Jordi Pujol Jr., el preso «independiente» de Soto del Real

Está solo en una celda y no participa de la limpieza del módulo. No se relaciona apenas con los otros reclusos y pasa buena parte del tiempo en el gimnasio.

Jordi Pujol Ferrusola, al salir de la Audiencia Nacional
Jordi Pujol Ferrusola, al salir de la Audiencia Nacional

Está solo en una celda y no participa de la limpieza del módulo. No se relaciona apenas con los otros reclusos y pasa buena parte del tiempo en el gimnasio.

Jordi Pujol Ferrusola se encuentra de nuevo desde el viernes en la prisión madrileña de Soto del Real, en concreto en una celda individual del módulo 4, según han informado a LA RAZÓN fuentes penitenciarias. Como su estancia en el centro fue interrumpida por su traslado a Barcelona –para estar presente en una serie de registros ordenados por el juez de la Audiencia Nacional José de La Mata–, hasta ahora no se puede establecer una opinión sobre su forma de proceder dentro de la cárcel.

Por el momento no se ha relacionado con otros reclusos en especial, aunque tampoco rehúye el contacto habitual en los lugares comunes, como el comedor, al que acude en tres ocasiones; el gimnasio y la sala de televisión y lectura del centro de reclusión.

Entre las obligaciones que tiene el primogénito de los Pujol está la de adecentar su celda todos los días, pero no participa en la limpieza general del módulo, de la que se ocupan otros internos. Dispone de 100 euros para gastar cada semana en el economato y se da por supuesto que, si no lo ha hecho ya, solicitará disponer de una televisión en su celda.

Se trata, según las citadas fuentes, de un recluso que no ha dado ningún problema ni al que se le ha aplicado el Protocolo de Prevención de Suicidios (PPS), ya que se trata de una persona que aparenta un absoluto control de sí mismo.

El módulo 4 es uno de los utilizados por los presos nada más pasar por el de ingresos. Sus instalaciones permiten que los internos desarrollen en su interior todas las actividades de la vida ordinaria: talleres, escuela, dormitorios, comedor, etcétera.

Antes de volver desde Barcelona a Soto del Real, Jordi Pujol fue ingresado en la prisión de Zuera, en Zaragoza, en el módulo de tránsitos. Como es preceptivo, fue sometido al correspondiente examen médico, aunque no pudo mantener contacto con otros reclusos. Llegó de madrugada y permaneció en su celda, salvo las salidas para las comidas, hasta que fue trasladado de nuevo a Soto del Real.

Durante el pasado fin de semana tenía derecho a recibir visitas, pero las fuentes no pudieron concretar si había acudido alguien a verle.

Jordi Pujol Ferrusola ingresó en prisión el pasado martes por orden del juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, quien le acusa de intentar ocultar los fondos del clan familiar desde que empezó a ser investigado en el año 2012.

El magistrado acordó las entradas y registros a la familia Pujol en sus viviendas de Barcelona y su segunda residencia en Queralbs (Gerona), al no parecerle convincentes las explicaciones que el primogénito le dio en su declaración por los movimientos financieros y operaciones crediticias con las que el magistrado cree que trató de mantener el patrimonio del clan familiar fuera del alcance de la Justicia.

El primogénito de los Pujol, que ingresó en Soto del Real, declaró durante más de cuatro horas ante De la Mata. Posteriormente, Pujol Ferrusola viajó de madrugada por carretera hasta Barcelona y estuvo presente en el registro de la casa de sus padres en la ronda General Mitre de la Ciudad Condal. La Policía Nacional le trasladó la tarde de ese miércoles a la comisaría barcelonesa de la Verneda tras finalizar un registro en su piso en la calle Ganduxer.

Tras los registros, estaba previsto que fuera trasladado a una prisión catalana por orden del magistrado De la Mata, concretamente al centro Brians 1 de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), pero una decisión de última hora ordenó llevarle a Zaragoza. José de la Mata había autorizado que el primogénito pernoctara en una cárcel catalana por «cuestiones humanitarias», según fuentes jurídicas, pero «Júnior» pasó finalmente dos noches en la prisión de Zuera, desde la que fue trasladado al centro penitenciario madrileño de Soto del Real, en el que ingresó a primera hora de la tarde del viernes.

El magistrado considera que «Júnior» mantenía varios entramados societarios «diseñados con la específica finalidad de blanquear capitales fuera de España y repatriarlos, así como la de distintos testaferros y/o fiduciarios en otros países» como México, Andorra, Estados Unidos, Paraguay, Argentina o Panamá.

Le acusa de los presuntos delitos de blanqueo de capitales, fraude fiscal, falsedad documental y organización criminal. José de la Mata sospecha también que el primogénito de los Pujol involucró a miembros de su familia en estas actividades ilícitas.