Ignacio González: «Bajar impuestos permite a Madrid ser la región que más crece»

Presidente de la Comunidad de Madrid

Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid.
Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid.

Acaba de cumplir su primer año como presidente de la Comunidad de Madrid, unos meses en los que la economía se ha convertido en su caballo de batalla. Nos recibe en su despacho, que decoró Gallardón y en el que no ha cambiado nada.

–Nunca se ha presentado como número uno a unas elecciones. ¿Quiere ser candidato del PP a la Comunidad de Madrid?

–Eso lo tiene que decidir el partido, pero si depende de mi a mí me gustaría.

–Pero ¿se siente apoyado?

–Creo que sí, pero en todo caso será el partido llegado el momento quien decida quiénes son los candidatos.

–Cospedal ha dicho que Aznar fue un gran presidente pero que Rajoy es el mejor. ¿Lo suscribe?

–Aznar ha sido hasta ahora el mejor presidente que ha habido. Ahora el presidente es Rajoy, y está dando la vuelta a la situación de la crisis y haciendo una tarea extraordinaria para todos los españoles. Aznar ya ha acreditado que su Gobierno han sido los mejores ocho años de la democracia, cuando se ha producido la mayor explosión y crecimiento de nuestro país y nuestra etapa de mayor peso internacional.

–Se ha destacado entre los barones del PP por defender con vehemencia la financiación para Madrid. ¿Esto le puede perjudicar?

–Yo defiendo los derechos de los madrileños y en el caso de la financiación tengo claro que es un modelo oscuro y opaco que Zapatero hizo para beneficiar a Cataluña y a Andalucía. Mi obligación es defender a los madrileños que son los que más contribuyen y que cada vez reciben menos. Es un modelo agotado. Hay que entrar a revisarlo y acabar con todas las opacidades, injusticias y errores que tiene porque ya no satisface a nadie.

–En el último CIS, el PP ha tocado techo. A nivel nacional remonta electoralmente. ¿Cree que esto le ayudará a revalidar la mayoría al PP en la Comunidad de Madrid?

–Nosotros tomamos las medidas, no pensando en un rédito electoral para el que queda mucho, sino para que las oportunidades de los madrileños sean cada vez mayores. Cuando emprendimos reformas en el sistema educativo como la enseñanza bilingüe, la ley de autoridad del profesor, autonomía a los centros, primamos la excelencia, dimos becas a los mejores alumnos, introdujimos cambios en la formación del profesorado para que sea la mejor posible lo que estamos haciendo era buscar que el sistema educativo sea el mejor para los madrileños, y todos los estudios dicen que los resultados académicos de Madrid son los mejores de España. Cuando tomamos medidas para mejorar la Sanidad, con la construcción de doce hospitales, 80 centros de salud, y todo tipo de reformas en el sistema de funcionamiento de nuestros servicios, lo que estamos tratando es que nuestra Sanidad sea una de las mejores, no pensando en el rédito electoral. Cuando bajamos los impuestos en tiempos de crisis estamos tratando de poner más dinero en el bolsillo de los madrileños para ayudarlos a aguantar mejor la crisis, que puedan aliviarse un poco el cinturón y que eso incentive el consumo, la inversión y la creación de puestos de trabajo.

–¿Ve a Aguirre como candidata a la alcaldía de la capital?

–Yo trabajo para conseguir renovar la confianza de los madrileños. El partido será el que tendrá que designar en cada caso a los candidatos.

–Pero, ¿no le gustaría volver al tándem Aguirre-González?

–Me gustaría que el candidato fuera aquel que nos ayudase a conseguir más votos y a renovar la confianza mayoritaria de los madrileños.

–En este momento es Ana Botella quien ocupa ese puesto. ¿Cree que a ella se le exige más por ser quien es?

–A todos se nos exige el que cumplamos de la mejor manera posible nuestras responsabilidades y nuestros compromisos con los electores. En este caso, para Ana Botella es una exigencia muy grande porque tiene la alcaldía más importante de España. Todo lo que pase en Madrid tiene una trascendencia especial, igual que me pasa a mí en la Comunidad. Todos trabajamos para tratar de hacerlo lo mejor posible y resolver las cuestiones de los madrileños para que la ciudad vaya cada vez mejor.

–Hay que preguntar por otro presumible candidato, por Tomás Gómez, que ha intentado un boicot contra Rubalcaba. ¿Cómo ve al líder regional de la oposición?

–Ni me ocupa ni me preocupa lo que ocurra en el Partido Socialista. Lo que es un hecho cierto es que el señor Gómez lleva mucho tiempo intentando moverle la silla al señor Rubalcaba y está más preocupado de imponer esas primarias dentro del PSOE que de las inquietudes y de las aspiraciones de los madrileños. Lo que pasa es que también en este caso, con un éxito bastante notorio, que es que la inmensa mayoría de sus compañeros han rechazado todas sus peticiones. Lo que le preocupa al señor Gómez, que es el poder dentro del Partido Socialista, parece que no les importa a sus compañeros.

–Gómez tiene una posición en temas económicos muy radical. ¿Eso sería un retroceso como alternativa?

–Lo que es absolutamente lamentable es que la conclusión de la convención del Partido Socialista sea, según frase del señor Rubalcaba, que «el PSOE ha vuelto». Resulta sorprendente que alguien que lleva veintitantos años en cargos de responsabilidad y que es el actual secretario general diga que el PSOE ha vuelto. Lo que nos tendría que decir es a dónde lo han llevado. Y desgraciadamente adonde lo han llevado sus políticas absolutamente radicales e ineficientes es a que los españoles hayamos tenido la crisis económica, social y política más grande de la democracia. Y lo que sorprende todavía más es que después de ser los responsables de esa situación, la solución y la alternativa que planteen sea salir a la calle, lo cual no dice mucho de un partido con ambiciones de gobierno. Y respecto del sistema democrático, atacar a la Iglesia, subir los impuestos y, lo más sorprendente para un partido que se defina nacional, silbar y pitar el himno nacional.

–En el año 96, el PP ganó las elecciones y resolvió la crisis económica que había dejado el PSOE. En el año 2011 volvió a pasar lo mismo. ¿Hay riesgo de que suceda otra vez?

–Hay una realidad que es objetiva. Las políticas del PP van dirigidas al interés de los ciudadanos, al progreso y al bienestar de nuestro país y los resultados prácticos de esas políticas así lo acreditan. Y las políticas del PSOE, absolutamente demagógicas y alejadas de la realidad, consisten en dar un mensaje que engaña a los ciudadanos y que lejos de alejar los problemas, les lleva al endeudamiento, a la ruina, al paro, al atraso de nuestro país y a la pérdida de nuestra posición a nivel internacional. Eso siempre ha pasado así y yo creo que los ciudadanos ya tienen dos experiencias.

–¿Qué pide al nuevo modelo de financiación autonómica?

–Quiero que reconozca aquello a lo que tienen derecho los madrileños y que sea justo, equitativo y siga siendo solidario. Nosotros no sólo hemos defendido la solidaridad de palabra, sino con hechos. Somos la comunidad que más aporta al fondo, común en el que pagamos el 75%. Este año vamos a aportar 3.000 millones y el año que viene 3.300. Somos los que más argumentos tenemos para defender ese cambio de modelo. Lo que no puede ser es que el modelo de financiación no reconozca a los madrileños al menos lo mismo que al resto de los españoles, y ahora eso no ocurre porque el modelo no reconoce a 600.000 madrileños.

–Ustedes han sido capaces de reducir el gasto, bajar los impuestos, cumplir el déficit... A otras comunidades digamos que no les salen esos números, incluso Hacienda pone en duda esas cifras. ¿Cómo se hace eso?

– Pues lo mismo que lo hemos hecho hasta ahora en la Comunidad de Madrid, que somos la única Administración que hemos bajado los impuestos, hace años, y somos los únicos que hemos cumplido los objetivos de déficit y ser la región que más crece, lo mismo que ha demostrado el PP cuando gobernó hace unos años. Es decir, cómo esa bajada de impuestos provocaba una mayor recaudación, empleo, actividad económica. Es el círculo virtuoso de la economía del que tanto se hablaba. Lo que estamos demostrando allí donde gobernamos es que se dan esos resultados que todos queremos de prosperidad. Comprendo que en algún caso, como el que se encontró el Gobierno al llegar a Moncloa, se hayan tenido que tomar decisiones contrarias a lo que prometimos y a los ideales del partido, pero ahora hay que introducir medidas de activación económica y no cabe duda de que una de esas medidas indispensable, junto al crédito, es a través de la política fiscal hacer llegar más recursos a los ciudadanos. El propio Gobierno se ha comprometido a hacerlo y ha dicho que el año que viene va a bajar los impuestos.

–Desde la oposición le critican que sólo beneficia a los ricos.

–Eso es lo que dice la izquierda para combatir una medida que sabe que desean todos los madrileños. La rebaja del IRPF beneficia a 3,3 millones de madrileños, que son los que pagan la renta, y beneficia más a los que menos tienen. Porque a los que tienen una renta de hasta 17.000 euros les va a suponer una rebaja del 6,7%, a los que tienen hasta 30.000, del 5%, y en estos dos tramos está el 80% de los contribuyentes madrileños. Por lo tanto, beneficia a todos, pero especialmente a los que tienen menos recursos.

Y el déficit... ¿se cumplirá sin problemas?

–Es un objetivo que todos tenemos que cumplir y la única que lo ha hecho ha sido la Comunidad de Madrid; los demás, no. Y cuando digo los demás estoy hablando de los ayuntamientos, de las comunidades y del Estado. Compartimos la senda decreciente del déficit y del esfuerzo por reducir el gasto público, pero eso nos obliga a todos y eso significa que los ayuntamientos, que este año entran en superávit, las comunidades y el Estado tienen que reducir su déficit y dar un ejemplo a todos los demás cumpliéndolo. Somos la única Administración que ha cumplido y eso ha contribuido a que España haya cumplido también el suyo o lo haya reducido según los objetivos que marcaba Europa. Los incentivos fiscales de Madrid están produciendo una dinamización económica. Cuando en 2008 todo el mundo decía que había crisis y nadie la reconocía, especialmente el Gobierno socialista, la Comunidad de Madrid empezó a reducir sus gastos y a adelgazar sus estructuras. En cinco años hemos reducido 5.000 millones nuestro gasto. Eso nos ha permitido mantener esa situación de ventaja económica. Somos los que más hemos cumplido.

–De hecho, pese a la situación, no han recurrido al Fondo de Liquidez Autonómica.–El Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) es una medida introducida por el Gobierno para socorrer a aquellas comunidades que por su situación económica no podían financiarse en el mercado y, por lo tanto, era el equivalente a un rescate. Por eso sorprende que haya ese intento ahora por parte de algunos representantes del Gobierno de que todo el mundo vaya a un régimen que está establecido para aquellos que tienen una situación económica de quiebra. Afortunadamente, la Comunidad de Madrid nunca ha tenido que ir al FLA porque ha tenido crédito en los mercados y cuando hemos emitido deuda pública, la hemos colocado en un tiempo récord y con el menor coste. Por otra parte, el FLA sólamente financia el 60% de las necesidades financieras de una comunidad. Pero es que además, el propio Estado, para las comunidades que no hemos ido al FLA, ha establecido un límite a la hora de colocar deuda que es por debajo de 100 puntos básicos, por encima del Tesoro. Nosotros nos hemos financiado siempre por debajo de ese límite. Por lo tanto, ese interés de llevar a la quiebra a todas las comunidades autonomas es incomprensible. Nosotros tenemos una buena situación financiera, tenemos credibilidad en el mercado, podemos obtener crédito. Además gracias a eso pagamos antes a nuestros proveedores. Ahora si hay un empeño excesivo en ir ahogando a las comunidades, no sólo va a ser contradictorio con lo que buscamos, que es sanearlas, sino que va a ser muy difícil pagar a los proveedores en los plazos que el Gobierno pretende.

–¿Cree que el desafío soberanista de Cataluña puede volver a perjudicar a Madrid en la creación del nuevo modelo de financiación?

–Es impensable que alguien tuviera la tentación de cambiar dinero por soberanía. Sería una equivocación que estoy seguro que no va a pasar, como ha explicado claramente el presidente del Gobierno. No hay modelo a la carta, negociación por detrás, ni privilegio para nadie. Este nuevo modelo tiene que ser consensuado entre todos, como fue el que aprobó el PP, y que reconozca a todos los madrileños y les garantice una financiación igual a la del resto de españoles.

–¿Debería cambiar el Gobierno su discurso de diálogo con Cataluña?

–Creo que el diálogo tiene que estar siempre presente, pero tiene que haber al mismo tiempo firmeza. No se puede dialogar sino es desde la firmeza en la defensa de los principios que a todos nos obligan, que son los principios constitucionales. El otro día el presidente del Gobierno creo que lo dejó muy claro. No es planteable cuestionar la unidad nacional ni la soberanía nacional. Y dentro de unas reglas de juego que nos obligan a todos, pues claro que hay que dialogar. Hay que respetar ese marco y a partir de ahí se puede hablar, si no hay que imponer por supuesto la firmeza por encima de algo que no tiene encaje en nuestro marco constitucional.

–¿Se atreverán con el referéndum?

–Pues yo espero que no lo haya, espero que el Gobierno lo impida porque no tiene cabida, en el marco constitucional, una consulta soberanista, y que eso se pueda llegar a producir. Es malo para España, hay que impedirlo. Y creo que el Gobierno está teniendo una actitud firme cuando dice que esto no es planteable.

–La ley Wert tiene muchas cosas que ya se han aplicado en Madrid. ¿Qué resultados se puede esperar que den en el resto del país?

–Lo primero es denunciar la actitud inaceptable de los partidos de la oposición, que una vez más, ponen en cuestión y no respetan las reglas del juego y del Estado. El Partido Popular tiene la mayoría absoluta y tiene el derecho y la obligación de legislar. Lo que es inaceptable es que desde las instituciones gobernadas por los partidos de la oposición y los nacionalistas se diga que no se van a cumplir las leyes. El problema de la Educación es que todas las leyes que han tenido aplicación en los últimos 30 años son leyes socialistas, y esto ha llevado a España al mayor fracaso escolar de la historia, tal y como dicen el informe PISA y la OCDE. Hay que modificar legislación y sistema educativo. Nosotros hemos puesto en marcha iniciativas para cambiar esa situación. La ley Wert avanza en estas líneas, que hemos puesto en marcha y son exitosas. Hay que seguir caminando en esa dirección, hay que dejar el sectarismo y la practica de los nacionalistas y de la izquierda a condenar a generaciones de españoles al fracaso escolar.

–¿Qué les dice a los que hablan de una privatización de la Sanidad?

–Lo que estamos haciendo no es privatizar la Sanidad, ése es el discurso mentiroso y recurrente de la izquierda. Un discurso que se contradice con lo que ellos hacen donde gobiernan. Externalizar la gestión se hace en toda España, porque te permite ser más eficiente y con menos recursos ofrecer los mismos servicios. En Madrid tenemos desde hace años hospitales gestionados por empresas privadas que dan una Sanidad pública, universal y gratuita de extraordinaria calidad. La gente va con sus tarjetas, no pagan nada y reciben la misma atención o superior que en otros hospitales. Estas medidas de racionalización de la gestión permiten hacer sostenibles nuestros servicios públicos. Privatizar es vender y cobrar por los servicios y eso en Madrid no existe ni va a existir.

–Uno de los proyectos que nos posicionará en el mundo es Eurovegas. ¿Sabe algo de lo que tiene planeado el Ministerio, si se podrá fumar en las instalaciones del señor Adelson?

–Eurovegas es el proyecto de inversión más importante que se puede producir en Europa en los próximos años, que trasciende la Comunidad de Madrid e incluso España, y por eso es muy importante que todos empujemos. Supone una inversión de más de 17.000 millones de euros, puede generar 250.000 puestos de trabajo y dinamizar muchos sectores de la actividad económica. Es un proyecto que piensa atraer 11 millones de turistas adicionales a los que ya tenemos cuando esté a pleno rendimiento y, por lo tanto, el Gobierno trabaja para favorecer que se pueda hacer. Lo que pedimos es que la creación de un marco legal que nos permita llevar adelante ese proyecto se haga cuanto antes y estoy convencido, y además me consta, que el Gobierno está trabajando de manera intensa en ello. Lo que espero es que se resuelva cuanto antes para que podamos poner en marcha este concurso y que acabe siendo una realidad. Estamos muy necesitados de grandes inversiones y de grandes oportunidades que además permitan a nuestro país salir de la crisis, generar empleo, generar riqueza y oportunidades de futuro.

–¿Cuándo ha sido la última vez que ha hablado con el señor Adelson?

–Personalmente, hace algunos meses, pero nosotros hemos seguido manteniendo conversaciones con los responsables de la empresa.

–¿Eurovegas recuperará turistas?

–El turismo para Madrid primero es una prioridad y de hecho los datos han sido siempre crecientes hasta finales del año pasado, cuando se produjo el conflicto interno de Iberia. Una de las actuaciones que hemos hecho con Aena es tratar de recuperar aerolíneas de bajo coste, fundamentales para tener una oferta competitiva. Los ciudadanos saben que tienen la oportunidad de viajar a unos precios mucho más baratos y no están dispuestos a pagar precios desorbitados por ir a París o a Londres o a Roma o a las capitales nórdicas. Estamos trabajando con todos los agentes turísticos para crear una estructura que nos permita elaborar un producto turístico que tenemos. Madrid es muy atractiva desde el punto de vista cultural, económico y de negocios, gastronómico, del ocio, del comercio y de las compras. Tenemos que competir con las grandes ciudades del mundo, ya lo hacíamos y lo tenemos que seguir haciendo. Y lo que vamos a hacer es un proyecto especial con una serie de medidas que presentaremos en los próximos meses para conseguir impulsar el tema del turismo y creo que lo vamos a conseguir.

–Por último, ¿cree que debería tocarse la Constitución para adaptarla a la nueva situación del Rey?

–No soy ningún ortodoxo radical en que no se toque la Constitución, en que no se desarrollen las previsiones constitucionales, todo lo contrario. Pero no creo que esto sea una necesidad absolutamente indispensable para atender a las necesidades institucionales que tiene nuestro país como consecuencia de que el Rey se tenga que someter a una operación. Tenemos la suerte de tener un Príncipe de Asturias que tiene la formación la cualificación más que acreditada para representar dignamente a nuestro país y para cumplir las funciones institucionales.