Ignacio Prendes será el número 2 de Ciudadanos en Asturias

Ignacio Prendes, tras su expulsión de UPyD.
Ignacio Prendes, tras su expulsión de UPyD.

Ciudadanos concurrirá junto a los expulsados de UPyD en las elecciones autonómicas y municipales en Asturias con una candidatura a la Presidencia del Principado, liderada por el militante de esta formación Nicanor García en la que el exdiputado magenta Ignacio Prendes ocupará el número dos.

Ciudadanos concurrirá junto a los expulsados de UPyD en las elecciones autonómicas y municipales en Asturias con una candidatura a la Presidencia del Principado, liderada por el militante de esta formación Nicanor García en la que el exdiputado magenta Ignacio Prendes ocupará el número dos.

Esta decisión se ha adoptado durante una asamblea celebrada hoy por esta formación en la que la propuesta de candidatura única con la Plataforma Encuentro, integrada por expulsados de UPyD, ha salido adelante con el voto a favor de 37 militantes y en contra de 18.

El acuerdo contempla que en la candidatura autonómica el número cuatro lo ocupe también un dirigente que proceda de UPyD, mientras que tanto el cabeza de lista como los puestos tres y cinco corresponderán a Ciudadanos, que encabezará también las listas en las circunscripciones oriental y occidental.

La asamblea, a la que han asistido el secretario de organización de Ciudadanos, Fran Hervías, y el vicesecretario general de esta formación, José Manuel Villegas, había estado precedida de polémica al denunciar algunos militantes que se les había impedido participar tras mostrarse contrarios al acuerdo con los ex dirigentes de UPyD.

Ignacio Prendes fue expulsado el pasado 8 de abril de la formación magenta junto a su secretaria, María José Fernández Calvo. El que hasta ese momento era el candidato de UPyD por Asturias había propuesto a la asamblea de afiliados del partido la presentación de candidaturas conjuntas junto con Ciudadanos para las elecciones autonómicas y municipales que se celebran el próximo 24 de mayo. La propuesta recibió el apoyo de la mayoría de los afiliados, pero la dirección del partido decidió su expulsión.