Política

Etxeberria: el forense de Lasa y Zabala identificará a Franco

Participó en la búsqueda de Cervantes, determinó la causa de la muerte de Neruda y fue clave para esclarecer el crimen de los hijos de José Bretón.

Participó en la búsqueda de Cervantes, determinó la causa de la muerte de Neruda y fue clave para esclarecer el crimen de los hijos de José Bretón.

Publicidad

Poco a poco se van conociendo algunos de los nombres que estarán presentes en la exhumación de Franco en el Valle de los Caídos. La vicepresidenta Carmen Calvo confirmó que se contará con un forense en el momento en el que se retire la losa donde lleva Franco enterrado desde 1975. Fuentes cercanas al Gobierno confirmaron a este diario que el forense que estará presente en la apertura de la tumba será Francisco Etxeberria, uno de los más prestigiosos especialistas en esta materia en nuestro país y a nivel internacional. De esta manera volverá a repetir el mismo trabajo que ya hizo con los restos de los generales Mola y Sanjurjo.

Etxebarria es doctor en Medicina por la Universidad del País Vasco (1991), además de médico especialista en medicina legal y forense y en antropología y biología forense de la Universidad Complutense de Madrid. Asimismo es profesor titular de Medicina Legal y Forense de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco en la que imparte docencia ininterrumpida desde el curso académico 1983-84.

En la trayectoria de Etxeberria están algunos de los casos más mediáticos de las últimas décadas en España. En este sentido fue este forense el encargado de identificar los restos de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, el primer acto terrorista realizado por los GAL. Los cuerpos habían permanecido olvidados durante doce años en el cementerio de Alicante tras haber sido enterrados en una fosa común. Otro de los grandes éxitos de Etxeberria fue su participación en la resolución del asesinato de los niños Ruth y José a manos de su padre José Bretón. En un primer registro en una finca de Bretón se localizaron unos restos óseos que se certificaron como de origen animal. Sin embargo, fue este forense quien finalmente determinó que eran no de animales sino de humanos, concretamente de los dos niños desaparecidos en Córdoba.

Etxeberria también formó parte del equipo encargado de localizar e identificar los restos de Miguel de Cervantes en el convento de las Trinitarias en Madrid. El cuerpo del autor de «Don Quijote de la Mancha» permaneció perdido durante décadas a causa de las varias obras realizadas en el convento. No fue hasta marzo de 2015 cuando, gracias al impulso del por entonces delegado de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, el escritor y periodista Pedro Corral, se pudo establecer que algunos de los restos óseos encontrados eran los de Cervantes y su esposa Catalina de Salazar y Palacios.

Publicidad

No es el único gran escritor con el que Etxeberria ha tenido que trabajar. En abril de 2013 fue uno de los integrantes del equipo de especialistas internacionales que estudiaron en Chile los restos del poeta Pablo Neruda para determinar las causas de su muerte. Estos trabajos ayudaron a aclarar que el Premio Nobel no fue asesinado, como se venía rumoreando, sino que falleció a consecuencia de un cáncer muy avanzado. Es precisamente en Chile donde este forense ha sido llamado para determinar las causas de la muerte de dos víctimas del golpe de Estados del general Pinochet: el presidente Salvador Allende y el cantautor Víctor Jara. Del primer caso, la investigación aclaró que el político se había suicidado después de años de controversia sobre su final. Del segundo, Etxeberria y su equipo aclararon cómo fue torturado y asesinado el autor de «Te recuerdo Amanda».

Por otro lado, el forense ha tenido un papel muy activo en la exhumación de fosas de desaparecidos de la Guerra Civil. En 2000 participó en la primera apertura de una fosa común con víctimas de aquella contienda. A este respecto, Etxeberria formaba también parte del equipo que el pasado año quiso aclarar el destino de unos restos humanos localizados en 1986 en Alfacar en el lugar en el que fue asesinado Federico García Lorca. Sin embargo, no pudo trabajar en este caso –en el que también estaba implicado el autor de estas líneas– después de que un controvertido estudio de unos antropólogos dijera equivocadamente que en esa zona no se enterró a nadie.

Publicidad

Francisco Etxeberria siempre ha querido hacer accesible la ciencia forense. Buena prueba de ello es «El lector de huesos», la serie documental que protagonizó con el periodista Dani Álvarez para EiTB. En ella hablaba de su experiencia personal en casos como la muerte de Allende o el crimen de los niños de Córdoba, pero también en otros en los que aplicaba sus conocimientos científicos, como el atentado de Hipercor, el accidente del Yak-42 o el asesinato de las niñas de Alcàsser.