El Rey abre con gesto serio la ronda de consultas

El Rey ha recibido esta mañana en el Palacio de la Zarzuela al diputado de Foro Asturias Isidro Martínez Oblanca
El Rey ha recibido esta mañana en el Palacio de la Zarzuela al diputado de Foro Asturias Isidro Martínez Oblanca

El Rey ha abierto esta mañana con gesto serio su ronda de consultas políticas tras el 26J con el diputado de Nueva Canarias (NC), Pedro Quevedo. Después, el diputado de Foro Asturias Isidro Martínez Oblanca ha expuesto al jefe del Estado su visión sobre el escenario postelectoral.

El Rey ha abierto esta mañana con gesto serio su ronda de consultas políticas tras el 26J y ha recibido al diputado de Nueva Canarias (NC), Pedro Quevedo, el primero de los cinco representantes a los que recibe hoy para conocer su opinión sobre el escenario postelectoral. Con traje gris, camisa azul y corbata rosa, Felipe VI ha estrechado cordialmente la mano de su invitado en el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela, donde ambos han posado para los medios gráficos y han intercambiado unas primeras palabras en tono distendido, antes de celebrar su reunión en el despacho del Monarca.

Y es que Pedro Quevedo, el portavoz de Nueva Canarias en el Congreso, con su único escaño tras el 26-J, se convirtió en el centro de las miradas, para contrariedad suya: «Vaya operación de intoxicación con el voto de Nueva Canarias», llegó a desahogarse en su cuenta de Twitter. Cuestión de números: con los 137 escaños del PP, las calculadoras probaron que si el partido de Rajoy conseguía el apoyo de C’s, del PNV y de Coalición Canaria, sumarían 175. Un diputado, y el PP obtendría la mayoría absoluta para formar gobierno. El problema de que NC hubiera concurrido a las elecciones en coalición con el PSOE de Canarias incluso se convirtió en una solución: porque se planteó que con el «sí» de Quevedo el PSOE se quitaría la soga del cuello que supone apoyar al PP de cara a una investidura. Pero Quevedo siempre se ha mostrado inflexible: «Esta aritmética es muy creativa. Que la gobernabilidad de un país dependa de una sola persona es poco serio», manifestó recientemente en declaraciones a LA RAZÓN. «Esto parece la conspiracioncita de alguien, porque es que habría que ver incluso qué haría el PNV».

Según esta postura, de la que no se ha movido en este tiempo, todo indica a que Quevedo le va a trasladar al Rey que votará en contra de la investidura de Rajoy, aunque, paralelamente, esté a favor de que lo intente si el Jefe del Estado lo propone. Después del encuentro con el Monarca, y al igual que el resto de los políticos, irá a la Cámara Baja para dar una rueda de prensa: el parlamentario fue quien tras las últimas audiencias de abril, informó de que Don Felipe había comentado su preocupación por que los grupos políticos ahorrasen en gastos de campaña y no cansaran a los ciudadanos.

El Rey ha continuado su ronda de consultas políticas con el diputado de Foro Asturias Isidro Martínez Oblanca, quien ha expuesto al jefe del Estado su visión sobre el actual momento del escenario postelectoral. Don Felipe ha saludado cordialmente en el Salón de Audiencias a Martínez Oblanca, y se ha interesado por su mano izquierda, que el diputado llevaba vendada, antes de posar con él brevemente para las cámaras e invitarle a pasar a su despacho para celebrar allí la reunión.

El miércoles será el turno de Aitor Esteban (PNV); Alexandra Fernández (En Marea), Francesc Homs, (CDC); Joan Baldoví (Compromís) y Xavier Domènech (En Comú Podem). El último día de consultas será el jueves, día reservado para los cuatro partidos protagonistas en las negociaciones: Albert Rivera (C’s) será el primero en ir, quien, según dijo en una reciente entrevista en El País, pedirá al Rey que «convenza» al PSOE para que se abstenga en la votación a Rajoy y evitar unas terceras elecciones. Después será el momento de Pablo Iglesias (Podemos), Pedro Sánchez (PSOE), y cerrará la ronda de consultas el líder de la lista más votada, Mariano Rajoy. Al igual que en las anteriores ocasiones, tanto ERC como EH Bildu han declinado la invitación de la Casa del Rey.

Al término de las reuniones, Don Felipe informará a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, de si tiene algún candidato para proponer –según establece la Constitución, sería Mariano Rajoy por liderar el partido más votado– o si, por el contrario, no se decanta por ninguno al no haber un pacto cerrado que posibilite la formación de un Gobierno. Según el estado de las negociaciones, todo parece indicar que se produzca esta última opción y que se abra el periodo de reflexión que propuso Mariano Rajoy, posponiendo la fecha de la investidura que él barajó en un principio para el martes 2 de junio. En estos momentos varios frentes están abiertos: otra declinación, otra investidura fallida, un «kit kat» para seguir intentando el inalcanzable pacto, o incluso unas terceras elecciones.