Lara, forzado a retirar el ultimátum para formar grupo propio con los diputados IU en Podemos

El partido está en una mala situación económica tras los malos resultados en las pasadas elecciones del 20D

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, hoy durante su intervención en el Consejo Político Federal.
El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, hoy durante su intervención en el Consejo Político Federal.

El Consejo Político de IU ha forzado al coordinador federal, Cayo Lara, a retirar de su informe el ultimátum que ha dado a los tres diputados que están en las confluencias de Podemos para formar un grupo propio con los dos escaños que tienen en el Mixto y evitar así un duro ajuste de plantilla.

El Consejo Político de IU ha forzado al coordinador federal, Cayo Lara, a retirar de su informe el ultimátum que ha dado a los tres diputados que están en las confluencias de Podemos para formar un grupo propio con los dos escaños que tienen en el Mixto y evitar así un duro ajuste de plantilla.

Toda la parte de su intervención en la que urgía a los tres diputados de la candidatura En Marea y En Comú Podem ha sido sustituida por una petición a las organizaciones gallega y catalana para que "agoten"todas las posibilidades que permitan lograr grupo propio "hasta el último momento".

Tras la supresión de estos párrafos que Lara ha leído en abierto, el documento del coordinador federal ha salido adelante con 62 votos a favor, siete en contra y nueve abstenciones.

Cayo Lara había lanzado este envite en su intervención ante el Consejo Político Federal de IU como última oportunidad para evitar que los dos diputados de IU se queden en el Grupo Mixto durante toda la legislatura y lograr así además un alivio económico para la organización, en asfixia económica tras los malos resultados obtenidos en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.

La candidatura de IU-Unidad Popular consiguió dos diputados el 20D. Pero además, hay otros tres parlamentarios que pertenecen a las siglas de IU pero que se presentaron en candidaturas de convergencia junto a Podemos en Cataluña y Galicia y que se han sumado al grupo parlamentario de Pablo Iglesias. Se trata de la 'número dos' por La Coruña, Yolanda Díaz, el número siete por Barcelona, Joan Mena, y el uno por Tarragona, Félix Alonso. Tanto Díaz como Mena forman parte del CPF, pero ninguno de los dos ha acudido a la reunión de este sábado.

Los tres han mostrado en numerosas ocasiones su apuesta por no romper los acuerdos electorales de En Comú y En Marea y justificaron que se sumaban al grupo de Podemos para seguir manteniendo una estrategia parlamentaria conjunta. Sin embargo, Cayo Lara les ha emplazado directamente este sábado a que reconsideren su decisión, dejen el grupo de Podemos y presten su firma para poder formar grupo propio.

Compromiso de PSOE y C's

Esta oferta llega después de una semana de "intensas conversaciones"de la que han obtenido el compromiso de Ciudadanos y PSOE de votar a favor de esta opción en la Mesa del Congreso. De hecho, el portavoz parlamentario del partido naranja, Juan Carlos Girauta, hizo pública la oferta hace más de una semana. Para que fuera sometido a debate en la reunión de la Mesa del próximo martes, el escrito con la propuesta tendría que ser registrado antes de las 14.00 horas de este sábado.

"Necesitamos un grupo parlamentario como el agua de mayo", ha pedido Cayo Lara, quien ha recordado la delicada situación económica que supone para la coalición quedarse sin grupo propio, que implicaría un duro plan de ajuste que incluye el despido de trabajadores. "Hay que ser conscientes que, sin el grupo parlamentario, el plan de viabilidad se endurece de forma considerable y afectará al conjunto de las federaciones", ha avisado.

Cayo Lara ha lanzado esta propuesta después de enumerar las numerosas fórmulas intentadas antes por IU para tener grupo y que no salieron adelante. El primer intento frustrado fue el de formar grupo con ERC y EH Bildu, una opción rechazada por PP y Ciudadanos en la Mesa de la Cámara por considerar que se trataba de un "fraude de ley"por el cual sólo querían cobrar las subvenciones.

Viabilidad económica en el aire

Entre las numerosas ventajas económicas que representa tener grupo parlamentario propio se encuentra la opción de cobrar las subvenciones por el denominado 'mailing' electoral. Esto supone que, quedándose en el Grupo Mixto, IU no tendría acceso a alrededor de dos millones de euros invertidos en este concepto durante la campaña electoral.

Tampoco fue posible sumarse a la candidatura de Compromís-Podem, de lo que acusan directamente a Podemos y otro intentó pasó por unirse a los cuatro diputados de Compromís que, pese a haberse presentado en coalición con Podemos el 20D, decidieron no integrarse en su grupo parlamentario. Sin embargo, esta opción tampoco salió adelante y los parlamentarios valencianos optaron por quedarse en el Grupo Mixto.

"En resumen, no tenemos grupo parlamentario por la oposición de Podemos y la posterior negativa de Compromís. No tenemos grupo técnico con ERC por el rechazo del PP y Ciudadanos en la Mesa", ha resumido el coordinador federal de IU.

Fractura interna

Por ello ha insistido en la importancia de aprovechar esta última oportunidad que se abre y que, sin embargo, podría suponer una fractura interna en la organización, dada la previsible negativa de los tres diputados de confluencia.

Tampoco está claro si Alberto Garzón apoya recurrir a esta vía y ha dicho que expresará su opinión en la parte de debate interno del Consejo Político Federal, cerrada a los medios de comunicación. Sin embargo, sí que ha garantizado que trabajará desde el Grupo Mixto para "no fallar"a sus votantes.