Homenaje al radical que quemó un autobús durante la huelga de hambre del etarra De Juana

Momento en el que Ekaitz de Ibero es recibido entre gritos a favor de los presos de ETA  y bengalas
Momento en el que Ekaitz de Ibero es recibido entre gritos a favor de los presos de ETA y bengalas

Condenado a cuatro años y tres meses de prisión, Ekaitz de Ibero fue aclamado en San Sebastián por decenas de personas con banderas a favor de los presos de ETA y bengalas.

Banderas en favor de los presos de ETA y bengalas. Así agasajaron y encumbraron ayer decenas de personas en San Sebastián a Ekatiz de Ibero, condenado a cuatro años y tres meses de prisión por quemar un autobús durante la huelga de hambre protagonizada por el etarra Iñaki de Juana Chaos en diciembre de 2006.

Un acto que se enmarca dentro de los reiterados homenajes que reciben «quienes han cumplido cárcel por delitos vinculados con el terrorismo» y que se producen ante la «pasividad y el silencio de las instituciones públicas». Así lo ha denunciado el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), que alerta de que «este tipo de actos sólo contribuyen a perpetuar la cultura del odio en el País Vasco».

Tanto las instituciones públicas como los partidos políticos tienen, a su juicio, la obligación de despertar y actuar contra unos hechos que afectan a la percepción que los jóvenes vascos tienen del terrorismo. «Si encapuchados que queman autobuses en el centro de nuestras ciudades o personas que disparan en la cabeza de ciudadanos son percibidos como héroes, ningún dique moral impide a las nuevas generaciones seguir un mal ejemplo”, aseveraban tajantes desde el Colectivo.

Asimismo, subrayan que la capital europea de la cultura no puede consentir que la radicalización se adueñe de las calles: «Las loas a condenados por terrorismo deben abandonar los espacios públicos en aras de preservar la dignidad de una ciudad con un historial de cerca de cien asesinatos terroristas».

Finalmente, y de forma, la asociación ha anunciado que solicitará que la Fiscalía de la Audiencia Nacional investigue los hechos por si estos pudieran ser constitutivos de un delito de enaltecimiento del terrorismo o de humillación a las víctimas del terrorismo.