Las empresas de Gao Ping tenían una «solvencia» de 180 millones

Gao Ping está en libertad provisional tras pagar 400.000 euros de fianza
Gao Ping está en libertad provisional tras pagar 400.000 euros de fianza

La Audiencia no sube la fianza al principal imputado en la trama china de blanqueo.

El entramado societario empresarial que había creado Gao Ping, considerado el principal responsable de la trama china dedicada al blanqueo de capitales, desarticulada en la conocida como «operación Emperador», había llegado a alcanzar un volumen de negocios que alcanzaban los 180 millones, aunque no se ha podido concretar si de euros o de dólares, y tenía como previsión inmediata, frustrada tras su detención, abrir una nueva sede de su empresa matriz en Qingtian que le generaría otros 100 millones de dólares anuales. Así lo pone de manifiesto la Audiencia Nacional en el auto donde confirma la fianza de 400.000 euros que impuso el magistrado Fernando Andreu a Gao Ping el pasado mes de junio, rechazando el recurso de la Fiscalía, que pretendía que se volviese a fijar en los 800.000 euros que acordó el juez en un principio.

El Ministerio Público recurrió esa decisión por la «posición jerárquica» que ocupaba Gao Ping dentro de toda esa trama, el «importante entramado empresarial» que dirigía, la «gran cantidad de dinero» que ha sacado fuera de España , principalmente a China, la expansión internacional que pensaba llevar a cabo de sus «negocios», la gravedad de los hechos imputado, así como el riesgo de fuga y destrucción de pruebas.

Así, la Fiscalía destacaba cómo Gao Ping adoptó «numerosas medidas para evitar la acción de la Justicia», tendentes a evitar que se descubriese la «verdadera contabilidad del entramado empresarial creado». Ese entramado societario, añadía el Ministerio Público al respecto, llegó a tener una «solvencia económica» de 135 millones, a lo que habría que añadir las tiendas minoristas, «llegando a una cantidad total de 180 millones», sin especificar si se trababa de euros o dólares. Además, las conversaciones telefónicas intervenidas pusieron de manifiesto la pretensión de la mencionada trama, presuntamente liderada por Gao Ping, de expansión internacional de sus negocios, más allá de España y China, «llegando a desarrollar actividades en otros países, como Italia, con un volumen mensual de facturación del negocio de sus sociedades en 1,3 millones de euros».

Por estos motivos, consideraba que la fianza de 800.000 euros era razonable para que Gao Ping accediese a la libertad provisional, y no los 400.000 euros impuestos finalmente por el instructor; y como medida que aminore el riesgo de fuga o destrucción de pruebas.

Sin embargo, la Sala rechaza esa pretensión y argumenta, para confirmar la fianza de 400.000 euros, que el imputado cumplió «rigurosamente» con todas las obligaciones que le fueron impuestas durante el tiempo en que permaneció en libertad provisional –unos cinco meses–, así como el arraigo social que tiene en España y el hecho de que todos sus bienes conocidos están embargados para garantizar las responsabilidades civiles que se le puedan imponer. Este último extremo es especialmente relevante, ya que «reduce considerablemente sus posibilidades económicas actuales»; y a ello hay que añadir el embargo de bienes y bloqueos de cuentas de su mujer y de sus cuñados.