Investidura el 2. ¿Elecciones el 26 de junio?

Sánchez se juega su futuro en 15 días. Si no es investido presidente, Rajoy lo intentará sin apoyos, lo que abocará de nuevo a las urnas

La Razón
La RazónLa Razón

Sánchez se juega su futuro en 15 días. Si no es investido presidente, Rajoy lo intentará sin apoyos, lo que abocará de nuevo a las urnas

Pedro Sánchez sigue en velocidad de crucero desde que el Rey le encargó la investidura. Reuniones con partidos, sindicatos, empresarios, comunidad educativa, tercer sector, sanitarios, agricultores y un largo etcétera que le han permitido recuperar la iniciativa política que el PSOE perdió aquel aciago mes de mayo de 2010. Ahora le llega la hora de la verdad. 15 días que serán el ser o no ser del candidato socialista hasta que llegue el día 2, mejor dicho, hasta que llegue el día 5, fecha en la que podrá saborear las mieles del triunfo o tragarse las hieles de la derrota. Hasta entonces hay una serie de fechas a tener en cuenta.

Día 16. Empiezan en serio las negociaciones con Podemos. La formación morada sigue marcando sus líneas rojas: vicepresidencia y referéndum en Cataluña. Sin embargo, un pequeño detalle. Iglesias sigue anteponiendo como irrenunciable la consulta catalana, aunque está «dispuesto a escuchar» otras propuestas. El líder socialista se entrevista con ERC y Democracia y Libertad, los independentistas catalanes. Sánchez no quiere su apoyo «ni por activa ni por pasiva» y sólo les ofrecerá iniciar las conversaciones sobre las 24 propuestas que Mas le hizo a Rajoy antes de que se rompieran todos los puentes entre ambos mandatarios.

Del 17 al 22 de febrero. Se intensificarán las negociaciones con Izquierda Unida, PNV y Ciudadanos. Con la formación de Alberto Garzón el principio de acuerdo se está ultimando y será una baza a esgrimir –y presionar– en las negociaciones con Iglesias. Izquierda Unida ha puesto en sordina el referéndum catalán, al igual que los valencianos de Compromís.

Día 18. Cumbre de dirigentes socialistas europeos. Todavía Pedro Sánchez no ha confirmado su presencia por la apretada agenda. Sería una ocasión única para que el secretario general del PSOE informara a sus correligionarios europeos del proceso negociador. Con el que sí mantendrá un encuentro –todavía sin cerrar fecha– es con Mateo Renzi, el primer ministro italiano.

Del 22 al 25. Se intensificarán los contactos con los diferentes partidos para lograr la investidura tanto en votos a favor como en abstenciones. El día 25 se antoja el último día para que el PSOE pueda convocar una consulta entre sus bases. En estos días, Sánchez mantendrá contactos con los dirigentes territoriales del PSOE para informarles de los acuerdos. Para convencer a los más reticentes, cuenta con la comisión negociadora –Jordi Sevilla, Rodolfo Ares y José Enrique Serrano– que serán los encargados de embastar los acuerdos.

Días 27 y 28. Los militantes socialistas deben refrendar los acuerdos alcanzados. Como adelantó LA RAZÓN, este fin de semana se celebrará la consulta y se convocará inmediatamente después del Comité Federal. Los socialistas siempre convocan sus consultas en domingo, pero por razones de calendario la consulta puede fijarse para el día 27 y el Comité Federal el domingo 28.

Días 29 y 1 de marzo. Sánchez preparará con su equipo de colaboradores la sesión de investidura del día 2, el día D hora H para el secretario general pero también para el conjunto del partido socialista.

Día 2 y 3. Sesión de investidura y votación el día 3. Sánchez necesita una mayoría absoluta que no obtendrá, pero deberá salir airoso de su cuerpo a cuerpo con Rajoy, que aprovechará su oportunidad de debilitar a Sánchez y esperar que éste no consiga los apoyos suficientes.

Día 5. El día del todo o nada. Para ser presidente del Gobierno necesitará la mayoría simple. Dicho de otra manera, el apoyo de Ciudadanos y la abstención de Podemos, o la abstención de Ciudadanos y el apoyo de Podemos. Básicamente esto, aunque puede obtener apoyos de formaciones con menor peso específico como PNV, Izquierda Unida o Compromís.

Después del día 5. Si consigue la investidura, Sánchez formará gobierno. Si no la consigue, Rajoy puede asumir el reto de ser investido. Tiene pocas posibilidades, pero un gran objetivo: alcanzar la abstención de Ciudadanos para poder ir a unas nuevas elecciones con garantías. El líder del PP tratará de fijar.

3 de mayo. Se acaba el plazo. Si llegados a este día ningún candidato ha conseguido el apoyo del Parlamento, se convocarán automáticamente las elecciones. En ese caso, el PSOE levantará su calendario congresual –para revalidar o no el liderazgo de Pedro Sánchez– y convocará «como un resorte» un proceso de primarias para elegir al cabeza de cartel del PSOE a los nuevos comicios. No se espera que el actual líder socialista repitiera, después de dos meses de imposibilidad para hacerse con el Gobierno. Los socialistas cambiarían de aspirante y mirarían hacia Andalucía, aunque todos los barones tendrán una patata caliente.

8 de mayo. Si hay presidente del Gobierno, el PSOE elegirá a su secretario general en primarias abiertas entre la militancia. Si el presidente es Sánchez, también será la opción por la que opten las bases para dirigir el partido. Si el jefe del Ejecutivo no es el líder socialista, se espera que Sánchez tenga adversario en la consulta y que sea removido de su despacho en Ferraz.

20, 21 y 22 de mayo. El PSOE celebrará su Congreso ordinario en el que refrendará la decisión tomada por las bases para dirigir el partido en los próximos años.

Día 26 de junio. Fecha de las elecciones. Si se llega a este límite, la incógnita será quiénes serán los candidatos de los grandes partidos. Alguno de los actuales se puede quedar en la cuneta y empezar sus vacaciones de verano antes de tiempo.