González apuesta por un gobierno de PP y C's, con la abstención del PSOE

Considera que un pacto con Podemos tiene «poco futuro» y sería «peor» para España.

Considera que un pacto con Podemos tiene «poco futuro» y sería «peor» para España.

El Partido Socialista encara con nerviosismo los próximos días, ante la incertidumbre de si el Rey Felipe VI finalmente le encargará o no a Pedro Sánchez la tarea de formar gobierno y presentar su investidura, después de la renuncia de Mariano Rajoy. La tesis que se impone públicamente es clara: dejar hacer al secretario general para que intente llegar a La Moncloa, aunque no «a cualquier precio». Sin embargo, en privado, son numerosas las voces que se alzan contra una hoja de ruta que incluya a la formación de Pablo Iglesias en las posibles alianzas. Especialmente fuerte es la oposición –a una eventual coalición con Podemos– entre la vieja guardia, formada por ex dirigentes del partido, que ven en la formación morada una amenaza y no un salvoconducto hacia la gobernabilidad. Como ya adelantó LA RAZÓN, este sector del PSOE se está movilizando durante los últimos días para intensificar su presión sobre la dirección socialista e intentar condicionar de algún modo su política de pactos, de manera que se excluya de los mismos el apoyo –ya sea expreso o tácito– de las fuerzas rupturistas. Especialmente requerida es la posición pública del ex presidente Felipe González, cuya animadversión hacia Podemos es notoria. El ex dirigente socialista nunca ha sido partidario de una alianza con Iglesias y en los últimos días ha aumentado sus esfuerzos para evitar que ese pacto llegue a materializarse, pues considera que sería un «suicidio» para el PSOE, que acabaría fagocitado por una formación que, lejos de convertirse en aliado de gobierno, sólo aspira a sustituirles como partido hegemónico de la izquierda.

Esta persuasión, que se ha circunscrito hasta ahora al ámbito privado, adquirirá carácter público esta semana a través de una tribuna en la prensa, según fuentes consultadas, ante el nuevo contexto abierto a partir de la renuncia de Rajoy y el «humillante» órdago lanzado por Iglesias. Los históricos del partido son cada vez más partidarios de permitir que gobierne el PP en minoría o acudir de nuevo a las urnas, antes de tener que transigir con postulados contrarios a los principios del partido. En este sentido, ayer Informativos Telecinco difundió una información que señalaba que el ex presidente González apuesta por un gobierno de PP y Ciudadanos, con la abstención de los socialistas, tras constatar las dificultades de pactar con quien quiere destruir al PSOE –Podemos–. El ex dirigente socialista consideraría que unas nuevas elecciones «no son buenas para España», pero que una alianza con Iglesias sería «peor», porque «daría poca confianza», «poco futuro» y «poco camino». González habría realizado estas declaraciones, según la cadena, en un encuentro privado organizado por embajadores europeos en España para analizar la situación política del país. De la conversación no se desprende ningún reproche hacia el secretario general socialista, por quien González expresó su «respeto» y su incapacidad para indicarle si debe hacer una alianza con rupturistas o con constitucionalistas. Estas afirmaciones no han sido, sin embargo, confirmadas por el entorno del ex presidente del Gobierno, que se ha limitado a decir que «Felipe siempre opina y lo hará, pero siempre para ayudar, nunca para poner palos en las ruedas». «Ni Felipe ni Rubalcaba se resignan a no mandar. Lo quieren seguir haciendo. Ellos lo pueden hacer. Otros que se arrogan la propiedad de la vieja guardia no. Esos son más viejos que guardia», asevera un dirigente socialista.