantienen en la media de días que son necesarios habitualmente en Europa para conformar gobierno.

Las elecciones se celebraron en 18 de junio de 2015 y la lista más votada fue la socialdemócrata, liderada por Helle Thorning-Schmidt. Lograron casi un millón de votos y 47 escaños en el Folketing. El Partido del Pueblo, generalmente descrito como de derecha populista o de extrena derecha por los medios de comunicación, experimentó un importante auge logrando 15 escaños más que en las últimas elecciones y llegando a los 37 diputados. La tercera fuerza política fue Venstre, un partido liberal-conservador y agrario. Su líder, Lars Løkke Rasmussen, es el actual primer ministro de Dinamarca a pesar de que su partido sólo logró 34 escaños (perdió 13 respecto a las elecciones de 2011). Las dos fuerzas de la derecha danesa no tuvieron mayores problemas en ponerse de acuerdo: en diez días el líder de Venstre asumía el cargo de primer ministro.