La mayoría quiere una legislatura larga y centrada en la economía

El 48% aprueba la abstención del PSOE y el 74,5% es contrario a las protestas de Podemos.

El 48% aprueba la abstención del PSOE y el 74,5% es contrario a las protestas de Podemos.

La mayor parte de los españoles se inclina por que Rajoy agote los cuatro años de legislatura hasta 2020 según una encuesta realizada tras la investidura para pulsar el estado de opinión sobre los principales retos que afrontará el nuevo Gobierno. Además, según las respuestas el sentir mayoritario es que el Ejecutivo deberá tener un marcado carácter técnico y centrarse principalmente en la economía.

Concretamente, fue un 48% de los participantes en el estudio el que se inclinó por una legislatura de cuatro años para relanzar la economía y dejar atrás definitivamente la crisis. Sin embargo, los que se mostraron partidarios de que Rajoy adelante elecciones sumaron un nada despreciable 40,5%, porcentaje en el que se incluyen sin duda la práctica totalidad del electorado de Podemos y los partidos nacionalistas. Los encuestados más mayores, en porcentajes que rodean el 55%, son favorables a que Rajoy permanezca en La Moncloa más tiempo, mientras que los segmentos de edad más jóvenes, concretamente entre los 18 y los 44 años, quieren que España entre cuanto antes en un nuevo ciclo electoral.

Más equilibradas fueron las respuestas cuando se preguntó a los encuestados no por sus preferencias sobre la duración de la legislatura, sino sobre su opinión de cómo será finalmente. Fueron mayoría los optimistas: un 44,5% piensa que será una legislatura larga, pero los que creen que volverá a haber elecciones pronto apenas son un punto y medio menos, concretamente el 43,5%. El comportamiento de los encuestados según su grupo de edad fue análogo al de la pregunta a la que hacíamos referencia anteriormente pero, en esta ocasión, la diferencia entre votantes jóvenes y mayores es mucho menos acentuada y se sitúa por debajo de los 15 puntos de diferencia frente a los más de 25 registrados cuando se preguntó a los encuestados sobre sus preferencias.

Los españoles valoran más a los ministros con un marcado perfil técnico. Un 46,5% de los encuestados cree que los miembros del nuevo Ejecutivo de Rajoy deberían ser expertos en sus respectivas áreas más que personas del mundo de la política. No quedó muy atrás el porcentaje de los que se inclina por expertos políticos con a veces décadas de experiencia en las instituciones –como el propio Rajoy–. Concretamente, fueron tres puntos y medio menos y se quedaron en el 43%.

También se preguntó a los participantes en el estudio sobre la línea general que debería seguir el Gobierno y, específicamente, si ésta deberá ser renovadora o continuista, tal y como pareció adelantar Rajoy en su segundo discurso de investidura el sábado. Más de la mitad de los encuestados (un 54% para ser exactos) se inclinó por un Ejecutivo renovador frente a los que quieren un gobierno continuista, que sumaron el 34,5%.

La respuesta mayoritaria cuando se preguntó sobre cuáles deben ser las principales reformas del nuevo Gobierno de Rajoy fue, como no podía ser de otra manera, la economía. Concretamente fue señalada por el 25,5% de los encuestados como el área más importante. El empleo fue la siguiente con un 24% de respuestas, lo que hace que éstas dos preocupaciones –íntimamente relacionadas– acumulen la preferencias de la mitad de los participantes en el estudio. A continuación aparecen las pensiones (22%), la protección social (21%), la fiscalidad (19,8%) y la Educación (19,5%). Significativamente sólo el 15,5% de los encuestados cree que el nuevo Ejecutivo debe efectuar reformas en cuanto a la organización territorial del Estado.

Tres cuartas partes de los españoles desaprueba a los que «recurren a las manifestaciones como medio para alcanzar los objetivos políticos que no han logrado con los votos» frente a sólo un 12,5% que piensa que este comportamiento es legítimo. El 29,5% cree que el PSOE lidera la oposición, tres puntos más de los que piensan que es Podemos. Finalmente, el 48% aprueba la abstención del PSOE frente a un 41% que no está de acuerdo con la decisión tomada por la gestora socialista ni con la dimisión de Pedro Sánchez.