Inés del Río será hoy libre

La terrorista Inés del Río (derecha) sembró el pánico en numerosos atentados en Madrid
La terrorista Inés del Río (derecha) sembró el pánico en numerosos atentados en Madrid

La Audiencia Nacional ordenará hoy la puesta en libertad de la etarra Inés del Río Prada. Todos los magistrados de la Sala Penal de la Audiencia Nacional han sido convocados por su presidente, Fernando Grande-Marlaska, para analizar la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Y todo hace indicar que el margen de maniobra es más bien escaso, por no decir nulo. La decisión de la Gran Sala, que tiene carácter vinculante –y contra la que no cabe recurso alguno– ha marcado el camino a seguir por los jueces españoles que le aplicaron la «doctrina Parot», es decir, la Audiencia Nacional: «Corresponde al Estado demandado –España– garantizar la puesta en libertad de la demandante –la terrorista Inés del Río– en el plazo más breve posible».

Esta orden de puesta en libertad, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes de la propia Audiencia, se producirá hoy mismo. «Estrasburgo nos lo ha puesto muy difícil para hacer lo contrario», se afirma no sin resignación, pero con la conciencia de que es lo único posible, desde la citada sede jurisdiccional: «No podemos hacer otra cosa. Estrasburgo ha sido clarísimo, no nos deja margen de maniobra». Por tanto, todo hace indicar que la citada etarra dormirá esta noche por última vez en prisión. Estrasburgo no deja margen de maniobra alguno, porque, por un lado, ordena su inmediata libertad y, en segundo lugar, porque reconoce que el tiempo que lleva en la cárcel desde julio de 2008 –la fecha inicialmente fijada para su excarcelación– un mes después de que se le aplicara la «doctrina Parot», ha sido una privación de libertad «no regular».

«Compramos tornillos de gran tamaño para matar a los guardias civiles»

El papel de Inés del Río era el de la preparación de las infraestructuras para que el «comando Madrid» cometiera atentados. Cuando fue detenida en Zaragoza (se dirigía a montar el «comando Andalucía») explicó a la Policía, con todo detalle, sus fechorías. Narró la llegada del «comando Madrid». «A las diez de la noche, se personaron en un bar de Alcobendas Juan Manuel Soares, Belén González Peñalba y José Ignacio de Juana Chaos portando unas bolsas. Nos trasladamos todos al piso de la calle Carranza. Observé que cada uno llevaba una pistola y había dos metralletas». Sobre el atentado en la Plaza de la República Dominicana (doce guardias civiles asesinados), señaló que «junto a Ignacio de Juana Chaos comenzamos a visitar a diferentes horas el acuartelamiento de la Guardia Civil de la calle Príncipe de Vergara, descubriendo que a las 7:30 horas salía de allí un convoy de la Guardia Civil (...) por lo que decidimos comprobar el recorrido del mismo y atentar con el mismo sistema de siempre (...) con un vehículo cargado con explosivos, para lo que Ignacio de Juana Chaos adquiere una furgoneta y seis ollas para el explosivo, además de cadenas y varillas roscadas como metralla. La furgoneta la preparamos todo el grupo en el garaje de la calle Sambara y atentamos en la plaza de la República Dominicana, haciéndolo explosionar al paso del autobús».

Sobre el atentado de calle Juan Bravo (cinco agentes de la Benemérita asesinados), reveló que «una vez comprobamos la información, compramos un Seat 124 que apalabré telefónicamente y adquirió Antonio Troitiño Arranz. Para la operación, Esteban Esteban Nieto y yo compramos tres ollas a presión de gran tamaño y tornillos de gran tamaño que servirían de metralla. Para preparar el vehículo con los explosivos participamos todos los integrantes del grupo en el garaje de la calle Sambara».