Israel no advirtió de que iba a atacar la zona donde falleció el cabo español

Torre en la que se encontraba el soldado español
Torre en la que se encontraba el soldado español

El Ejército israelí no advirtió a la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (FINUL) de que atacaría la zona de Ghayar, en el sur del Líbano, donde se ubica el puesto en el que se encontraba el cabo español fallecido ayer, Francisco Javier Soria, declaró hoy una fuente de un país miembro de la FINUL.

El Ejército israelí no advirtió a la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (FINUL) de que atacaría la zona de Ghayar, en el sur del Líbano, donde se ubica el puesto en el que se encontraba el cabo español fallecido ayer, Francisco Javier Soria, declaró hoy a Efe una fuente de un país miembro de la FINUL. Según la fuente, el ataque del ejército israelí, que costó la vida al casco azul español, de 36 años, tuvo lugar 20 minutos después de que Tel Aviv amenazara con responder a un ataque previo perpetrado por el grupo chíí libanés Hizbulá contra una patrulla militar de Israel.

Un total de 120 obuses de mortero israelíes impactaron en el sur del país, de los cuales 20 cayeron en la zona de Ghayar, localidad dividida entre el Líbano e Israel y donde se despliegan efectivos españoles y de otras nacionalidades.

Uno de los obuses impactó en la torre en la que hacía guardia Soria y que, según la fuente, que pidió no ser identificada, podría haber sido evacuada de haber recibido un aviso de Israel.

Cuando los equipos médicos llegaron al lugar no pudieron hacer nada por salvarle la vida, agregó.

Asimismo, subrayó que las investigaciones aclararán lo sucedido y podrán dilucidar, entre otras cosas, por qué los militares israelíes no advirtieron sobre la necesidad de evacuar la torre en la que se encontraba el casco azul español, cuyo cadáver ha sido repatriado hoy a España.

El bombardeo israelí se produjo en respuesta a una emboscada lanzada por hombres armados de Hizbulá en las Granjas de Chebaa, bajo ocupación de Israel, en la que murieron dos militares israelíes de 20 y 25 años y otros siete resultaron heridos.

El ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, dijo ayer a la prensa que las autoridades israelíes le trasladaron sus condolencias y disculpas por lo sucedido, e informó de que ha pedido a la ONU una investigación sobre esta muerte.

El cabo Soria pertenecía a la Brigada de Infantería Mecanizada (Brimz) «Guzmán el Bueno» X, que llegó al Líbano el pasado noviembre para dar el relevo a la Brigada Libre Hidalgo XXI.

Su misión, junto a otros cascos azules de varios países es apoyar a las Fuerzas Armadas libanesas para garantizar la estabilidad y seguridad en la zona sur e impedir la reanudación de las hostilidades entre Israel y el Líbano, así como el tráfico de armas.

Las tropas españolas se desplegaron al sur del río Lítani en 2006, año en que España inició su contribución a la operación de los cascos azules de la FINUL en el Líbano.