La candidata de La Rioja, la que menos gana de una lista que abre Gabilondo

Un impuesto a los ricos. Esta es una de las medidas estrella del programa que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, anunció en clave fiscal. El mensaje del partido de cara a las municipales y autonómicas va dirigido a las clases medias y trabajadoras, una categoría que parece no primar dentro del propio PSOE.

Los socialistas, en un nuevo ejercicio de transparencia, publicaron ayer una actualización de su portal, dedicado a tal efecto, en el que incluyen información de 569 cargos políticos y orgánicos del partido, desde su declaración de bienes, pasando por su currículum, agenda o datos de contacto. En él aparece recogida la información relativa a los candidatos que representarán al partido el próximo 24-M y se caracteriza por lo elevado de los salarios y lo abultado de sus cuentas corrientes.

A la cabeza de la retribución percibida se sitúa el candidato a presidir la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. Este «independiente» no puede vincular sus ingresos a la política y sus 85.155€euros al año provienen de su actividad universitaria, cursos y conferencias. A este elevado montante, el profesor suma 16.360 euros en concepto de publicaciones. Le sigue Guillermo Fernández Vara con un sueldo de 67.947 euros, aunque lo que resalta de la declaración de bienes del candidato extremeño son sus 550.000 euros en el banco, planes de pensiones y seguro de vida incluidos.

Emiliano García Page también es un experto ahorrador. A sus 54.045 euros de sueldo como senador –más 25.513 euros de dietas– suma 290.000 euros en fondos de pensión y 350.000 en un seguro de vida. El valenciano Ximo Puig también atesora un importante patrimonio en este sentido y mantiene 482.222 euros en concepto de seguro de vida y dedica 164.995 a acciones y 22.640 a un plan de pensiones.

Aunque el montante económico es lo más destacable de sus patrimonios, no hay que perder de vista tampoco las propiedades inmobiliarias de los candidatos. Luis Tudanca (Castilla y León) posee cinco pisos, Rosa Eva Díaz (Cantabria) tres viviendas y cinco bienes inmuebles y Javier Lambán (Aragón) dos casas y tres terrenos rústicos. El asturiano Javier Fernández reconoce cuatro viviendas y el extremeño Fernández Vara tres inmuebles.

Los candidatos más «humildes», según su declaración de bienes, serían la riojana Concepción Andreu que sólo cobra 7.596 euros como diputada, pues el resto de su retribución (29.966 euros) corresponde a su labor como enóloga, y el ceutí José Antonio Carracao, que percibe 21.030 euros como diputado autonómico y 22.400 euros por su condición de funcionario.

La excepción a este detallado ejercicio de transparencia es la diputada y candidata canaria Patricia Hernández, que no publica sus ingresos, sólo la posesión de dos viviendas y un vehículo.