Garzón reclama al Supremo el traslado de la tumba de Franco

Quiere reconvertir el Valle de los Caídos en un Memorial de las Víctimas

El Valle de los Caídos
El Valle de los Caídos

El ex juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha presentado una demanda contencioso-administrativa ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo (TS) para que autorice el traslado de los restos de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera desde el Valle de los Caídos y la reconversión del lugar en un Espacio de Memoria de las Víctimas. El ahora abogado reclama igualmente, junto a los letrados Manuel Ollé y Eduardo Ranz, que se arbitren medidas para la exhumación e identificación de las víctimas del franquismo allí inhumadas.

«No existe –afirma Garzón en la demanda– mayor manifestación de exaltación de la Guerra Civil y la dictadura ni mayor acto de naturaleza política exaltador que el hecho de reposar los restos de las víctimas (más de 33.000) en la mayor fosa de España, alrededor de la sepultura del dictador y la del fundador de la Falange, todas ellas sin identificar ni honrar su memoria».

La reconversión del Valle de los Caídos en un Memorial de las Víctimas debería incluir, según el ex magistrado, un lugar de identificación y homenaje de las víctimas allí enterradas y la publicación oficial de sus nombres.

La propuesta de Garzón es que los restos de Franco y Primo de Rivera se trasladen «al lugar que designen las respectivas familias». Asimismo, aboga por la celebración de un acto público en el Congreso de los Diputados en el que «la autoridad competente del Estado pida perdón a las víctimas del franquismo y a sus familiares como manifestación del pleno reconocimiento y reparación moral».

Los demandantes piden también al Supremo que declare la vulneración, por parte del Gobierno, del derecho de petición que recoge el artículo 29 de la Constitución, ante el silencio del Ejecutivo al escrito remitido por Garzón al Consejo de Ministros en noviembre de 2015, que incluía las mismas peticiones planteadas ahora ante el Tribunal Supremo.

En la demanda se solicita la aprobación de un nuevo marco jurídico para el Valle de los Caídos y la anulación de los decretos de abril de 1940 y agosto de 1957 por los que se crearon la Basílica y la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos porque, en opinión de Garzón, «contradicen la letra y el espíritu de la Constitución» y de la Ley de Memoria Histórica, que, recuerda el ex juez, «establece medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura».