La Guardia Civil y Marruecos evitan un salto de 200 inmigrantes en Melilla

Agentes de la Gendarmería marroquí y la Policía española han impedido esta madrugada la entrada a Melilla desde el monte Gurugú de unos 200 subsaharianos, según han informado a Efe fuentes policiales.

La Guardia Civil y la Gendarmería marroquí han evitado esta madrugada que unos 200 inmigrantes de origen subsahariano divididos en varios grupos entraran de forma clandestina a Melilla saltando la valla perimetral, ya que no llegaron a tocar la alambrada y se quedaron "lejos"de la frontera.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla han informado de que la Guardia Civil avistó a las cinco de esta madrugada a varios grupos de inmigrantes dirigiéndose a la zona próxima al paso fronterizo de Beni-Enzar, la misma donde hace justo una semana lo intentaron sin éxito otros 700 subsaharianos.

Tras ser avistados, la Guardia civil activó el protocolo anti-intrusión, reforzando su despliegue en la valla con más agentes del Módulo de Intervención Rápida (MIR) del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), así como con el helicóptero, que ha sobrevolado el perímetro para controlar el movimiento de los inmigrantes.

Asimismo, la Guardia Civil dio aviso a las fuerzas auxiliares marroquíes, como es habitual cada vez que hay un avistamiento de inmigrantes próximos a Melilla.

Gracias al despliegue de seguridad, los subsaharianos desistieron en su intento de entrar a la ciudad autónoma saltando la valla y se dispersaron por la zona marroquí sin llegar a tocar el perímetro fronterizo.

La zona donde se ha producido esta aproximación de inmigrantes es una de las que han registrado la mayoría de los últimos intentos de entrada a Melilla, a pesar de que hace nueve días el Ministerio del Interior empezó a instalar en ese tramo de la alambrada las mallas antitrepa anunciadas por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.