Podemos: fracaso absoluto

Iglesias repite en número de escaños pero la coalición con IU le hace perder más de un millón de votos. Despierta del sueño del «sorpasso» y tiende la mano a los socialistas para negociar «desde ya» un «gobierno del cambio»

El líder de Unidos Podemos Pablo Iglesias (c), acompañado por Alberto Garzón (i) e ïñigo Errejón (d), durante su comparecencia ante la prensa tras conocer los resultados de las elecciones generales
El líder de Unidos Podemos Pablo Iglesias (c), acompañado por Alberto Garzón (i) e ïñigo Errejón (d), durante su comparecencia ante la prensa tras conocer los resultados de las elecciones generales

Iglesias repite en número de escaños pero la coalición con IU le hace perder más de un millón de votos. Despierta del sueño del «sorpasso» y tiende la mano a los socialistas para negociar «desde ya» un «gobierno del cambio»

La emblemática sonrisa de Podemos se congeló anoche en el rostro de los principales portavoces del partido. La repetición del resultado de diciembre en escaños sabe a fracaso y resta temperatura y vitalidad al proyecto político de Pablo Iglesias, que vivió ayer el más duro varapalo en su jóven historia. Las urnas demostraron ayer que el trabajo de maquillaje político con el que Unidos Podemos ha disfrazado su ideología de extrema izquierda no ha calado en sectores más amplios del electorado y han vuelto a impactar con el mismo techo que encontraron el 20-D.

La noche fue especialmente cruel para los simpatizantes del partido morado porque las encuestas realizadas a pie de urna certificaban un espectacular «sorpasso» y dejaban a Pablo Iglesias a un paso de La Moncloa. Lo que iba camino de ser una noche de fiesta se convirtió finalmente en amargo fiasco al que Iglesias hizo frente asegurando que «nos consolidamos como espacio político y trabajaremos para fomentar el diálogo entre el resto de fuerzas progresistas». Con el ceño fruncido, el gesto adusto y la sonrisa en un lugar donde nadie podía verla, Iglesias reconoció que «esperábamos otros resultados». El líder de Podemos aseguró, no obstante, que la confluencia con Izquierda Unida fue «el camino correcto». «He escrito un mensaje a Pedro Sánchez para ver cuando podemos hablar pero aun no he recibido respuesta», explicó significativamete un Iglesias al que nunca se había visto tan abatido. El candidato de Podemos volvió a tender la mano a todas las fuezas progresistas para formar gobierno pero se negó a explicar si habrá cambios en la estrategia de pactos de Podemos. «Pecarían de imprudencia los que afirmaran que Unidos Podemos ha tocado techo», aseguró.

Pese a lo dicho por Iglesias, el reparto de escaños del nuevo Congreso certifica el escaso acierto político del joven líder de Podemos al confluir con Izquierda Unida en estos comicios. Por separado, ambas formaciones lograron 71 escaños (69 para Podemos y sus confluencias y dos para Izquierda Unida en Madrid) y 6,1 millones de votos (5.189.000 de Podemos y 900.000 de Izquierda Unida). El guión previsto por Iglesias y Garzón hablaba de que la suma de ambos electorados haría funcional a su favor las peculiaridades del sistema electoral español. Nada más lejos de la realidad. El fuerte crecimiento del PP anuló los cálculos de los líderes de Unidos Podemos y desembocó en una repetición de resultado que, de hecho, significa una pérdida de representación para Podemos debido a que en esos 71 escaños hay más de dos de las filas de Alberto Garzón. Unidos Podemos repitió número de escaños pero el descalabro en número de votos es insoslayable y, en cualquier caso, superó el millón de votos al 97% del escrutinio. Para redondear el mal resultado, el ex Jemad Julio Rodríguez volverá a quedarse fuera del Congreso. En cuanto al veto a Ciudadanos y a Albert Rivera dijo que «las incompatibilidades programáticas son incompatibilidades programáticas» y por lo tanto en ese aspecto no se deben esperar cambios.

El comportamineto de las confluencias en Cataluña, Valencia y Galicia fue análogo también al de diciembre. En Comú Podem volvió a ser la fuerza más votada en Cataluña y estará representada con 12 escaños de nuevo en el Congreso. La confuencia catalana volvió a lograr más del 24% de los votos, seis puntos por encima de Convergència. En Valencia apenas hubo diferencias: Compromís - Podemos - EUPV logró más del 25% de los sufragios y 648.000 votos al 98% del escrutinio. Los nueve escaños se repiten aunque está por ver si los de Compromís se quedan en el grupo parlamentario de Podemos o si pasan al grupo misxto como sucedió en la última legislatura. La confluencia gallega, sin embargo, perdió un escaño pasando de 6 a 5. La crisis interna de Podemos en esta región seguramente sea la causa de los tres puntos porcentuales que En Marea ha perdido en Galicia.

La confluencia de Izquierda Uniuda y Podemos fue la única diferencia significativa entre las generales de diciembre y las que se celebraron ayer y, finalmente, su efecto fue nulo en el reparto de escaños. Las prevenciones de Íñigo Errejón, que alertaba de que ambos electorados podrían no sumar, se cumplieron: UP perdió tres puntos porcentuales, más de un millón de votos y la repetición de los 71 escaños significa en realidad un retroceso para Podemos ya que en sus filas se incluyen más de dos diputados de Izquierda Unida.

El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha manifestado que «más allá de los resultados creemos que la confluencia con IU ha sido correcta». Asimismo, asegura que siempre se han planteado salir a ganar las elecciones, como en todas» y ha dejado claro que «la fórmula de Podemos no tiene techo».

"Creo que nos queda mucho futuro en este país" @Pablo_Iglesias_ pic.twitter.com/cJy2RlAaHO

Desde el primer momento, ha reconocido que los resultados no son "satisfactorios"y ha asumido que "es el momento de reflexionar". En su primera valoración de los resultados electorales, rodeado de la cúpula de su partido y candidatos de Unidos Podemos, Iglesias ha reconocido que su candidatura tenía "expectativas diferentes"y también ha mostrado su preocupación por la pérdida de apoyos que ha tenido "el bloque progresista", a la vez que le "preocupa"también que el PP y el "bloque conservador"haya aumentado su representación.

"Estos no son unos buenos resultados para la confluencia de Unidos Podemos ni para España" @ierrejon #UnidosPodemos26J

En este contexto, no ha querido adelantar la posibilidad de un Gobierno alternativo al PP y sólo ha subrayado que las fuerzas políticas progresistas tienen que "dialogar"y trabajar a partir de los espacios que les "unen".

«En política hay que saber gestionar los momentos dulces y los no dulces», ha matizado. Respecto al análisis de los resultados, el líder de Podemos ha manifestado que tenían otras expectativas, pero que ese análisis lo harán en frío.

Pese a que el líder de la formación morada dice no arrepentirse de no apoyar la investidura de Pedro Sánchez, asegura que la noticia de hoy «por desgracia» es que el PP ha aumentado sus apoyos. Finalmente, no ve los resultados de hoy como un fracaso.