García-Page rechaza un Gobierno «de pastiche»

Emiliano García-Page le pone una insignia al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez en Fitur.
Emiliano García-Page le pone una insignia al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez en Fitur.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado hoy su rechazo a un Gobierno "de pastiche", pese a que ve que "hay camino"para un posible acuerdo entre el PSOE y Podemos, y se ha opuesto a cualquier "cambalache"entre su partido y el PP.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado hoy su rechazo a un Gobierno "de pastiche", pese a que ve que "hay camino"para un posible acuerdo entre el PSOE y Podemos, y se ha opuesto a cualquier "cambalache"entre su partido y el PP.

García-Page ha hecho estas declaraciones antes de reunirse con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la ronda con los barones que el líder socialista está manteniendo para preparar el Comité Federal del próximo sábado.

Se ha referido así a la oferta que ha hecho hoy el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de dar estabilidad al PSOE en las comunidades y ayuntamientos en los que gobierna con Podemos, si este partido le retirara su apoyo por respaldar un Gobierno del PP.

El también secretario general de los socialistas castellano-manchegos ha recalcado que "la mayoría de la gente quiere un cambio en políticas sociales y económicas y con un sesgo progresista"y, en ese sentido, ha apostado por un acuerdo con Podemos.

Respecto al apoyo de Ciudadanos, ha considerado que "en algunas cosas podemos coincidir" y ha insistido en que "sería bueno dejar atrás algunas cosas e intentar llegar a un consenso" que dé lugar a un Gobierno "de cambio progresista, pero razonable, moderado e incluyente".

Ha recordado que es presidente de Castilla-La Mancha con el apoyo parlamentario de Podemos -"es verdad que es un gobierno monocolor, no un gobierno coparticipado", ha añadido- y que ha llegado a acuerdos en políticas sociales con la formación que lidera Pablo Iglesias.

"Si a mí me hubieran planteado que hay que cambiar Cataluña, no sería presidente de Castilla-La Mancha", ha advertido García-Page, quien ha asegurado a continuación que "si lo que está por delante es una agenda económica y social, seguramente hay muchas posibilidades"de acuerdo", pero que "si se priorizan otras cosas que además de no compartirlas no son posibles, simple y llanamente, no habrá acuerdo".

A su juicio, "formar un gobierno por formarlo y por parecer que cumplimos el expediente es una tontería", por lo que se debe hablar "del fondo", de "si estamos de acuerdo en el país que tenemos".

"Se trata de formar el Gobierno de España. Por tanto, España no es un elemento secundario, para los que piensan que esto es relativo, no lo es, es el Gobierno de un país no de otro, del que tenemos que, por cierto, es el que queremos", ha subrayado.

En ese sentido, ha explicado que si PSOE y Podemos se entienden en que "hay que formar un Gobierno para España"y priorizan la agenda social, "hay camino"para el acuerdo.

En cualquier caso, el presidente de Castilla-La Mancha ha defendido que si el PSOE quiere formar gobierno, ha de hacerlo "con su propuesta, no con una propuesta de nadie más".

"Si la gente se toma en serio que no debe haber segundas elecciones, sino que tiene que haber un gobierno concreto, un gobierno incluyente que además no se quede en gobernar desde su particular forma de pensar, sino buscando consensos para toda la legislatura, alguna solución tendremos que encontrar", ha manifestado.

García-Page ha recalcado que el candidato a presidente del Gobierno sólo puede ser el líder del PP o el del PSOE.

"O el candidato es Rajoy -que ha tirado la toalla, y si no la ha tirado, por lo menos la ha escondido- o es Pedro Sánchez. A partir de ahí, todo lo que no sea eso es segundas elecciones", ha declarado.