Las reservas hoteleras caen en Cataluña por el 1-O

Las agencias de viajes alertan del descenso de turistas este fin de semana

Las agencias de viajes alertan del descenso de turistas este fin de semana.

El turista lo tiene claro: evitar destinos que se conviertan en zonas de conflicto. Tal como está el asunto ahora, Cataluña tiene todos los ingredientes para dejar de ser uno de los referentes turísticos en España, al menos el fin de semana del 1-O. Esta preocupación ha sido manifestada desde la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), ya que su presidente, Rafael Gallego, en declaraciones a LA RAZÓN ha apuntado que «nos han llegado informaciones que nos hacen sospechar que este fin de semana esta región no mantendrá la línea de recepción de turistas que viene registrando hasta el momento». Gallego explica que para el viajero nacional que reserva por su cuenta está claro que no entrará dentro de sus previsiones ir a Barcelona, pero «hasta que no pasen estos días no podremos cuantificar la pérdida en comparación con otros años».

Para el secretario general de la Mesa del Turismo, Germán Porras, «esto no es más que un reflejo natural del comportamiento del turista, que es evitar los conflictos en el destino». Esto se produce después de que las imágenes más populares en la actualidad de la Ciudad Condal, que circulan por todos lados, sean las de las protestas en la Consejería de Economía catalana, ante el Tribunal Superior de Justicia... Esto se une también a «la continua llamada a las movilizaciones, a tomar las calles...», subraya Gallego.

Lo cierto es que esta situación puede hacer perder a Cataluña el podio como destino principal de los turistas, que según datos del último boletín de Frontur, está en torno al 25% del total que recibe España, unos 11 millones; además, una comunidad que ha experimentado un crecimiento del 9,4% respecto al mismo periodo en 2016.

Hace un mes, fueron los atentados los que pudieron poner en peligro el destino, pero ahora los agentes turísticos piensan que va a pesar más el discurso pro referéndum. «Aunque se vio que los atentados no impactaron en el turismo de la ciudad, al final todo suma. Y si añadimos este factor, a la situación actual, de incertidumbre, al turista extranjero le provoca rechazo. Al final, lo que se le queda en su memoria es que ha habido un atentado y ahora hay protestas», apunta Porras.

El imaginario del viajero es poderoso y uno asocia el destino a «algo familiar y cómodo», manifiesta Porras, pero ahora lo que predomina son imágenes de coches de la Guardia Civil destrozados, de pintadas en sedes políticas y en negocios que no apoyan el referéndum. «Los extranjeros no tienen por qué conocer el trasfondo del asunto, pero, al final, lo que les llega es esto. Es terrible, porque las imágenes que continuamente se ven en los medios son machacantes», explica el secretario general de la Mesa del Turismo. Ni la Sagrada Familia, ni la Casa Batlló pueden borrar estos días esa imagen de la Ciudad Condal.

Junto a ello, la continua llamada a salir a «tomar las calles» de los partidos independentistas, «provoca un rechazo total en el turismo. Además, claro, esto se une al mensaje que ya se vivió este verano con la turismofobia», añade Gallego. Desde CEAV, también se subraya que «se espera que todo esto sea momentáneo y que dentro de una semana se haya vuelto a la normalidad. Porque por ahora lo que nos transmiten los clientes es que posponen el viaje por cómo está el asunto y esperan poder retomarlo en el futuro».