La lista de Mas se desangra tras el órdago secesionista del Parlament

Junts pel Sí pierde cuatro escaños y más de 194.000 votos en sólo cuatro semanas desde las autonómicas.

Junts pel Sí pierde cuatro escaños y más de 194.000 votos en sólo cuatro semanas desde las autonómicas.

Apenas cuatro semanas han pasado desde las elecciones autonómicas catalanas y la coalición independentista Junts pel Sí, en la que concurrieron Convergència y Esquerra, ya se ha dejado 4 escaños según el estudio de intención de voto elaborado por NC Report que publica hoy LA RAZÓN, es decir, uno por semana pasando de 62 a 58 diputados. Es preciso resaltar que el trabajo de campo en el que se fundamenta la encuesta fue realizado entre el 26 y el 31 de octubre pasado y que ya se conocía la noticia de la declaración conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar un proceso de separación del resto de España en el que se hará caso omiso a las decisiones de los tribunales españoles, señaladamente el Tribunal Constitucional.

El descalabro de Junts pel Sí se ve correspondido con un ascenso paralelo de Ciudadanos, que en estas cuatro semanas ha subido cuatro escaños que, sumados a los 25 que logró el 27 de septiembre, suponen un total de 29 diputados. Si Junts pel Sí se deja según la encuesta casi 200.000 votos en apenas un mes, la formación liderada por Albert Rivera gana algo más de 87.000. En el campo constitucionalista del panorama político catalán tanto PSC como PP se mantienen en número de escaños (16 y 11 respectivamente) con ligeros descensos en el porcentaje de votos que no llegan al medio punto porcentual. Concretamente PSC se deja un 0,3% (apenas 10.000 votos) y el PP un 0,2% (algo más de 7.000 votos). Sin embargo, otra de las fuerzas contrarias a la separación de Cataluña del resto de España, Unió Democràtica de Cataluña, experimenta un significativo repunte de casi 20.000 votos que, de celebrarse hoy elecciones autonómicas, otorgarían al partido de Duran Lleida dos escaños en el Parlament. En total son por tanto 6 escaños los que sube el bloque constitucionalista segun el estudio de NC Report: 4 de Ciudadanos y 2 de Unió.

Otra de las formaciones políticas que ha perdido un importante sector de su electorado durante este primer mes tras la autonómicas es Cataluña Sí se Puede, la marca análoga a Barcelona en Comú con la que concurrieron Podemos, Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), y Equo. CSP pierde nada menos que 89.000 votos y tres escaños, pasando de 11 a 8. Demostrando una vez más que un movimento radical como el órdago independentista favorece a las formaciones políticas más extremistas, las CUP logran un escaño más hasta los 11 a pesar de subir poco más de 2.000 votos.

De esta manera el bloque independentista baja 3 escaños (cuatro de pierde Junts pel Sí y uno que gana la CUP) y el bloque constitucionalista gana, como queda dicho, 6 escaños (dos de Unió y 4 de Ciudadanos).

Es interesante comprobar cuales han sido los principales trasvases de votos que se han producido en estas cuatro semanas. El actual electorado de Ciudadanos está compuesto por un 83,9% de votantes de C’s del 27-S, a los que se les ha unido un 16,1% de votantes procedentes de otros partidos y coaliciones; destacando el 7,5% que capta de JxSÍ y el 4,2% que procede del PSC-PSOE. Es curioso también comprobar el montante de votantes de CSP a PSC. El 88,7% de los que hoy votarían al PSC ya lo hizó el 27-S. Incorpora 11,3 puntos porcentuales procedentes de CSP, que suponen el 9,2% del total del voto socialista hoy. Según el estudio de NC Report, el PP se ha beneficiado también de un nada despreciable trasvase desde Junts pel Sí, nada menos que un 5% de sus votantes actuales votaron a la coalición independentista el 27 de septiembre.

La CUP es tras la formación liderada por Albert Rivera, el partido con el mayor porcentaje de voto incorpora desde otras opciones. Si algo debería hacer pensar a Mas en cambiar de estrategia es ver cómo en tan corto período de tiempo transcurrido desde las elecciones autonómicas, el 10,6% de los actuales votantes de las CUP proceden del JxSí. El 3,5% procede de CSP y el 2,4% del PSC-PSOE.

El análisis por provincias también arroja interesantes conclusiones. El descalabro de Junts pel Sí se concentra en Barcelona, donde la coalición independentista perdería 3 de los 32 que logró en las autonómicas tan sólo en esta provincia, su gran bastión. Especialmente preocupante es el número de votos perdido en la gran metrópoli catalana, donde CDC y ERC, de celebrarse hoy elecciones, obtendrían 144.000 votos menos. En Gerona, quizá la provincia catalana donde el independentismo tiene más raigambre, JxSí se mantiene. Lo mismo pasa en Lérida, siendo Tarragona la provincia donde la coalición pierde su cuarto escaño.

El ascenso de Ciudadanos es, sin embargo, algo más tranversal y se reparte más homogéneamente en las cuatro provincias catalanas. En Barcelona Rivera se hace con dos diputados más en el Parlament pasando de 17 a 19. Los otros dos escaños se lograrían en Gerona y Tarragona. Los tres escaños que pierde Cataluña Sí se Puede se reparten en Barcelona (2) y Gerona (1). La sorpresiva entrada de Unió con dos escaños tiene su explicación en los resultados del estudio en Barcelona, donde se hicieron la mayoría de entrevistas. Es en esta provincia donde Duran Lleida aumenta 13.300 votos.

El estudio constó de 1.255 entrevistas telefónicas realizadas a catalanes y catalanas mayores de edad y residentes en 53 municipios distintos de toda la comunidad autónoma. 600 se realizaron en Barcelona, 250 en Tarragona, 205 en Gerona y 200 en Lérida. El trabajo de campo se realizó entre el 26 y el 31 de octubre, es decir, como ya quedó dicho, el grueso de las entrevistas se hizo cuando ya había saltado la noticia de la declarción de Juts pel Sí y la CUP donde se hablaba de la creación de un Estado catalán «independiente y con forma de República».