MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
09:09
Actualizado

La mediación de Felipe VI

  • El Rey Felipe VI / Foto: Europa Press
    El Rey Felipe VI / Foto: Europa Press

Tiempo de lectura 2 min.

14 de septiembre de 2019. 09:28h

Comentada
Fernando Rayón 14/9/2019

Lo último del secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, es pedir a Felipe VI que «arbitre» y convenza a Pedro Sánchez de que gobierne con Podemos. Se han dicho muchas tonterías en los últimos meses, pero esta petición al Jefe de Estado del líder de UP supera todos los disparates.

Tenían un pase que Iglesias se hubiera descolgado ante el Monarca con un apoyo incondicional al presidente en funciones, Pedro Sánchez. Luego vendría si el Secretario General del Partido Socialista aceptaba o no sus votos gratis y se presentaba. Pero la propuesta de ayer no sólo va en contra de las competencias del Monarca sino que también sentaría un precedente intolerable en el que no va a caer Felipe VI.

«El jefe del Estado debería hacer entender a los candidatos que la coalición es la vía para la estabilidad y que España no se merece una repetición electoral», dijo ayer Pablo Iglesias en al rojo vivo de «La Sexta». Pues no. Más bien son los candidatos de los diferentes partidos políticos los que tienen que procurar la estabilidad y evitar nuevas elecciones generales que ya parecen inevitables para el 10 de noviembre. A veces estas cosas resultan difíciles de entender, porque también ayer mismo, el propio Iglesias explicaba que, en esa reunión con el Rey, le comunicará, no aquel apoyo incondicional con el que se especulaba, sino de nuevo la abstención de Unidas Podemos.

Imaginemos la escena: Iglesias va y le dice al Rey que se va a abstener y entonces el Rey debería decirle que de eso nada y que lo que tiene que hacer es formar un gobierno de coalición con Pedro Sánchez. De coña. Y es que el líder de Podemos ha terminado sucumbiendo a la estrategia torticera del presidente en funciones. Y ahora, por mucho que diga Iglesias que Sánchez quiere gobernar con Ciudadanos o con la abstención del Partido Popular –que podría ser–, ya se ha dado cuenta de que con él no quiere nada. Ni siquiera su apoyo a cambio de nada.

Pero la puesta en escena de Moncloa ha sido tan contradictoria que ya hasta les da igual lo que diga Iglesias. Solo quieren que se confirme el CIS. Pero esa es otra cuestión que habrá que ver. Sánchez no es Rajoy.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs