Grupos islámicos pedirán al Parlamento andaluz que lleve la expropiación de la Mezquita al TC

Estrategia para arrebatar a la Iglesia la catedral de Córdoba. Organizarán actos multitudinarios que «parezcan espontáneos» para lograr la movilización ciudadana

A. M. Rodríguez, principal impulsor, y M. Escudero, fundador de Junta Islámica, en 2007
A. M. Rodríguez, principal impulsor, y M. Escudero, fundador de Junta Islámica, en 2007

MADRID - Movilizaciónes «masivas» en la calle aparecen como el próximo paso en la hoja de ruta de los promotores de la expropiación de la Catedral de Córdoba. Además, la Junta o el Parlamento de Andalucía podrían plantear un recurso de inconstitucionalidad a la norma que permitió a la diócesis de Córdoba inmatricular a su nombre la Catedral, un templo del que es propietario desde 1236. Éste es precisamente uno de los puntos centrales de la estrategia puesta en marcha por la Plataforma Mezquita-Catedral de Córdoba, tal y como se desprende del contenido, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, de una discreta reunión mantenida en el Instituto de Educación Secundaria Ángel Saavedra de Córdoba por dos de los principales impulsores de la iniciativa –Antonio Manuel Rodríguez y Miguel Santiago Losada– y un grupo de unos cincuenta simpatizantes el pasado 26 de marzo de 2014.

La diócesis de Córdoba no fue la única que procedió a inmatricular sus bienes inmuebles. Este cambio legislativo también abrió las puertas a que todas las diócesis de España inmatricularan numerosos edificios propiedad de la Iglesia en todo el territorio español lo que, de prosperar esta iniciativa y el recurso que pretende provocar, crearía una situación que afectaría a la Iglesia en toda España.

De ceder a las presiones en este punto y elevar el recurso de inconstitucionalidad al TC, no sería la primera vez que la Junta de Andalucía cede con sorprendente celeridad a las demandas expuestas por la Plataforma Mezquita Catedral de Córdoba. La Junta de Andalucía ha afirmado en las últimas semanas que ha encargado un informe jurídico para estudiar si tiene la facultad de revocar la inmatriculación realizada por la Iglesia y reclamar para sí misma el control del monumento. Esto tuvo lugar el pasado 21 de febrero, tan solo 10 diez después de que la Plataforma lanzara su campaña de recogida de firmas en Change.org. La delegada del Gobierno autonómico en Córdoba, Isabel Ambrosio, de Izquierda Unida, afirmó que la Junta «hará todo lo que tenga que hacer» para revocar la actual titularidad del templo, en el que lleva celebrándose el culto católico sin interrupción desde que la antigua mezquita fuera cedida a la Iglesia católica por Fernando III el Santo poco después de reconquistar Córdoba.

Todos estos movimientos se están produciendo en un momento político en el que el liderazgo socialista tanto en La Junta como en el Parlamento está teniendo más dificultades para atenuar el discurso más radical de sus socios de Izquierda Unida, como ha puesto de manifiesto la reciente polémica generada tras el desalojo de la Corrala Utopía de Sevilla.

El contenido de la reunión celebrada por los principales dinamizadores en el IES Ángel Saavedra habla a las claras de la centralidad de esta maniobra en sus planes para lograr la expropiación de la Catedral. Miguel Santiago Losada reconoció ante los asistentes el «riesgo muy grande» que supondría «atacar la inmatriculación en un juzgado», por lo que propuso como estrategia más efectiva «que el Parlamento andaluz recurra la norma ante el Tribunal Constitucional y declararla anticonstitucional (sic)». Es pertinente recordar que en 2006 el PSOE gobernaba no sólo en Andalucía sino también en el Gobierno central. Rosa Aguilar, de Izquierda Unida, era alcaldesa de Córdoba. Entonces no se levantó ninguna voz contra la inmatriculación del templo. Otro indicio que explica el rigor jurídico de la argumentación defendida por la Plataforma queda de manifiesto cuando, hacia el final de la reunión se pidió a los asistentes que llevaran el mensaje de boca a oído en la ciudad: «No podéis explicar todo lo jurídico, pero decid que la Iglesia se la ha quedado de forma ilegal». En dicho encuentro, celebrado en un centro educativo situado en la barriada de Valdeollero, al norte de la ciudad de Córdoba, se expusieron las bases de la campaña, que consta de dos ejes. En palabras de Miguel Santiago (fundador del colectivo de extrema izquierda COSAL, fuertemente subvencionado desde sus comienzos por la Junta de Andalucía): «Esta batalla hay que ganarla de fuera hacia adentro y de dentro hacia afuera», en referencia a los esfuerzos por internacionalizar la polémica por un lado, y a la movilización ciudadana, por otro. Otro de los puntos de la estrategia consiste en hacer perdurar la presión mediática y social para «que siempre sea noticia». Sobre este punto en concreto, Antonio Manuel Rodríguez afirmó que «tenemos mucho material pero tenemos que sacarlo poco a poco». El primer pilar de la estrategia ya es una realidad: como LA RAZÓN infomó el pasado domingo, hasta diez importantes medios de comunicación internacionales (Al Jazeera, la televisión estattal iraní, BBC, RAI, «Le Monde», etc...) han visitado la Catedral de Córdoba en las últimas tres semanas y se espera que en los próximos días informen sobre la polémica. La cadena catarí Al Jazeera elaboró un vídeo de tres minutos en el que se reproducía punto por punto la línea de argumentación defendida por los promotores de la Plataforma.