La oposición apremia a Rajoy para que acuda a la investidura

Esgrimen que la Constitución le obliga a presentarse una vez aceptado el encargo del Rey

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

Esgrimen que la Constitución le obliga a presentarse una vez aceptado el encargo del Rey..

El anuncio de Mariano Rajoy de que acepta el encargo del Rey para intentar formar gobierno, aunque sin confirmar si se presentará a la investidura si no consigue los apoyos necesarios, generó una ola de reacciones adversas entre los principales partidos de la oposición que, con la Constitución en la mano, exigieron al líder del PP que asumiera en su totalidad la propuesta del Monarca como candidato. Un escenario –el de que finalmente no acuda– que tanto el portavoz del PSOE como el de Ciudadanos reconocieron no contemplar. «El presidente se tendrá que presentar, le guste o no, tenga los votos o no, porque tendrá que acatar la Constitución», le espetaron desde el PSOE.

El artículo 99.2 de la Carta Magna exige que «el candidato propuesto (...) expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara». Esgrimiendo este postulado compareció el portavoz del PSOE, Antonio Hernando, que advirtió a Rajoy que no debe perpetrar una «espantada en diferido». Para los socialistas, el PP «no puede pretender un debate sin candidato, una vez que ha sido propuesto por el Rey» y expresaron que sería «inaceptable e irresponsable especular con la posibilidad de no presentarse». Más laxos se mostraron los de Ferraz en lo que a los plazos se refiere, si bien el propio Sánchez pidió una prórroga de un mes cuando recibió el encargo del Monarca en febrero. La «flexibilidad» que el PSOE solicitó entonces también se la concede ahora a Rajoy, aunque señalan que –en todo caso– la fecha debe fijarse. «La necesidad de convocar el pleno de investidura no es potestativa, la presidenta del Congreso tiene que hacerlo», dijo Hernando, rescatando el artículo 170 del reglamento de la Cámara.

En todo caso, al portavoz socialista le parece «inimaginable» que Rajoy no se presente y, por tanto, incumpla la Constitución. «Es irresponsable y de una gravedad constitucional elevadísima. El Sr. Rajoy debe rectificar», apuntó Hernando, al tiempo que afeaba la actitud del presidente en funciones por «sembrar dudas» sobre su asistencia a la investidura. Desde el PSOE se animó a Rajoy a que «empiece a trabajar intensamente» y aunque reconocieron que si les llaman acudirán, no van a negociar nada ni a prestar su apoyo.

Desde Ciudadanos tampoco tardaron en responder. El primero en pronunciarse fue su portavoz, Juan Carlos Girauta, quien, vía Twitter colgó el párrafo del artículo 99.2 con un comentario que decía: «Si ha aceptado el encargo, es preceptivo someterse al Congreso». Después, con un tono conciliador compareció el vicesecretario general de la formación, José Manuel Villegas, quien valoró como una «buena noticia» que Rajoy aceptara el ofrecimiento del Rey porque desde C’s «no contemplábamos otro escenario». Sí que confesó que en el partido se habían quedado «algo sorprendidos» por la fórmula en la que el líder del PP lo había explicado porque, según Villegas, parecía que era «una aceptación condicionada». Por ello, desde C’s «entendemos que eso no se puede y espero que en las próximas horas el candidato disipe las dudas que tenemos hoy y que se van a producir».

PSOE y Ciudadanos fueron los únicos partidos en comparecer para responder a Rajoy, mientras que desde Podemos se guardó silencio. Sólo a través de Twitter algunos de sus dirigentes como Pablo Iglesias o Íñigo Errejón mostraron su desconcierto por las formas de asumir el encargo del presidente en funciones. «Sólo Rajoy es capaz de decir que acepta presentarse pero que no lo hará hasta que pueda presentarse. Genio y figura», escribió el secretario general en su perfil de esta red social. Más crítico se mostró el líder de IU, Alberto Garzón: «Rajoy dice que sí pero no y que la Constitución (art. 99) está para incumplirla. Vamos, nada nuevo. Estilo PP».