Actualidad

Homs se burla del Supremo: «No entendía la resolución del TC» del 9-N

El diputado catalán reconoce en la primera jornada del juicio ante el Supremo que «participó en la concepción» del 9-N y admite todos los hechos que se le imputan. Basó su defensa en negar que fuesen delictivos. «Ésta no es su casa, es el Tribunal Supremo», le espetó el presidente de la sala

El diputado catalán reconoce en la primera jornada del juicio ante el Supremo que «participó en la concepción» del 9-N y admite todos los hechos que se le imputan. Basó su defensa en negar que fuesen delictivos

Publicidad

«Estoy aquí como consecuencia de un debate político» y es «un error que haya llegado a este punto que me sienta en el banquillo por poner urnas en un proceso participativo». Éstas fueron las últimas del portavoz en el Congreso del Partit Demócrata Catalá y ex conseller de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, de su declaración ante el Tribunal Supremo en el juicio donde se enfrenta a nueve años de inhabilitación para ejercicio público, lo que podría conllevar su inmediata salida de la Cámara Baja si resulta condenado, por impulsar la consulta del 9-N de 2014, pese a que existía un mandato del Tribunal Constitucional que lo prohibía de forma expresa con cinco días de antelación.

Homs utilizó, en líneas generales, tres argumentos de defensa: la falta de claridad, la «inconcreción» de la providencia del Tribunal Constitucional, en que el «proceso participativo» –no utilizó nunca la palabra «consulta» se celebró por la actuación de los voluntarios y, en tercer lugar, pero no menos importante, en e l convencimiento de que no estaba incurriendo en delito alguno. Y, en todo caso, dejó claro que habría convocado esa consulta incluso conociendo que el TC la considerase inconstitucional.

En las respuestas fiscal Jaime Moreno, Homs no tuvo reparo alguno en reconocer todos los hechos que se le imputan: «Admito todos los hechos que se han dejado. Los hechos que se imputan no los voy a negar, es la pura evidencia», afirmó. Sin embargo, incidió una y otra vez en ello no implicaba admitir que hubiese cometido ninguna «ilegalidad, irregularidad o ilícito penal, que me parece clarísimo» que no se cometió.

Homs reconoció igualmente que tuvo conocimiento de la providencia del TC el mismo día que la notificó el Alto Tribunal, a través de una notificación oficial recibida en el correo electrónico de su Departamento, al igual que la Generalitat. Sin embargo, en su opinión el contenido de esa resolución no era lo suficientemente clara, porque, dijo, era «poco clara y definida». En esa providencia, el TC afirmaba lo siguiente: «Suspender los actos impugnados –por el Gobierno–, así como las restantes actuaciones de preparación de dicha consulta –la prevista para el 9-N– vinculadas a ella». Esa redacción, a su juicio, no era clara sobre lo que quería expresar el TC: «No había forma humana de saber cuál era el alcance de es providencia», incidió.

Publicidad

Por ello, añadió, la Generalitat pidió aclaraciones al TC y recurrió en súplica esa decisión, pese a reconocer que ese recurso no producía ningún efecto suspensivo. De esa forma, decidieron continuar adelante con el «proceso participativo», gracias a la labor de los voluntarios. «Estaban en juego los derechos fundamentales a la participación política de los ciudadanos y, al lado, una providencia inconcreta, que era un automatismo del Constitucional, algo que no es estrictamente una resolución judicial», y en ese marco, añadió, la Generalitat tuvo que «tomar decisiones», que fue la de seguir con ese «proceso participativo», porque de esa forma se cumplían «las obligaciones contraídas» en el Parlament.

Pese a esas «dudas» sobre el contenido de la citada providencia del TC, Homs no tuvo reparos en admitir que hubiese actuado de la misma forma pese a conocer de forma fehaciente que era inconstitucional. El fiscal Jaime Moreno le preguntó directamente: «El TC sentenció en 2015 que el Estatuto de Autonomía no amparaba la consulta alternativa y que era una convocatoria fuera del ámbito de sus competencias. ¿Si hubiera conocido esa sentencia, hubiera actuado igualmente?». La respuesta de Homs fue igual de clara: «Absolutamente, sí, yo lo hubiera vuelto a hacer», aunque matizó que con ello tenía el convencimiento de que con ello no cometía delito.

Publicidad

Durante su interrogatorio tuvo un rifirrafe con el fiscal que obligó a intervenir al presidente del Tribunal, Manuel Marchena. Fue después de que Homs pidiera al fiscal que no le interrumpiese: «Me enseñaron en mi casa a que uno termine para poder comenzar», a lo que el presidente de la Sala le contestó: «Ésta no es su casa, es el Tribunal Supremo».

JxSi quiere acelerar el plan de separación

JxSí sigue firme con su órdago y ayer presentó una reforma del reglamento del Parlament para agilizar la tramitación de la principal ley de «desconexión» –la de transitoriedad jurídica– que impulsa junto a la CUP. Según el diario «Ara», la reforma busca permitir a los grupos parlamentarios impulsar la tramitación de leyes por el mecanismo de la «lectura única», el procedimiento de máxima urgencia. Este sistema permitiría a los dos grupos soberanistas tramitar con la máxima urgencia normas clave para la «desconexión», y evitar impugnaciones del Gobierno.