IU no presentó sus finanzas al Tribunal de Cuentas en 2007

El último informe de fiscalización de partidos políticos refleja la irregularidad

Las cuentas de la coalición que lidera Cayo Lara atraviesan un momento delicado
Las cuentas de la coalición que lidera Cayo Lara atraviesan un momento delicado

MADRID- En último informe de fiscalización de partidos políticos hecho público, el Tribunal de Cuentas denuncia que, en relación a Izquierda Unida, «la falta de presentación de los estados financieros de parte de las organizaciones territoriales federadas, lo que contraviene la ley de financiación de partidos, supone una importante limitación al alcance de la fiscalización de la actividad económico-financiera correspondiente al ejercicio 2007». En él, detalla que las federaciones de Cantabria, Galicia, Castilla y León y La Rioja ni siquiera presentaron sus cuentas de 2007 y que otras doce –de un total de 18– las remitieron fuera de plazo.

Pero hay más. En el mismo documento, el órgano fiscalizador advierte de que la formación, entonces liderada por Gaspar Llamazares, tampoco le entregó «estados consolidados entre las diferentes federaciones y la Ejecutiva Federal», una circunstancia que, según señala, también supone un incumplimiento de la ley de financiación de partidos. Además, alerta de que los estados rendidos tampoco incluyen «la actividad de la organización territorial municipal», ni la de varios de los grupos de IU en las cámaras autonómicas en las que tiene representación.

Así las cosas, IU parece haber tomado nota de los reproches que durante años le ha formulado el Tribunal de Cuentas, ya que está preparando unas cuentas consolidadas que incluyan datos de todas las federaciones. De hecho, el viernes se celebró una reunión técnica de finanzas para «conformar el presupuesto consolidado de IU Federal», según señala a LA RAZÓN el responsable de las cuentas de IU Comunidad de Madrid, Gerardo del Val.

La formación ha decidido presentar unas cuentas únicas después de años en los que la estructura federal facilitaba sus datos al Tribunal de Cuentas y algunas de las federaciones que conforman IU lo hacían por separado. Otras, ni siquiera los entregaban.

Las citadas denuncias se conocen en un momento delicado para las cuentas de la coalición, que se tomó un respiro el viernes cuando la segunda subasta pública de sus sedes –en Alcorcón, Arganda, Getafe y Velilla de San Antonio– quedó desierta. Los locales fueron embargados el pasado mes de marzo por los casi 1,2 millones que IU adeuda a Hacienda en la Comunidad de Madrid. Ahora, la federación regional tiene de plazo hasta el 13 de septiembre para reunir 300.000 euros y, de esa forma, parar los embargos y poder plantear nuevos escenarios con Hacienda.