González pedirá la libertad tras defender su gestión en el Canal

En su segunda declaración, el ex presidente madrileño negó ayer cualquier irregularidad.

González lleva en prisión desde el pasado 21 de abril cuando el anterior juez instructor del   caso, Eloy Velasco, decretó su ingreso en prisión incondicional tras  tomarle declaración
González lleva en prisión desde el pasado 21 de abril cuando el anterior juez instructor del caso, Eloy Velasco, decretó su ingreso en prisión incondicional tras tomarle declaración

En su segunda declaración, el ex presidente madrileño negó ayer cualquier irregularidad.

El ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González declaró ayer por segunda vez en la Audiencia Nacional por el «caso Lezo» y las supuestas irregularidades en la expansión del Canal de Isabel II en Iberoamérica. Era, sin embargo, la primera vez que lo hacía ante el magistrado Manuel García Castellón después de que el pasado 21 de abril el anterior titular del juzgado, Eloy Velasco, acordara su ingreso en prisión incondicional. La defensa de González solicitó esta nueva comparecencia, según fuentes jurídicas, para que el ex responsable del Canal de Isabel II explicase ante el nuevo instructor de la causa los pormenores de su gestión al frente de la empresa pública en relación a aquellos extremos del sumario que han permanecido secretos, por orden judicial, hasta escasas fechas.

Después de que el juez García Castellón rebajase hace unos días de cuatro millones a 100.000 euros la fianza impuesta a la ex directora financiera del Canal María Fernanda Richmond por el juez Velasco –lo que posibilitó su libertad–, se esperaba que el abogado de González, Esteban Mestre, siguiese ayer esa estela y solicitase al instructor que suavizase la medida cautelar.

Sin embargo, la defensa del ex presidente de la Comunidad de Madrid no ha pedido, por ahora, la libertad de su cliente –algo que según las fuentes consultadas hará en los próximos días por escrito–, sabedora quizá de la oposición frontal de la Fiscalía Anticorrupción a una posible modificación de esa prisión incondicional. Y es que el Ministerio Público sigue pensando que existe riesgo de que González se fugue o de que destruya pruebas si recupera la libertad.

«Ha explicado cada operación y cada decisión que tomó», explicaron fuentes de su defensa en relación a las dos horas que duró la comparecencia de González en la Audiencia Nacional, en la que, añadieron, defendió su gestión y negó haber cometido irregularidad alguna al frente del Canal de Isabel II.

La semana pasada también declaró ante el juez García Castellón, igualmente a petición propia, Edmundo Rodríguez, el hombre fuerte de González en Iberoamérica, que permanece en prisión por el «caso Lezo». Al igual que el ex presidente de la Comunidad de Madrid, su defensa tampoco solicitó su puesta en libertad tras esa comparecencia voluntaria.

La audiencia lo ratificó

El pasado 2 de junio, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la prisión incondicional de González al advertir que persiste tanto el riesgo de fuga como el de destrucción de pruebas y reiteración delictiva. En su resolución, la Sección Cuarta rechazó que su arraigo familiar en España y la alegada carencia de medios económicos minimice las posibilidades de una huida. Además, los magistrados hicieron hincapié en que cuenta con «contactos en numerosos países» que podrían facilitar esa fuga, a lo que se suma el hecho de que aún disponga de patrimonio «oculto». El juez le imputa delitos de cohecho, prevaricación, fraude, malversación, tráfico de influencias, blanqueo, corrupción en los negocios y pertenencia a organización criminal, entre otros.