Isabel Bonig: «Hay que pedir perdón por la corrupción»

Isabel Bonig / Presidenta del PP valenciano. «Hay que ser contundente contra la corrupción»

«El PP no debe refundarse. Ha de conservar la esencia, recobrar su alma y desterrar lo malo»
«El PP no debe refundarse. Ha de conservar la esencia, recobrar su alma y desterrar lo malo»

Entrevista a Isabel Bonig, presidenta del PP valenciano. Dice que será «implacable» si hay nuevos cargos del PP imputados

-Con tan sólo medio año como presidenta del partido ha tenido que hacer frente a una de las mayores crisis de los últimos años y en un momento especialmente delicado. ¿Cómo afronta esta situación?

-Desde la serenidad absoluta, pero también desde la indignación y el bochorno, tal y como hemos dicho. Hay determinadas grabaciones, actitudes e imágenes que no nos gustan y que nos avergüenzan. Al mismo tiempo afrontamos esta situación con ilusión, dando la cara por un montón de militantes, simpatizantes y cargos públicos que creen en este partido y trabajan por él todos los días.

-¿Cómo ha sido la relación con la dirección nacional?

-Muy buena. Desde el primer momento hemos tenido una relación fluida tanto la secretaria general, Eva Ortiz, como yo y en permanente contacto para ver cómo iban los acontecimientos e ir trasladando ciertas ideas y medidas que íbamos a tomar. Se acordó que era bueno que saliésemos a dar explicaciones

-¿También estrategias?

-También. Queríamos dar la cara y la dirección nacional lo veía bien porque debe ser así. Por muy difíciles y complicadas que sean las cosas, hay que salir, explicarlas y dar la cara.

-Cuando se levante el secreto de sumario a buen seguro volverá a cundir la sensación de bochorno. ¿Qué puede decir a sus votantes?

-Es difícil decirles algo con lo que hemos conocido ahora y con lo que ya sabemos... Hay que pedirles perdón, reconocer el mérito y la capacidad que tienen nuestros votantes y militantes y decirles que vamos a ser muy contundentes. Todo el que haya hecho algo lo pagará y continuaremos adelante por todos ellos.

-¿Y a los valencianos en general? Inevitablemente estos casos unen el nombre de la Comunitat Valenciana con la corrupción.

- Sentimos rabia por todos estos casos, indignación y asumimos el compromiso de que no va a volver a pasar. Vamos a poner todos los medios para ser contundentes y para actuar. También hay que trasmitirles algo de esperanza. Venimos de una época, no sólo en la Comunitat, se han producido estas situaciones en muchos partidos. Incluso los nuevos están bajo sospecha. Podemos está siendo investigado por una presunta financiación de Irán y Venezuela y eso no es culpa del PP. Las cosas han cambiado y hay que ser muy contundentes. Aprenderemos de los errores cometidos. Pero también se han hecho cosas buenas y no sería bueno tirarlas por la borda por unos pocos que han manchado el nombre del PP y de la Comunitat Valenciana.

-Se apunta la posibilidad de que se haya producido una financiación ilegal del partido. ¿Puede afirmar que en el PPCV y en la provincia de Valencia las cuentas están claras?

-Lo que conozco de las cuentas a nivel regional le aseguro que sí. Hay otra pieza de financiación ilegal de otras campañas que está sustanciándose en un proceso y los jueces determinarán. Por nuestra parte, están absolutamente claras. Están auditadas por el tribunal de cuentas y a disposición de cualquier persona. En cualquier caso, si se demuestra que alguien ha cometido algún delito, que el peso de la ley caiga sobre él. Del mismo modo que hay que respetar la inocencia del que así lo declaren.

-¿Qué ha fallado para que se haya llegado a esta situación? ¿No cree que se ha tardado demasiado tiempo en reaccionar?

-Lo que ha fallado en otros muchos casos de corrupción en partidos e instituciones. Habrá que ser mucho más exigente en la selección de personal, en la responsabilidad y ser más contundente cuando aparezca un indicio. También es muy peligroso acusar a la gente y destrozarle la vida. Pagan justos por pecadores. Es muy importante que los órganos de control en las administraciones y en las empresas funcionen. La corrupción existe desde que el mundo es mundo. Hay que estar muy atento y que esos controles sean efectivos. Lo serán si se hace con gente con experiencia y gente profesional.

-Usted ha propuesto nuevas medidas para luchar contra la corrupción. ¿Le faltan herramientas al PP?

-Creemos que con pedir perdón no es suficiente. Por eso, desde el PPCV hemos hecho nuevas propuestas. Había que dar un paso más. Llevaremos al próximo Congreso nacional y vamos a empezar a trabajar en la Comunitat para que el Comité de Derechos y Garantías tenga competencias de control interno. Ahora únicamente es competente para instruir expedientes disciplinarios. Ahora, las denuncias que puedan llegar se estudiarán. De todos modos, el PP desde el Gobierno ha hecho muchas reformas a nivel legislativo importantes para frenar la corrupción. Otra de las medidas anunciadas es la de demandar a todos aquellos condenados por sentencia judicial firme por delitos de corrupción. Si un juez determina que son culpables tienen una pena y una responsabilidad civil para que devuelvan el dinero que se han llevado. El Gobierno ya ha creado esa oficina para recuperar todo lo robado, pero el partido también puede ejercitar esta acción civil para exigirles un resarcimiento económico por los daños y perjuicios causados. Al final han utilizado al PP y la confianza de los militantes para beneficio propio. Es un paso adelante que da el partido y es inédito.

-¿Qué se hará con el dinero que se espera obtener de las demandas?

-Irá a proyectos sociales o educativos. Es una buena forma de revertir a la sociedad el daño.

-¿Ya se plantean demandar a alguna persona?

-El primero será el ex conseller Rafael Blasco porque está condenado por sentencia firme y aún entra dentro del plazo legal para ejercer esta acción. Esta decisión está consensuada con los tres presidentes provinciales.

-¿Estas medidas indican un cambio en la conducción del partido o es coyuntural por las negociaciones en Madrid?

-Es un cambio de futuro, viene para quedarse dentro de la regeneración, el cambio y la nueva forma de hacer política del PP. Es una hoja de ruta inaplazable. No hay marcha atrás. Los ciudadanos demandan organizaciones cada vez más comprometidas y profesionales, aunque en política existe un componente importante de vocación, y en eso vamos a implicarnos. No es una medida de eslogan. Es el momento para que todos los militantes vean que el partido quiere apostar por la regeneración y atajar todo atisbo de corrupción.

-¿Qué perfil deben cumplir los integrantes de este comité?

-Mi idea es que sea una persona que no tenga ni cargo orgánico ni público. Puede ser un militante, un simpatizante o un independiente con buena preparación. Estas dos condiciones dan más garantías.

-¿Qué opinión le merece que se mezcle la situación de Valencia con los pactos nacionales?

-Se está haciendo intencionadamente por parte de algunos grupos políticos. No me gustaría que se utilizase este instrumento como arma arrojadiza. Hay un nuevo partido, como es Podemos, que está siendo investigado por financiación ilegal, tenemos a Ciudadanos que ha pactado en Andalucía con el PSOE, que está gravemente afectado por casos de corrupción. Hay que anteponer los intereses generales. Estos casos llevan investigándose desde hace tiempo y demuestran que en España no hay impunidad, que la Justicia actúa. La gobernabilidad de España requiere generosidad y altura de miras. La reacción del PP hay que valorarla porque ha sido inmediata y contundente.

-Ustedes hacen ahora nuevas propuestas, ha hecho referencia a que también se han hecho cambios en el ámbito nacional. ¿Son necesarios muchos más?

-Habrá más, también relacionados con la participación. El PP tiene ya una estructura consolidada, unos Estatutos que han funcionado y que han incorporado demandas de la sociedad.

-En este momento, ¿vale más pasarse por exceso que ser prudentes?

-Hay que ser prudentes, pero ante determinados hechos sólo cabe la contundencia. La gente lo espera. La corrupción nos ha hecho mucho daño, nos ha pasado factura.

-La expulsión es la máxima sanción. No obstante, el acta de los cargos electos sigue siendo suya hasta que no sean inhabilitados. ¿Cree necesaria una modificación legal para evitarlo?

-En determinados supuestos sí que se podría legislar... Esta medida tiene como objetivo que el político sea independiente, pero en un sistema de listas cerradas tampoco tiene demasiado sentido. Es posible analizar que en determinados supuestos ese acta pudiese ser retirada por el daño que puede causar al ejercicio noble de la política, a los partidos y a los ciudadanos que representan. Debería ser una reforma legal en profundidad y con acuerdo de los grandes partidos, tal y como intentó el PP con el gran Pacto Anticorrupción.

-El PP debe afrontar un congreso este año. Hay quien habla de la necesidad de refundar el partido.

-Se habla muchas veces de refundar. Un partido, como una institución o municipio, tiene una larga historia. Lo bueno es conservar la esencia, recobrar el alma del PP, cambiar y desterrar lo malo y mejorar lo mejorable. Sí que hay que abordar una reforma importante, no sólo de caras, sino de discurso, de modelo, de defender nuestras ideas y principios sin complejos. Eso es una tarea apasionante que tenemos por delante y que hay que hacerla entre todos.

-Hay informaciones que apuntan a Rita Barberá y a Gerardo Camps. ¿Cree en su inocencia?

-Mientras no se demuestre lo contrario, la presunción de inocencia existe para todos los ciudadanos. Lo he dicho por activa y por pasiva, lo dijo también el presidente Mariano Rajoy. No están ni investigados, que sepamos, ni han sido citados. Hay que ser prudente con todos estos juicios que se hacen.

-¿Qué pasará si son investigados en la «Operación Taula»?

-Rajoy ya dijo que no harán excepciones, pero no me gustaría que nos adelantásemos porque parece que estemos todos esperando a que se produzca ese momento. Hay que respetar los tiempos y la presunción de inocencia.

El perfil

Reflotar el partido y reforzar el control interno

No dará ni un paso atrás para desligar las siglas del PP de la corrupción. Abochornada y con mucha rabia anuncia medidas para reflotar el partido. Reforzará los controles internos y exigirá en los tribunales daños y perjuicios a los que ya están condenados. Con tan sólo medio año al frente del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, se enfrenta ahora a una de sus mayores crisis.