Fátima Báñez: «En 2014 estaremos creciendo y creando empleo estable»

La ministra de Empleo y Seguridad Social asegura que el anteproyecto de Ley de Unidad de Mercado persigue «quitar trabas» a quien tiene que crear empleo y riqueza.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha asegurado este sábado que el anteproyecto de ley de unidad de mercado, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, persigue "quitar trabas"a quien tiene que crear empleo y riqueza, ha señalado en alusión a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y a los autónomos en el marco de la tercera Escuela de Invierno del PP-A, que ha clausurado en Ubeda (Jaén).

En su comparecencia, Báñez ha afirmado que el Gobierno sigue trabajando para que España alcance "el crecimiento y la prosperidad". De hecho, ha apuntado que en el Ministerio llevan semanas dialogando con agentes sociales en una estrategia de emprendimiento y empleo joven porque "hoy en España no podemos asumir que la tasa de paro juvenil sea del 55 por ciento". "Necesitamos sumar lo mejor que podemos dar cada uno de nosotros para que los jóvenes de nuestro país tengan un presente y un futuro".

Jóvenes emprendedores

Por ello, ha señalado que el Gobierno central está también trabajando para que los jóvenes sean emprendedores, si bien ha aseverado que "no va a dejar de tomar iniciativas para que España sea un país referente en la Unión Europea", haciendo referencia a que seguirá apostando por las políticas sociales porque está "más cerca que nunca de las personas más vulnerables", por las que seguirá sumando esfuerzos al objeto de que pasen mejor "esta travesía de la crisis económica".

Asimismo, ha mencionado que "el próximo año estaremos creciendo y creando empleo estable", puesto que considera que "las reformas de hoy seguro que son los empleos de mañana". Según ha argumentado Báñez, la situación económica con la que se encontró el Gobierno cuando tomó posesión "fue muy complicada y lo fue porque ningún gobierno en dos meses puede arreglar lo que se ha dedicado a destruir el anterior en ocho años".

En este sentido, ha expuesto que el Ejecutivo central ha dicho "la verdad desde el primer momento con crudeza porque a grandes problemas había que aplicar grandes reformas". En 2012 "España ha sufrido una recesión, siendo el segundo peor año de recesión de los últimos de crisis y sabíamos que iba a ser duro en términos de empleo". Así, ha defendido que "la tasa de paro del 26 por ciento la tenemos que cambiar cuanto antes". Para ello, ha dicho, se cuenta con "cada minuto de su tiempo".

La reforma laboral "está empezando a funcionar. Es duro decirlo con esa tasa de desempleo, pero ha evitado que se destruyan muchos empleos en 2012, ya que el ritmo de destrucción de trabajos era del 18 por ciento y 2012 ha terminado con un 13 por ciento". Con este dato, ha reconocido, el Gobierno "no está satisfecho", aunque está trabajando "por el buen camino". Además, ha incidido en que "el corazón de la reforma es la flexibilidad porque da la posibilidad de que el trabajador y el empresario se pongan de acuerdo para cambiar condiciones de trabajo o reducir jornadas para evitar que no haya despidos, que ya ha habido demasiados con los gobiernos socialistas. De hecho, "el 84 por ciento de todas la medidas colectivas han sido de flexibilidad aunque el 16 por ciento se haya correspondido con despidos".