La Fiscalía investiga los homenajes a dos etarras y un ex preso por «kale borroka»

Manifestación abertzale tras la muerte del etarra Jon Anza
Manifestación abertzale tras la muerte del etarra Jon Anza

La Fiscalía de la Audiencia Nacional investiga tres actos de bienvenida a dos etarras y un condenado por «kale borroka» por si pudieran constituir un delito de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas. Los tres los ha denunciado ante el departamento que dirige Javier Zaragoza el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo. El último, el pasado viernes, cuando Urquijo puso en conocimiento de la Fiscalía el recibimiento a Gaizka Gañan -excarcelado tras cumplir su condena a siete años de prisión por la quema de un autobús en Guecho en agosto de 2000- que tuvo lugar el pasado día 13 en Santurce (Vizcaya). Los otros dos homenajes tuvieron como protagonistas a los ex presos etarras Jesús Amantes, «Txirlas», y José Mari Arcocha en Bilbao y Santurce, respectivamente, los pasados días 28 y 27 de abril.

La Fiscalía ya ha incoado diligencias para investigar los hechos y ha solicitado informes a Policía, Guardia Civil y Ertzaintza para tratar de esclarecer si hubo comportamientos delictivos. Precisamente agentes de la Policía autonómica vasca irrumpieron en el acto de bienvenida a Gañan (que también fue condenado por insultar y amenazar a un ertzaina durante las fiestas de Portugalete en 2007) al constatar que se exhibía una pancarta que podía ser constitutiva de delito. Además de retirarla, la Ertzaintza identificó a unas 70 personas e incluso imputó a una de ellas por enfrentarse a los agentes. No obstante, en la denuncia remitida a la Audiencia Nacional por el delegado del Gobierno únicamente se señala a 16 de los participantes, según aseguraron fuentes jurídicas.

La presencia de los agentes provocó las críticas de la portavoz de EH Bildu en el Parlamento vasco, Laura Mintegui, quien responsabilizó a la Ertzaintza de «tensionar el clima político y crear problemas allí donde no los hay». «La actuación policial nos parece absolutamente denunciable», se quejó, «un exceso sin pies ni cabeza», por lo que reclamó la presencia de la consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, en el Parlamento de Vitoria.

Respecto a los recibimientos a «Txirlas» y Arcocha, el delegado del Gobierno en el País Vasco sostiene que «podrían constituir actos atentatorios de la dignidad de las víctimas de ETA». En el de Bilbao «se lanzaron cohetes y se colocaron pancartas y banderas a favor de los presos de la banda terrorista», denunció Urquijo. En esos dos actos los agentes también identificaron a un grupo de participantes.